Interior mantiene alejados a exjefes de ETA como 'Txapote'

Tras acercar a 108 presos, García Gaztelu y Olarra Guridi siguen en cárceles distantes de Euskadi

08.12.2020 | 01:14
Xabier García Gaztelu 'Txapote', en uno de los juicios a los que se ha enfrentado en la Audiencia Nacional.

Cuando el Gobierno de Pedro Sánchez ha acercado a cárceles próximas a Euskadi a 108 presos de ETA –el 30% de ellos con delitos de sangre– hay un grupo de históricos de la banda a los que todavía se les mantiene alejados. Este selecto grupo está compuesto, entre otros, por Xabier García Gaztelu, Txapote, que se encuentra en la cárcel de Huelva; Juan Antonio Olarra Gudiri y Ainhoa Mujika, en Granada; o los autores de algunos de los últimos atentados con víctimas, como el de la T-4 del aeropuerto de Madrid-Barajas, Igor Portu (en Córdoba) y Mattin Sarasola (Jaén).

Según datos recopilados por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), se han autorizado 121 traslados que se corresponden a movimientos de 108 miembros de ETA. A la Comunidad Autónoma Vasca y Nafarroa se han aprobado 23 traslados, de los que 10 son por progresión al tercer grado y dos por enfermedad; siete han quedado en libertad por cumplimiento de condena. Además, 17 presos de ETA han obtenido el tercer grado.

De entre quienes aún se encuentran en cárceles distantes de Euskadi destaca Xabier García Gaztelu Txapote, que hace semanas abandonó el módulo de aislamiento en Huelva –donde se encuentra también su compañera de comando Irantzu Gallastegi–, aunque sigue clasificado en primer grado, el régimen más duro. Está condenado por los asesinatos del dirigente socialista vasco Fernando Múgica y los ediles del PP Gregorio Ordóñez y Miguel Ángel Blanco.

Tras su detención en 2001, tomaron el relevo del aparato militar de ETA Juan Antonio Olarra Guridi y Ainhoa Mujika, ingresados ambos en la actualidad en la cárcel de Granada. En Sevilla II está Gurutz Agirresarobe Pagola, condenado por ser el autor material del asesinato del jefe de la Policía Municipal de Andoain, Joseba Pagazaurtundua, cometido en febrero de 2003.

En Jaén se encuentra Beñat Aginagalde Ugartemendia, condenado por los asesinatos del concejal Isaías Carrasco y del empresario Inaxio Uria, en 2008. Fue compañero de comando de Joanes Larretxea Mendiola –condenado por el segundo de los atentados–, para quien Interior ha aprobado su traslado desde Herrera de la Mancha a la cárcel de Asturias.

Igor Portu y Mattin Sarasola se encuentran en Córdoba y Jaén, respectivamente, cumpliendo condena por ser los autores del atentado de la T-4 en Madrid de dos años antes, en 2006, donde murieron dos ciudadanos ecuatorianos.

Entre los históricos exdirigentes de ETA que se encuentran cumpliendo condena en Andalucía están Iñaki Arakama Mendia o José María Dorronsoro, este último en Puerto III, la misma prisión donde cumple condena Iñaki Bilbao Goikoetxea, Txikito, que hace poco protagonizó una huelga de hambre.