ÚLTIMA HORA
Se produce una erupción volcánica en La Palma

Una marcha en Donostia pide acelerar la vuelta de los presos

Sare reclama avances en la libertad condicional y los terceros grados

22.08.2021 | 01:20
Cabecera de la manifestación convocada por Sare. Foto: Efe

Bilbao – Una manifestación convocada por la red ciudadana Sare reunió a más de un millar de personas ayer en Donostia para exigir que se "acelere el regreso a casa" de los presos de ETA. Los convocantes advirtieron de que, aunque se ha "dejado atrás el aislamiento y las cárceles lejanas", quedan por conseguir otros "derechos" para los reclusos, como la libertad condicional o los terceros grados. La convocatoria, en favor del acercamiento de los presos y para reclamar "que se desactive la totalidad de las medidas de excepción que se les siguen aplicando", fue apoyada por representantes de Etxerat, Ernai y los sindicatos LAB y Steilas. Entre los manifestantes también hubo representantes institucionales de EH Bildu. Sare puso el foco en los colectivos vulnerables, los enfermos, ancianos, y también las mujeres presas.

La marcha, encabezada por una pancarta de grandes dimensiones en la que podía leerse Etxean nahi ditugu (los queremos en casa), se inició a las 17.30 horas en la Plaza del Buen Pastor. Los manifestantes, entre los que destacaban niños que portaban globos de colores azul y blanco, desfilaron en columnas, con mascarilla y separados por la distancia de seguridad establecida por la pandemia.

A lo largo de la manifestación se exhibieron otras pancartas con el eslogan Ibilian ibilian, etxerako bidean (paso a paso, de camino a casa) o Es la hora, los presos a casa, y se corearon lemas en favor del acercamiento de los reclusos. Esta cita concluyó con la lectura de un manifiesto en el que se saludó el inicio de "una nueva etapa: la de dejar atrás la política de alejamiento y recorrer el camino de vuelta a casa de las personas presas y refugiadas". Por ello, Sare pidió "que todas las presas y todos los presos estén en Euskal Herria y que se aplique la progresión de grados". "Ese es el camino a recorrer durante los próximos meses para traer a casa a presas y a presos vascos", reiteró. Se negó que se estén reclamando "privilegios" para los presos.

Para Sare, se está llegando "al fin de la política penitenciaria de excepción que ha estado vigente durante años", pero advirtió de que esta legislación "tiene muchos flecos, y todavía, a pesar de que se han dado pasos, hay nudos que hay que desatar". Entre ellos citó "los presos gravemente enfermos" que "deben estar en casa", las 29 "mujeres presas que todavía están sufriendo una situación de alejamiento y aislamiento" y los reclusos de más de 65 años.

noticias de deia