estudio publicado en 'The Lancet'

El consumo de alcohol anual en el mundo creció un 70% entre 1990 y 2017

El consumo mundial de alcohol por persona aumentó de 5,9 litros de  alcohol puro al año en 1990 a 6,5 en 2017, y se prevé que siga  aumentando hasta alcanzar los 7,6 en 2030.

09.02.2020 | 02:35
Jóvenes consumen alcohol en una calle de Donostia.

Baja en Europa del Este y aumenta en  varios países de ingresos medios como China, India y Vietnam

MADRID.  Sus estimaciones sugieren que, para el año 2030, la mitad de todos  los adultos beberán alcohol, y casi una cuarta parte (23%) tomará  esta sustancia en exceso al menos una vez al mes. Los investigadores  achacan estas cifras al aumento del consumo en países de ingresos  bajos y medios a medida que se hacen más ricos, así como al  crecimiento de la población mundial.

"Antes de 1990, la mayor parte del alcohol se consumía en países  de altos ingresos, y los niveles de consumo más altos se registraban  en Europa. Sin embargo, este patrón ha cambiado sustancialmente, con  grandes reducciones en toda Europa del Este y grandes aumentos en  varios países de ingresos medios como China, India y Vietnam. Se  prevé que esta tendencia continúe hasta 2030, cuando ya no se prevé  que Europa tenga el nivel más alto de consumo de alcohol", explica el  autor principal del estudio Jakob Manthey, de la Universidad Técnica  de Dresde (Alemania).

De acuerdo con sus datos, el objetivo de la Organización Mundial  de la Salud (OMS) de reducir el consumo nocivo de alcohol en un 10  por ciento para 2025 a nivel mundial "no se alcanzará". "El consumo  de alcohol seguirá siendo uno de los principales factores de riesgo  en el futuro, y su impacto probablemente aumentará en relación con  otros. La implementación de políticas efectivas sobre el alcohol está  justificada, especialmente en países en rápido desarrollo con tasas  crecientes de consumo de alcohol", asegura el doctor.

En este contexto, los autores piden que se introduzcan a nivel  mundial medidas políticas eficaces, como las propuestas por la OMS,  que incluyen el aumento de los impuestos, la restricción de la  disponibilidad y la prohibición de la comercialización y la  publicidad del alcohol.

En 2017, los consumos más bajos de alcohol se registraron en los  países del Norte de Africa y Oriente Medio (normalmente menos de 1  litro por adulto y año), mientras que los consumos más altos se  registraron en los países de Europa Central y Oriental (en algunos  casos más de 12). A nivel nacional, Moldavia tuvo la mayor ingesta de  alcohol (15año) y Kuwait la menor (0,005).

El volumen total de alcohol consumido en los países de ingresos  altos se ha mantenido estable. Sin embargo, entre 2010 y 2017, el  consumo aumentó un 34 por ciento en el sudeste asiático (de 3,5 a 4,7  litros), con aumentos en India, Vietnam y Myanmar. En Europa, el  consumo se redujo en un 12 por ciento (de 11,2 a 9,8), debido  principalmente a las disminuciones en antiguas repúblicas soviéticas  como Azerbaiyán, Kirguistán, Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Los  niveles siguieron siendo similares en Africa, América y el  Mediterráneo oriental.

DISMINUIRÁ EL NUMERO DE ABSTEMIOS

Por otra parte, los abstemios han disminuido del 46 por ciento en  1990 al 43 por ciento en 2017, mientras que la prevalencia del  consumo de alcohol aumentó del 45 en 1990 al 47 por ciento en 2017, y  la prevalencia del consumo episódico excesivo aumentó del 18,5 al 20  por ciento.

Sin embargo, los autores señalan que los cambios en la abstinencia  y el consumo excesivo de alcohol episódico "no son estadísticamente  significativos". Estiman que estas tendencias continuarán, y que para  el año 2030 el 40 por ciento de la gente se abstendrá de beber  alcohol, el 50 por ciento de la gente beberá alcohol, y casi un  cuarto (23%) lo hará en exceso al menos una vez al mes.

A nivel mundial, y en la mayoría de las regiones, el volumen de  alcohol consumido crece más rápido que el número de bebedores: por  ejemplo, se espera que el alcohol per cápita crezca un 17,8 por  ciento, de 6,5 a 7,6 litros en todo el mundo entre 2018 y 2030,  mientras que el número de bebedores actuales se estima que crezca  solo un 5 por ciento, de un 47,3 a un 49,8 por ciento en el mismo  período de tiempo, lo que significa que se pronostica que la ingesta  media de alcohol por bebedor aumentará.

El estudio midió el consumo de alcohol per cápita utilizando datos  del estudio de la OMS y del estudio de la Carga Mundial de  Enfermedades. Durante el mismo período, también midió la prevalencia  de personas que no habían bebido durante toda su vida o que eran  bebedores (es decir, que bebían alcohol al menos una vez al año)  mediante encuestas en 149 países, y de bebedores compulsivos (que  bebían 60 g o más de alcohol puro en una sola ocasión una o más veces  en un plazo de 30 días) mediante encuestas en 118 países.

Utilizando  estimaciones del producto interno bruto y la composición religiosa de  la población, los resultados se modelaron para crear estimaciones  para los 189 países hasta 2030.