Peligros de las altas temperaturas

Consejos para evitar quemaduras y cánceres de piel cuando el sol aprieta

Lakua recuerda los peligros de las altas temperaturas y da consejos para evitar quemaduras y cánceres de piel

24.06.2020 | 01:29
La playa de Las Arenas, ayer, en la que numerosas personas toman el sol en una costumbre que sigue arraigada a pesar del riesgo que supone.

El verano es tiempo de disfrute, pero también de precaución. Por eso ayer la consejera de Salud del Gobierno vasco, Nekane Murga, se puso la bata de médico de familia y presentó el plan elaborado para minimizar los efectos del sol y el calor en Euskadi estos próximos meses. Para dar un aldabonazo serio a los incrédulos, Murga puso sobre la mesa la incidencia del sol sobre la piel no protegida y el crecimiento del número de melanomas o cánceres de piel en el presente siglo XXI.

La consejera destacó que "los efectos nocivos del sol se acumulan de forma progresiva en la piel a lo largo de la vida". La exposición a las radiaciones ultravioleta solares es el factor ambiental más importante en la aparición de la mayoría de los diferentes tipos de cáncer de piel. Eso sin contar las pieles de cangrejo en las playas, con lo que de quemaduras supone, el envejecimiento cutáneo y las afecciones a los ojos.

Las estadísticas del Registro del Cáncer de Euskadi exponen que la incidencia de melanoma de piel ha aumentado tanto en hombres (2,5%) como en mujeres (1,8 % en el periodo 2001-2015). Esto implica que la tasa de incidencia de este tipo de tumor es de 13,3 casos por 100.000 habitantes en hombres y de quince en mujeres, esta vez con datos del periodo entre 2011 y 2015.

La consejera Murga recordó que en junio, julio y agosto, la radiación ultravioleta es mayor y es cuando más tiempo estamos en la calle recibiendo dosis de rayos UVA. Dos razones básicas para cuidar la piel y prevenir los efectos nocivos, tomando una serie de medidas y precauciones para protegerse, no solo de los efectos del sol, sino también de las altas temperaturas.

Las básicas son lógicas. Beber agua de manera constante, evitar el sol de 12.00 a 16.00 horas, no realizar grandes esfuerzos físicos en el periodo de más calor y cuidar a mayores y menores, los más desvalidos cuando el termómetro sobrepasa los 35 grados centígrados.

Cremas protectoras Si no se puede estar a la sombra, las cremas protectoras son esenciales. Desde el Departamento de Salud aconsejan usar una crema fotoprotectora adecuada a nuestro tipo de piel e intensidad solar prevista y nunca con un factor de protección menor a quince o veinte. Y no hay que ser tacaño con la crema. Lo más sano es extenderla bien por todas las partes expuestas del cuerpo, con una antelación que oscile entre veinte y treinta minutos, y repetir las aplicaciones cada dos o tres horas, y después de cada baño, tras sudoración o transpiración intensa y tras secarse con la toalla. Lo dicho, ser generosos.

Otra forma de protegerse es usando los complementos adecuados. Las gafas ya no hace falta recomendarlas, casi todo el mundo se las pone, pero es recomendable utilizar sombreros o gorras y ropa protectora adecuada, siempre transpirable. Otra apunte del Departamento de Salud es que hay que tener cuidado con los medicamentos que tomamos, ya que algunos pueden provocar reacciones si mientras los tomamos nos exponemos al sol.

Y si no hemos tenido cuidado o nos hemos despistado, en cuanto se padezcan síntomas relacionados con las altas temperaturas, como debilidad general, fatiga, mareos, náuseas o desmayo, lo mejor es acudir cuanto antes a un centro sanitario o al puesto de los socorristas, si se encuentra en una playa. Todo ello antes de que pase una hora. Un tiempo que incluso será menor en el caso de que estemos hablando de niños pequeños o mayores, cuya afección por un golpe de calor o una estancia prolongada a los rayos solares puede llegar a ser mortal.

Murga incidió en que los más pequeños son los más sensibles, por lo que las medidas de precaución deben extremarse, evitando la exposición solar excesiva en los primeros años de vida y las quemaduras en la infancia.

Tras señalar que nadie debe quedarse en un vehículo estacionado y cerrado, aunque esté a la sombra, Salud advierte de que las personas ancianas, sobre todo las que viven solas o son dependientes, pueden tener dificultades para adoptar medidas protectoras, por lo que es conveniente visitarlas, al menos, una vez al día.

las recomendaciones

Beber

siempre que se pueda. Consumir líquidos es esencial. Hay que beber agua a lo largo de todo el día sin esperar a tener sed, lo que ayudará a recuperar las pérdidas por el sudor.

Comer

lo más sano posible. Aumentar las ensaladas, verduras y frutas es muy bueno para reponer las sales minerales que se pierden por el sudor.

Sombra

lo mejor. Hay que cerrar las ventanas y bajar las persianas sobre las que dé el sol; aprovechar los momentos de menos calor para ventilar la casa.