La estabilización del virus permite a Euskadi no ampliar las restricciones

El consejo del LABI concluye que las limitaciones actuales seguirán vigentes hasta "que haya una mejoría evidente"

02.10.2020 | 18:39
El consejo asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI) se reunió ayer por la tarde presidido por el lehendakari, Iñigo Urkullu, como director único.

Euskadi no implantará más limitaciones para frenar la expansión del coronavirus. "Hemos concluido que no es necesario adoptar medidas adicionales restrictivas si no nos relajamos. Pero hemos establecido la necesidad de mantener las medidas vigentes a día de hoy", indicó la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, tras concluir el consejo asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi, Larrialdiei Aurregiteko Bidea (LABI). Este órgano se reunió ayer, presidido por el lehendakari Iñigo Urkullu, para evaluar las medidas adoptadas con el objetivo de atajar la propagación del coronavirus, y reflexionar sobre nuevas iniciativas.

A pesar del aplanamiento de la curva de esta segunda ola, Sagardui no quiso fijar ningún plazo para aflojar restricciones como el límite de aforo en establecimientos hosteleros o la prohibición de reuniones de más de diez personas. "Las medidas establecidas van a seguir vigentes en cuanto no haya una situación consolidada o una evidente mejoría. Vamos poco a poco y vamos bien. Las decisiones adoptadas han surtido efecto y vamos a mantenerlas", concluyó. Se refería así a la orden del 19 de agosto que endureció la normativa de julio e impuso más coerciones que en el resto del Estado imponiendo, por ejemplo, sanciones al botellón o prohibiendo fumar sin una distancia de dos metros.

En este sentido, Sagardui no quiso dibujar ningún escenario de cara a Navidades, ni adelantar si se podrán celebrar las reuniones familiares habituales. "Hay que estar alerta y mantener la prudencia. Más allá de establecer metas concretas, debemos evaluar continuamente la evolución de la pandemia y conforme a ello adoptaremos las decisiones necesarias", subrayó.

PREVENCIÓN Y PREVENCIÓN


Según explicó ayer la consejera de Salud, la vía para frenar el virus es una labor en tres frentes. "Por un lado, la detección precoz. Si hay síntomas hay que llamar al centro de salud y ponerse en aislamiento. El segundo, es la vigilancia de contactos ya que la red de rastreadores está volcada en identificar los contactos estrechos, y por último la adopción de medidas de prevención individuales y colectivos como el distanciamiento, la higiene de manos y el uso de mascarilla".

Sagardui confirmó que la incidencia del virus es decreciente "aunque es necesario mantener la cautela". Sobre el porcentaje de positividad, también ratificó que baja "lentamente". "Si nos fijamos en el ámbito asistencial, continúa decreciendo progresivamente el número de personas hospitalizadas (en la actualidad 300). En UCI hay 56 ingresados pero podríamos contar con 620 camas y no ha sido necesario pasar al escenario 2 en toda la curva de esta segunda ola", destacó, algo de "importancia capital".

En la fotografía del covid-19, también incluyó el número reproductivo básico RO "que muestra una tendencia a la baja desde hace mes y medio". "El mes de septiembre ha servido para observar cómo ha influido el inicio del curso, la vuelta al trabajo, hemos recuperado y ordenado la movilidad. Y se ha demostrado que, si somos estrictos con la prevención, podemos convivir con el virus", precisó.


TEST DE ANTÍGENOS


La consejera de Salud reconoció además que Osakidetza estudia utilizar las pruebas antigénicas de detección y que podría hacer lo mismo con los test de saliva. "Somos partidarios de usar todas aquellas herramientas que sirvan para la mejora diagnóstica y la prevención. Los test antigénicos serán incorporados oportunamente en los protocolos". Sagardui recordó que la CAV es junto con Nafarroa, la comunidad que realiza la mayor tasa de test PCR por 100.000 habitantes. Luego las pruebas diagnósticas son numerosas, suficientes y así nos vamos a mantener", aclaró. Asimismo subrayó el hecho de que la "mitad de los positivos se detecte como contactos asintomáticos".

En cuanto a la posible incidencia de la gripe, señaló que el lunes se comenzará a dispensar la vacuna a las personas mayores en residencias, así como entre el personal sanitario y sociosanitario. Y luego el 13 se vacunará a la población en general.

Mientras tanto, la pandemia sigue estable a pesar del ligero repunte de contagios del jueves, 418 nuevas infecciones. Ese día se realizaron 7.946 pruebas PCR, 3.023 menos que la víspera. Unos datos que arrojan un porcentaje de positivos del 5, 2%, el mayor desde el pasado lunes, pero en un umbral razonable.