Sánchez advierte de que la abstención puede dar la victoria al “extremismo”

Ciudadanos intenta acercarse al centro y reivindica el “patriotismo”

08.02.2020 | 01:52

bilbao - El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, volvió a la palestra ayer en uno de los mitines de precampaña en los que viene interviniendo en los últimos fines de semana. En esta ocasión fue en Mérida, donde junto a Guillermo Fernández Vara clausuró una convención política de los socialistas extremeños y aprovechó para alertar del peligro de la "polarización" de la sociedad. Según Sánchez, para combatirla es necesaria una movilización masiva en las urnas, ya que a su juicio la abstención "puede dar el triunfo al extremismo y a los posicionamientos más ultras", en referencia a la irrupción de Vox.

Sánchez basó gran parte de su discurso en cargar contra las tres derechas, que en su opinión buscan una España "en la que solo caben ellos". En ese sentido, el secretario general del PSOE cree que la "foto de la plaza de Colón" en la que por primera vez posaron juntos los líderes del PP, Ciudadanos y Vox representa "la involución" e un intento de "regresar a la España de hace 40 años". Por ello, y frente a este "retroceso", llama a acudir masivamente a las urnas. "Es importante apelar a la España progresista, moderada, sensata, cabal, que quiere progresar y no retroceder frente a esa amenaza real", expresó.

Además, Pedro Sánchez advirtió a Ciudadanos que el "cordón sanitario" contra el PSOE que Rivera ha anunciado lo que hace es "atarles a la ultraderecha". Aseguró asimismo que no hay cordón sanitario que vaya a parar la movilización de la izquierda contra la vuelta al pasado que quiere la derecha.

"dinamitador" del diálogo Por su parte, el líder de Ciudadanos acusó al presidente del Gobierno de ser un "obstáculo" y un "dinamitador" del diálogo entre constitucionalistas, y garantizó que él no pactará ni aprobará indultos a "golpistas". Tras la desconvocatoria de la manifestación prevista para este domingo en Barcelona para reclamar unas elecciones que tendrán lugar finalmente el 28 de abril, Albert Rivera protagonizó un acto de partido en un hotel de la capital catalana en plena precampaña.

En su intervención, Rivera aseguró que su propuesta es de "centro" y capaz de "ganar" las generales, y reivindicó el "patriotismo civil" como "mejor antídoto al nacionalismo". Finalmente, el presidente de Ciudadanos hizo un llamamiento para que se superen "las dos Españas y las trincheras" y dijo estar cansado de "escuchar a Sánchez con Franco y a Casado con el aborto".

También atacó a Sánchez el líder del PP. En un acto en Madrid, Pablo Casado aseguró que el presidente ha convocado elecciones "porque le hemos pillado negociando con los separatistas y vendiendo España a los que quieren romperla".