marca máximos históricos

La empleabilidad de la universidad deja atrás la crisis y marca máximos históricos

La tasa de empleo del Sistema Universitario Vasco sube diez puntos hasta el 83,5% y el sueldo medio es de 1.521 euros

08.02.2020 | 22:18
Imagen del primer foro del empleo organizado hace algunas semanas por la UPV/EHU en Bilbao.

La tasa de empleo del Sistema Universitario Vasco sube diez puntos hasta el 83,5%

Bilbao - La empleabilidad de la universidad vasca parece haber sacado la cabeza de la crisis económica y marca máximos históricos. Así se desprende del estudio Incorporación a la Vida Laboral que cada año publica el Servicio Vasco de Empleo (Lanbide) que, a diciembre de 2017, sitúa la tasa de empleo de la promoción de estudiantes de 2014 en el 83,5%, casi 10 puntos por encima que los jóvenes que obtuvieron la titulación en 2013 y 13 más que en 2013, año en el que la empleabilidad tocó suelo. Además de positivos en sí mismos, estos datos confirman que se ha roto la tendencia de estancamiento que se agravó en 2016, cuando creció la tasa de paro entre el alumnado universitario a pesar de que la economía vasca comenzó su recuperación en 2014.

Un año más, Mondragon Unibertsitatea destaca en el capítulo de la empleabilidad entre sus egresados ya que su tasa de empleo se sitúa en el 86,9%, por encima de la media del Sistema Universitario Vasco. Esta realidad se debe, en gran medida, a que esta institución académica está especializada en dos ámbitos que en estos momentos tienen un gran tirón en el mercado como son las ingenierías y la enseñanza. Además, la universidad de Arrasate está íntimamente ligada a las empresas del Grupo Mondragon y ha perfeccionado a lo largo de los años la enseñanza dual, que combina la formación académica con el aprendizaje práctico.

La Universidad del País Vasco (UPV/EHU) protagoniza un sorpaso dentro de este particular ranking vasco, al superar a la Universidad de Deusto, tras mejorar notablemente sus resultados de inserción laboral. En concreto, los titulados de la universidad pública tuvieron una tasa de empleo del 83,2%, diez puntos más que el año anterior. Además de en cantidad, mejoró la calidad del empleo generado ya que bajó en siete puntos temporalidad de los contratos hasta el 60% y subió el sueldo. Por su parte, la tasa de empleabilidad de la Universidad de Deusto fue 82,9%, por debajo de la media vasca. El hecho de que la empleabilidad de la universidad pública haya tomado un gran impulso vendría a confirmar el asentamiento de la recuperación económica del país ya que la UPV/EHU es la más generalista de la tres universidades y oferta 73 grados, una decena de dobles grados, 106 másteres y 66 programas de doctorado, en todas las áreas de conocimiento.

El estudio que cada año realiza Lanbide para conocer la situación laboral de los titulados universitarios tres años después de acabar la carrera también constata que ha mejorado el empleo encajado. El 85% de los jóvenes encuestados ocupan puestos de dirección, técnicos universitarios y técnico de apoyo, dos puntos más que la promoción anterior. Además, el 77% trabaja en un puesto bastante o muy relacionado con el campo de estudios. Eso sí, ha crecido el tiempo que transcurre entre el final de la carrera y el primer empleo hasta los 12 meses de media, frente a los 10 del año anterior. Según el histórico, los universitarios de ahora tardan el doble de tiempo en encontrar su primer empleo que en 2006, antes de la crisis económica.

Los enchufes siguen siendo la principal vía de acceso a un puesto de trabajo y en una década ha bajado diez puntos la vía de la autocandidatura en un proceso progresivo. Se mantiene prácticamente estable la pujanza de las prácticas universitarias como trampolín, algo más de uno de cada diez universitarios encuentran en las prácticas de empresa la vía para conseguir algo más estable. En concreto, el 20,4% de los nuevos egresados encontraron trabajo gracias a su entorno social familia: amigos, red personal y profesional; por autocandidatura, un 14,1%; por oposiciones y bolsas de empleo público, un 15,6%; a través de la universidad y prácticas en empresas, un 14,3%; por Internet, un 17,9%; por cursos o posgrados, un 5%; y por el autoempleo, un 5,3%.

El 73% las personas recién tituladas han firmado un contrato por cuenta ajena. El 41% tiene un contrato fijo y el 59% temporal. La tasa de paro sufre grandes variaciones en función de las carreras estudiadas, siendo las ocupaciones relacionadas con el ámbito de la Salud las que mejor salida tienen y las relacionadas con las Experimentales las de peor inserción. La tasa de paro de las carreras Experimentales en el conjunto del Sistema Universitario Vasco se sitúa en el 18,4%, en Humanidades, un 16%; en Sociales, un 14,2%; en Económicas y Jurídicas, un 12%; en Técnicas, un 7,5%; en Salud, un 2,6%.

Mejoran los sueldos

El salario medio se sitúa en 2017 en 1.521 euros, algo mejor que los últimos años, pero por debajo de 2009. El 21% de las personas tiene jornada reducida. El sueldo de las mujeres es más bajo, 1.463 euros y el 27% tiene jornada reducida. En general la situación de las tituladas es peor en casi todos los indicadores. Los sueldos varían en función del sector económico en unas horquilla que va de los 1.825 euros en Salud a los 1.287 de Experimentales, pasando por los 1.446 euros en Jurídicas y Económicas. El nivel de satisfacción global con el empleo es de notable (7,3). Las circunstancias peor valoradas son el sueldo y las posibilidades de promoción y las mejor valoradas las perspectivas de estabilidad y las funciones desempeñadas.