Reunión del miércoles

Sánchez defiende la mesa de diálogo y no un "155 semanal"

Iceta especula con el indulto a los presos soberanistas sin que admitan delinquir

24.02.2020 | 06:17
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, con el candidato a la Xunta, Gonzalo Caballero.

bilbao - Se acerca la decisiva reunión del miércoles entre los gobiernos español y catalán, clave para la supervivencia de la legislatura de Pedro Sánchez en el Estado. Frente a las presiones que está recibiendo desde la derecha española, el socialista se reafirmó ayer en el diálogo en un acto preelectoral en Galicia. Rechazó las lecciones de constitucionalismo del "tripartito del Apocalipsis", en alusión al PP, Ciudadanos y Vox; y se reafirmó en la vía de la negociación en Catalunya. La mesa de diálogo la pactó con ERC, que es determinante para aprobar los Presupuestos españoles y que la legislatura estatal perviva. "Sabéis que esta semana se va a iniciar el diálogo con la Generalitat de Catalunya y, si alguien cree en ese diálogo, es el PSOE. Si alguien va a apostar por la agenda de reencuentro en Catalunya, es el PSOE. Nosotros admitimos a fans y a conversos sobre la Constitución española, pero no asumimos ni admitimos ninguna lección por parte de la derecha de constitucionalismo. La derecha y la ultraderecha reducen la Carta Magna al artículo 155", lamentó. Sánchez rechazó aplicar un "155 semanal", en referencia a las constantes presiones que recibe desde la derecha española para que suspenda el autogobierno catalán, como hizo el expresidente Rajoy.

Sánchez volvió a marcar perfil con el diálogo territorial, y también en clave social. Defendió "la Constitución de los derechos sociales, de los derechos de las mujeres, del medio ambiente, del derecho a unas pensiones dignas; del derecho a un país en concordia, convivencia y en igualdad. Nosotros somos constitucionalistas, sí, pero de toda la Constitución; no de un 155 semanal", avisó. Pidió al "tripartito del Apocalipsis" que, "si no quiere arrimar el hombro", al menos no sea "obstáculo para el avance".

En este contexto, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, volvió a agitar ayer la opción de un indulto para los presos soberanistas. Dijo que el indulto "no ha de significar necesariamente reconocer el delito". Iceta hizo esta reflexión en una entrevista en Catalunya Ràdio a escasos días de la primera reunión de la mesa de diálogo. Los soberanistas piden la amnistía porque creen que el indulto supondría reconocer que existe un delito, pero Iceta aclaró ayer que no tiene por qué ser así. "Pedir un indulto no ha de significar necesariamente reconocer el delito. Si se pide el indulto se ha de estudiar y considerar", dijo Iceta. Argumentó que "los jueces trabajan con unos hechos y un Código Penal, y han de intentar ligar las dos cosas. La obligación de la revisión legal es de los políticos si ven que las cosas no ligan bien", añadió. No obstante, rechazó tajante la "amnistía" como tal, porque es una figura que se produce con un "cambio de régimen". - DEIA

noticias de deia