Advierten de que Atención Primaria "no da más de sí"

Médicos de Bizkaia ven "insuficiente" el número de rastreadores

Apoyarán todas las medidas para frenar el virus "basadas en el conocimiento científico y avaladas por informes técnicos"

13.08.2020 | 12:23
Imagen de archivo de un equipo de rastreadores.

El Colegio de Médicos de Bizkaia ha considerado "insuficiente" el número de rastreadores que Euskadi tiene para identificar de manera temprana casos de covid-19 y sus contactos y, en este sentido, ha explicado que, si se aplicaran los cálculos de "entidades de prestigio internacional como la Johns Hopkins", se necesitaría un equipo de 550 personas, el triple del actual. Asimismo, ha advertido de que el grupo de rastreo "está extenuado, como lo está toda la plantilla de Atención Primaria", que "no da más de sí".


En un artículo difundido por su Junta Directiva, el Colegio vizcaino advierte de que, en los últimos días, "se ha hecho evidente que el coronavirus, lejos de haber desaparecido con los meses de verano, está volviendo con una fuerza que suponíamos que no alcanzaría hasta el otoño". Esta situación, subraya, "nos obliga a prepararnos" ante lo que la propia consejera de Salud, Nekane Murga, ya ha calificado "como una segunda oleada".

En este contexto, recuerda que el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha "sugerido" la toma de medidas "excepcionales" para atajar la propagación del coronavirus y asegura que, por su parte, el colectivo de médicos, "del mismo modo que defendemos que la población debe asumir su propia responsabilidad individual y colectiva, acogeremos y apoyaremos todas las medidas que se tomen para frenar el avance del SARS-CoV-2".

En cualquier caso, ha precisado que estas medidas "deberán estar basadas en el conocimiento científico, avaladas por los correspondientes informes técnicos y formuladas en base a datos contrastados".

Entre las medidas que ya se han adoptado, ha destacado la puesta en marcha de los equipos rastreadores, una figura "imprescindible, absolutamente necesaria" para la identificación temprana de los casos y contactos a los que la Atención Primaria hará el seguimiento clínico correspondiente. "En estos momentos, su papel es esencial", remarca.

No obstante, advierte de que, para que el rastreo de la población infectada resulte eficaz, "el equipo se debe dimensionar en función de las necesidades reales". A su entender, el número de rastreadores en Euskadi es "insuficiente".

En este sentido, explica que, según datos de Salud, esta cifra se eleva a 180 profesionales cuando, "si se tienen en cuenta los cálculos de entidades del prestigio internacional de la Johns Hopkins, el número que Euskadi necesitaría para hacer un seguimiento eficiente sería mucho más elevado".

"Alemania ya ha aplicado sus datos a la herramienta para calcular el número de rastreadores o rastreadoras necesarias diseñada por la Administración de Servicios y Recursos Sanitarios de Estados Unidos (HRSA, por sus siglas en inglés). Su ratio ideal es de 1 por cada 4.000 habitantes. Si aplicáramos ese mismo cálculo en la Comunidad Autónoma Vasca, necesitaríamos un equipo de 550 personas rastreando", advierte.

Ante estas cifras, en el Colegio de Médicos de Bizkaia recuerda que "cuantas más PCR se realizan, más resultados positivos se van a identificar" y, por ello, cuestiona "cómo es posible que una comunidad autónoma que se precia de tener la tasa más alta de PCR realizados por cada mil habitantes no disponga de un equipo más numeroso y proporcional para rastrear de una forma rápida y efectiva todos los contactos de quienes hayan resultado positivos en la prueba".

De este modo, señala que el grupo de rastreo de Euskadi "está extenuado, como lo está toda la plantilla de Atención Primaria". Tras apuntar que "la tradicional precariedad, unida a un momento en el que las más que merecidas vacaciones anuales se han intentado concentrar antes del final de septiembre, ha esquilmado la plantilla de Primaria", alerta de que en los centros de salud "faltan médicas y médicos de Familia, faltan pediatras, falta personal de enfermería".

Por ello, ha añadido, el personal que está trabajando en estos momentos sufre jornadas "interminables, agotadoras", en la que suman sus funciones habituales con la situación derivada de la pandemia, en un momento que "parece la antesala, si no del tsunami que se vivió a partir de marzo, de una ola con la que apenas un puñado de surfistas se atrevería".

El Colegio de Médicos de Bizkaia asegura que "profesionales clave dentro del sistema sanitario sufren de un agotamiento físico y emocional cercano al colapso" y la Atención Primaria "no da más de sí". "Si no la preservamos, si permitimos que la primera ficha del dominó caiga, las demás caerán en cadena", alerta.

De este modo, denuncia que, si el Gobierno y el Parlamento vascos no acuerdan "reforzar un sistema sanitario que tanto trabajo y esfuerzo nos ha costado crear, estarán fallando a toda la ciudadanía. Y también nos estarán fallando a quienes estamos manteniendo nuestro compromiso de cuidar de su salud".

ARMA ARROJADIZA


Por otro lado, los médicos vizcaInos han aludido a la carta publicada por una veintena de expertos para proponer una evaluación independiente sobre la gestión de la Covid-19 en España, entre otras cuestiones, y comparten que "es necesario mirar hacia atrás, analizar lo que hemos hecho hasta ahora y sacar conclusiones".

"Es fundamental identificar eso que se podía haber hecho mejor y eso que no se hizo, y aprender de los errores para evitar repetirlos en el futuro. Ahora bien, también creemos indispensable que este análisis se lleve a cabo con un afán constructivo, libre de segundas intenciones partidistas", añade el Colegio de Médicos de Bizkaia.

En este sentido, advierte de que "de nada serviría realizar un examen exhaustivo si después, una vez conocidos los resultados, se utiliza aquello que se podría haber hecho mejor, que seguro que es más de lo que nos gustaría, como arma arrojadiza contra quienes han tenido la responsabilidad de gestionar la crisis provocada por la pandemia".

Por su parte, apela a "una altura de miras que nos posibilite, como sociedad, trabajar al margen de intereses políticos que no harían sino entorpecer la implementación de estrategias que nos permitieran superar esta situación inaudita de la que parece que todavía tardaremos en salir".