Madrid da un portazo a que el euskera sea requisito para sus funcionarios en la CAV

La ministra Darias no concreta medidas para incentivarlo ante un PNV que esgrime el informe del Consejo de Europa

20.02.2020 | 06:19
La ministra Darias

bilbao - El PNV ha vuelto a poner sobre la mesa del Gobierno español una de sus demandas históricas: que el euskera se vaya haciendo hueco entre los funcionarios del Estado que trabajan en la comunidad autónoma, para garantizar de ese modo el derecho de los ciudadanos vascos a ser atendidos en cualquiera de las dos lenguas oficiales. La ministra de Política Territorial, Carolina Darias, provocó ayer las primeras fricciones con el PNV en este terreno. Darias cerró a cal y canto la posibilidad de que se exija a los funcionarios estatales que acrediten un perfil de euskera como requisito para optar a una plaza en suelo vasco. Para ella, solo debe contar como mérito en la evaluación. El PNV no pretendía hacer batalla en torno a una medida concreta, sino que prefería centrarse en la exigencia general de que se garantice la atención en una lengua que es cooficial. Pero recibió un portazo con las ofertas de empleo, y se quedó frío porque no se le ofreció ninguna garantía concreta para cubrir esta laguna por otras vías, como una formación posterior o traductores en las oficinas. Darias, que no tendría por qué haber pisado el charco de la obligatoriedad del euskera, sorprendió al encender ese fuego y acabó copando titulares en prensa, radio y televisión.

Darias no fue más allá de las apelaciones habituales al Consejo de Lenguas Cooficiales como órgano de debate y reflexión, y anunció su intención de convocarlo otra vez y elaborar un plan conjunto para avanzar. Sí fue categórica a la hora de rechazar el euskera como requisito: "El reconocimiento y la protección de las lenguas cooficiales nunca debe ser requisito para el acceso a la función pública. Un mérito, sí", respondió a la jeltzale Josune Gorospe en el pleno del Congreso de los Diputados. Gorospe mencionó que "recientemente se ha hecho una oferta pública de empleo donde no hay ningún requisito lingüístico", y preguntó "qué medidas se han tomado" para que los ciudadanos sean atendidos en euskera o "qué presupuesto se ha dedicado". "Son migajas para salir del paso", lamentó. El anuncio de la ministra llegaba en puertas de que se viera hoy mismo con el consejero Josu Erkoreka para hablar sobre las transferencias. El PNV es uno de los socios de investidura del presidente Sánchez.

La reclamación del PNV no es un capricho y se ve reforzada por los planteamientos del Consejo de Europa. A finales del año pasado, este órgano formado por representantes de los estados emitió una serie de recomendaciones sobre el uso de las lenguas minoritarias en el Estado español, y la segunda de ellas exhorta a Madrid a "mejorar el uso de las lenguas cooficiales en la administración estatal en las comunidades autónomas". No es obligatorio acreditar un perfil de euskera para trabajar en la Administración General del Estado en Euskadi. Se trata de oficinas de uso cotidiano por parte de cualquier ciudadano: la Seguridad Social, la renovación del DNI y los aeropuertos son las muestras más claras de cómo puede afectar al día a día este criterio. Fuentes del grupo jeltzale en el Congreso consultadas por DEIA aclararon que su pregunta a la minista iba dirigida a garantizar el derecho de los vascos a ser atendidos en cualquiera de las dos lenguas, y no tanto a exigirle un modo concreto de hacerlo. "No hay una única fórmula de garantizar la atención al ciudadano en euskera. No queremos entrar tanto en la forma, sino en el fondo", aclaran.

euskera en la cav El Gobierno vasco no tiene datos sobre el euskera entre los funcionarios estatales porque no existe la obligación de que acrediten su conocimiento. En el caso de la administración vasca, el nivel de euskera se exige en la mayor parte de las plazas, y se hace a través de un análisis detallado. Para decidir si el euskera debe ser obligatorio para acceder a un puesto, se estudia la realidad sociolingüística de cada municipio. Por ejemplo, será más probable que sea requisito en Ondarroa que en Oion. Pero, además, a la hora de decidir qué nivel concreto de euskera se exige, se tiene en cuenta qué grado de soltura hay que pedirle al funcionario en consonancia con el trabajo que deba desempeñar. Según fuentes del departamento de Política Lingüística consultadas por este periódico, sobre un total de 93.962 puestos de toda la administración vasca (Gobierno, diputaciones, ayuntamientos, cuadrillas, etc), en el 40,91% no es obligatorio acreditar perfiles; en un 26,12% se requiere un nivel B2; al 28,91% se le pide el C1; al 2,43% se le exige un B1, y al 1,63% se le requiere el nivel C2, el conocido como euskera técnico, por encima del EGA. En cualquier caso, en la administración vasca es superior el nivel de conocimiento real. Es decir, aunque no sea un requisito conocerlo para acceder a una plaza, los funcionarios suelen tener nivel.

El informe del Consejo de Europa hace cinco recomendaciones "prioritarias" a España: "reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial para garantizar el uso de las lenguas cooficiales en los procesos judiciales a petición de una de las partes", "mejorar el uso de las lenguas cooficiales en la Administración del Estado en las comunidades autónomas", "eliminar las limitaciones para la enseñanza en gallego en Galicia y el valenciano/catalán en Valencia", "incluir los nombres de las lenguas en los estatutos de autonomía donde se hablen esas lenguas en los casos en que no hayan sido todavía incluidas", y "aclarar la situación del árabe en Ceuta, el caló como lengua no territorial en España, el Estremeñu en Extremadura y el portugués en Castilla y León". Al hilo de este informe, Gorospe preguntó a Darias "qué medidas se han adoptado", porque el Estado firmó la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias y está sometido a evaluación.