parlamento vasco

Alonso tantea al lehendakari de cara a alcanzar un nuevo acuerdo presupuestario

Apoyará una reforma fiscal que se base en las directrices de la pactada con el PP

09.02.2020 | 06:09
Alfonso Alonso pasa por delante del lehendakari Urkullu durante el pleno de ayer.

Apoyará una reforma fiscal que se base en las directrices de la pactada con el PP

Gasteiz - Recién atado el pacto entre PNV y EH Bildu para que los jeltzales gobiernen los municipios de Bastida y Guardia, donde el PP ganó en las elecciones municipales del 26-M, ayer el líder de los conservadores vascos, Alfonso Alonso, tanteaba al lehendakari Urkullu para testar las posibilidades de seguir haciendo valer sus nueve escaños en el Parlamento Vasco como en la primera mitad de la presente legislatura. Entonces hizo posible la aprobación de los Presupuestos del Gobierno de PNV y PSE y pactó a cambio una reforma fiscal, lo que ayer en el pleno de control le sirvió a Alonso para explorar el terreno poselectoral. Urkullu puso en valor aquella modificación de impuestos y dijo suponer que jeltzales y PSE se guiarán en la próxima reforma, prevista para el año que viene, por los mismos criterios que inspiraron la que ahora está en vigor.

El presidente del PP en la CAV le había preguntado por las intenciones del PNV en materia fiscal y le planteó una cuestión que derivaba el debate a su verdadero núcleo. "¿Usted cree que yo podría compartir la política presupuestaria sin compartir la política fiscal?", le advertía al lehendakari.

El líder conservador, pese al acuerdo en las dos localidades riojano alavesas, dijo no estar "muy cabreado", pero "no porque ustedes no intenten que, efectivamente, estemos muy cabreados". Alonso acusó a Urkullu de tratar de desvincularse de las decisiones de Sabin Etxea, después de que el portavoz del Ejecutivo de Gasteiz, Josu Erkoreka, pidiera deslindar los debates municipal y presupuestario, y acusó al PNV de ser "una fuerza política acaparadora del poder". "Este año -prosiguió- querían negociar con nosotros porque el año pasado les salió mal con Bildu, y si negocian con Bildu, entonces la reforma fiscal será subir impuestos, y si negociaran con el PP, será bajar impuestos".

Guiño a Podemos Iñigo Urkullu, por su parte, ponía en valor una reforma que "ofrece resultados positivos", pues "en cada ejercicio se han superado los niveles de recaudación del año anterior". Trataba así de limar asperezas con un PP que se siente dolido por lo ocurrido en Araba, pese a lo que reprochó a Alonso que su partido "acordó una reforma el pasado año con EH Bildu" en las Juntas alavesas que supuso una desarmonización fiscal.

Al mismo tiempo, el lehendakari abría el abanico de la negociación a todas las formaciones del Parlamento, y así invitaba a Elkarrekin Podemos a entrar a negociar las Cuentas, después de que su portavoz parlamentario, Lander Martínez, cuestionara las directrices presupuestarias presentadas recientemente por el Gobierno vasco. "Las puertas están abiertas", garantizó.