El ingreso mínimo vital se añadirá a las prestaciones autonómicas

El ministro del ramo revela que no sustituirá a la RGI sino que lo complementará

14.04.2020 | 00:09
El ministro de Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en una comisión del Congreso.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social, José Luis Escrivá, confía en que un millón de hogares pueda beneficiarse del ingreso mínimo vital en el que trabaja el Gobierno español y que "pronto" llevará al Consejo de Ministros para su aprobación. El vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, estimó a finales de marzo en unos cinco millones de ciudadanos los que podrían percibir esta renta que algunas fuentes cifran en poco más de 500 euros. En aquellos casos como Euskadi que ya disponen de una RGI esta prestación será complementaria, no la sustituirá.

El ingreso mínimo vital en el que trabaja el Gobierno, para el que el ministro no concreta fecha, será complementario a las rentas que otorgan las comunidades autónomas, con quienes están en conversaciones para el diseño de la prestación. "Hemos mantenido conversaciones iniciales con todas las comunidades para informarles del diseño de este ingreso y no entra en conflicto con las que ellas otorgan. Las complementaremos hasta que el conjunto alcance un cierto nivel", indicó Escrivá en una entrevista a El País, en la que también precisó que la intención es que "añada no que sustituya ni duplique" las prestaciones autonómicas.

Euskadi cuenta con su propia red de prestaciones y entre ellas figura la RGI, cuya cuantía es de 693 euros para una familia de un solo miembro, 890 para las de dos y 985 para las de tres o más miembros. En Euskadi este gasto lo asume íntegramente el Gobierno vasco y no la detrae del Cupo –lo que paga al Gobierno español por las cargas del Estado que no asume Euskadi–, por lo que incurriría en una suerte deagravio hacia Euskadi respecto de las otras comunidades.

El ministro Escrivá desveló que el ingreso mínimo será "estructural, permanente y viene para quedarse" y espera llegar a un millón de hogares. "Queremos que no sea solo una renta, sino que esté asociada a itinerarios de inclusión, y no solo en el mercado de trabajo", en alusión a quienes tienen problemas de drogadicción o de acceso a la educación. El ejecutivo tendrá en cuenta, a la hora de otorgar las ayudas, niveles de renta muy bajos, así como los distintos tipos de situación familiar, número de hijos y modalidades de familias.

Algunos rumores apuntan a que este tema estará sobre la mesa en el Consejo de Ministros de hoy, pero el ministro insinuó que necesitará más tiempo, aunque indicó que "va a ser pronto". La propuesta fue aireada la semana pasada por Pablo Iglesias, que deslizó la posiblidad de que hoy quedaría aprobada. Su intención era impulsar con urgencia el ingreso mínimo como medida provisional hasta que en unos meses el Ministerio de Seguridad Social concluyera el diseño definitivo de esta prestación.

noticias de deia