Presupuestos Generales del Estado

El independentismo mantiene su veto a las cuentas pese a la amenaza electoral

ERC, PDeCAT y el Govern piden a Sánchez volver a la mesa de negociación para hablar del relator y la autodeterminación

08.02.2020 | 00:25
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, entrevistado en Catalunya Rádio.

ERC, PDeCAT y el Govern piden a Sánchez volver a la mesa de negociación para hablar del relator

bilbao - Pedro Sánchez no logra convencer al independentismo catalán para que dé su brazo a torcer y permita la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para 2019. El reloj le aprieta. Tiene de plazo hasta mañana por la tarde, momento en el que se votarán las enmiendas a la totalidad. En política eso es mucho y cosas más difíciles se han desatascado en menos tiempo, pero las posiciones están tan encontradas que muy grande ha de ser la pirueta para que pueda sacar adelante sus cuentas. Y sin ellas la legislatura se acorta. Hasta cuanto él lo quiera. Los tres principales agentes catalanes con voz y galones para hacer tambalear a Sánchez son el Govern, ERC y PDeCAT y los tres van a una: o el Gobierno español aborda un diálogo que, además de la figura del relator, incluya hablar sobre autodeterminación, o dejará caer el Presupuesto.

ERC y PDeCAT interpretaron el globo sonda del adelanto electoral al 14 de abril lanzado desde Moncloa como un intento del Gobierno español de "presionar" al independentismo y llamaron a Sánchez a volver a sentarse a la mesa de la negociación, de la que se levantó el pasado viernes, en vísperas de la manifestación de la derecha contra su ejecutivo.

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, reclamó ayer al presidente español que acepte un diálogo con la Generalitat sin renuncias, es decir, sin renunciar a la autodeterminación, tras "el fracaso" de la manifestación del domingo en Madrid que impulsaron el PP, Ciudadanos y Vox.

Tras celebrar que "la mayoría silenciosa de los españoles se quedó en casa", por lo que quedó claro que Cs, PP y Vox fueron capaces de generar mucho ruido en los días previos a la marcha, pero no pudieron concretarlo el domingo, Vilalta urgió a Sánchez a "volver a sentarse en la mesa del diálogo" con la Generalitat y los partidos, y superar el distanciamiento que desde el viernes se visualizó entre los dos gobiernos.

Así, el partido de Oriol Junqueras concluye que Sánchez debería ahora aceptar un diálogo sin renuncias, lo que significa sin exigir a los partidos independentistas que renuncien a la autodeterminación: "Es un línea roja que nunca aceptaremos".

El PDeCat también pide al presidente español que vuelva a la mesa de negociación. Su líder, David Bonvehí, señaló ayer que el Gobierno de Sánchez podría tener más horizonte que el 14 de abril si hubiera abordado "el asunto de Catalunya" a través de las negociaciones entre Gobierno y Generalitat que quedaron suspendidas el pasado viernes. Precisó que los requisitos de su formación pasan por que queden por escrito las mesas de diálogo, la figura del relator, un calendario de trabajo y que quede explicitado que se debe abordar "la aspiración del derecho a la autodeterminación".

Bonvehí subrayó ante los medios que su formación estaba dispuesto a darle apoyo para culminar la legislatura pero el Ejecutivo "no ha cumplido aún" con los requisitos que pide para retirar la enmienda a la totalidad. En esta línea, le transmitió al Gobierno del PSOE que si decide "abordar el conflicto" de Catalunya con la Generalitat, el PDeCAT estaría dispuesto a facilitar que pueda "agotar la legislatura", pero si en cambio "opta por convocar elecciones" no le pueden "decir nada", porque ya no depende de ellos.

Las dos formaciones catalanas son clave para que Sánchez logre sacar adelante las cuentas públicas. ERC cuenta con 9 diputados en el Congreso, uno más que el partido exconvergente. Basta con que uno de los dos apoye una enmienda a la totalidad para que el proyecto presupuestario sea devuelto al Gobierno. Así que Sánchez deberá convencer a los dos entre hoy y mañana, en medio de una incertidumbre y una sensación de zozobra que inunda Moncloa por la, en apariencia, inquebrantable decisión del independentismo que, de materializarse, podría precipitar el final de legislatura.

relator Los dos partidos cuentan además con la encomienda del president de la Generalitat, Quim Torra, de no ceder en los planteamientos de la negociación. "No tramitaremos los Presupuestos si no se aborda el ejercicio del derecho a la autodeterminación", afirmó Quim Torra. "Ya saben nuestras condiciones", aseguró en una entrevista de Catalunya Ràdio en la que criticó que el Gobierno español no ha entrado a negociar las cuentas con los partidos independentistas catalanes.

Torra acusó al Gobierno español de plantear los Presupuestos como un trágala al independentismo so pretexto de, si no los apoyan, la legislatura de Sánchez puede tocar a su fin. "¿Se han sentado con nosotros a explicarnos los Presupuestos? Nosotros los hemos explicado los de la Generalitat en varias reuniones a los comunes. ¿Si no los tenían garantizados, por qué llevan los Presupuestos a tramitar?", cuestionó el president.

Torra exigió a Sánchez "concreción del relator internacional, derecho a la autodeterminación de Catalunya y el fin de la represión que ERC pidió" y que él comparte, como que no haya detenciones como las que se produjeron en enero contra personas que presuntamente bloquearon el AVE en Girona.