Euskadi doblega la curva de contagios y hospitalizados con mínimos en 40 días

Osakidetza observa un "evidente cambio de tendencia" y admite que la pandemia se reduce a un "ritmo rápido"

24.11.2020 | 00:49
Osakidetza continuará con la estrategia de cribados masivos como el realizado hace unos días en Basauri.

Las dos semanas de severas restricciones han conseguido doblegar la curva de la pandemia con el número más bajo de nuevos contagios y de nuevas hospitalizaciones desde hace 40 días. Euskadi empieza así a corregir sus datos porque las cifras del domingo confirman que la segunda ola de la pandemia ha podido entrar en retroceso al contabilizarse 499 nuevos contagios, la menor cifra desde el 14 de octubre. Hay que tener en cuenta que hace solo dos semanas, el pasado 9 de noviembre, las nuevas infecciones eran más del doble y los positivos se elevaban a 1.178. Entonces, la incidencia de casos por cien mil habitantes en 14 días se disparaba a 810,78 y ahora se ha rebajado a 668,60 casos.

"El cambio de tendencia que se apuntaba es evidente", resumió Ignacio Garitano, coordinador del Programa de Vigilancia y Control de Salud, para quien la incidencia de la pandemia está reduciéndose a un ritmo "rápido". El epidemiólogo no se atrevió a pronosticar si esta tendencia continuará en los próximos días ya que la evolución y propagación del virus puede deparar considerables dientes de sierra. Sin embargo, todos los indicadores muestran una sensible mejoría del escenario epidemiológico. Así, el índice reproductivo básico que determina a cuántas personas puede infectar un enfermo sigue por debajo de la zona de riesgo que es 1, y se sitúa concretamente en 0,80.

Salir de la 'zona roja'
 

El cierre de la hostelería y el adelanto del toque de queda, junto al cierre perimetral de la comunidad y los municipios han permitido a algunas localidades salir del mapa de máximo riesgo de transmisión del virus. Araba también quedó excluida el viernes de la zona roja y está por debajo de los 500 casos por cada 100.000 habitantes (479 el domingo), mientras que continúa descendiendo en Bizkaia (580,9) y Gipuzkoa (870,8). En este sentido, Ignacio Garitano aseguró que la tendencia de bajada es la misma en los tres territorios. "Matemáticamente, cuando el ascenso ha sido exponencial, el descenso también lo es. Y estamos observando que está siendo muy rápido también en Gipuzkoa y Bizkaia", observó.

En Bizkaia son 19 los municipios que superan la tasa maldita de 500. Han entrado en esa lista negra Arrigorriaga, Ondarroa y Ortuella, pero han salido, Abanto-Zierbena, Amorebieta, Balmaseda, Derio, Galdakao, Gorliz, Muskiz, Portugalete y Trapagaran.

Reducción de ingresos
 

En el terreno hospitalario, donde se produce un decalaje entre contagios y hospitalizaciones, también se ha mejorado. El pasado lunes día 16, se registraban máximos históricos de hospitalizados en esta segunda ola con 661 enfermos. Y ahora son 590 los vascos que necesitan atención hospitalaria. De hecho, los ingresos motivados por el coronavirus han empezado a reducirse, con una media de 49 hospitalizaciones diarias en la última semana, frente a las 71 diarias de hace dos semanas. El domingo se produjeron 22 nuevos ingresos, la cifra más baja desde mediados de octubre. Sin embargo, Garitano admitió que la situación en las UCI todavía es "preocupante". Las UCI continúan en el escenario 3 –sobre un total de cuatro– del plan de contingencia frente a la pandemia, con 318 camas abiertas, de las que están ocupadas 246 y 141 corresponden a pacientes con coronavirus.

Desde Osakidetza se alertó asimismo de que sigue existiendo un nivel de transmisión del virus "muy alto", por lo que la situación sigue estando "alejada" de los objetivos fijados. Y eso que las últimas 7.290 pruebas PCR y de antígenos realizadas arrojan una tasa de positividad del 6,8% y se sitúa, por cuarto día consecutivo, por debajo del 7%, similar a mediados de octubre.

"El esfuerzo diagnóstico se mantiene. Se están realizando pruebas a todas las personas sintomáticas, a los contactos estrechos de un positivo y a todos aquellos que van a realizarse una intervención o determinadas pruebas diagnósticas. La estrategia de cribados sigue en marcha y es posible que en los próximos días hagamos alguno más", sostuvo Garitano. En este sentido, informó de que de los 3.256 test realizados en Arrasate la semana pasada han dado positivos 70, el 2%, mientras que en los 706 efectuados en la zona de salud de Mina del Morro, se han detectado 5 contagios, el 0,71 %.

En su intervención, Garitano se refirió a las previsiones para la administración de la vacuna del covid-19. Así, consideró que, en función de los objetivos que se quieran conseguir, varía el porcentaje de la población que debería estar inmunizada para que la situación se normalice. "A partir de un 70%, se considera que la enfermedad ya no aparece, pero si queremos solo proteger a colectivos de riesgo, sería otro porcentaje", explicó.

Colegio alavés cerrado
 

Por otro lado, anunció que prácticamente la totalidad de los alumnos del centro Geroa Waldorf Eskola, ubicado en la localidad alavesa de Iruraiz-Gauna, deberán permanecer aislados por el brote registrado en este colegio, que ha suspendido las clases presenciales. Además el lunes había otras 157 aulas clausuradas tras detectar algún caso de coronavirus.

Salud ha abierto una investigación en torno a lo sucedido en el centro alavés, que el pasado mes de septiembre ya fue objeto de otra investigación por no obligar a sus alumnos a portar mascarillas. El nivel de transmisión del virus, que se ha producido dentro es "bastante importante", según declaró Garitano, y afecta "prácticamente a la totalidad" de los alumnos. A su juicio, la aplicación del protocolo de aislamiento a los infectados y a los que han permanecido en contacto estrecho con ellos, hace que sea "materialmente imposible" que se mantenga la actividad docente presencial.

noticias de deia