el Estado español "se juega su presente y futuro"

Urkullu llama a "bajar el diapasón del griterío" para dialogar

Pide crear un ente en la UE en la que estén "Regiones Constitucionales" con "participación plena en el diseño" de políticas comunitarias

08.02.2020 | 17:21
El lehendakari Iñigo Urkullu, durante la clausura este viernes del encuentro anual donde marcan las bases para el programa electoral del Partido Demócrata Europeo.

Pide crear un ente en la UE en la que estén "Regiones Constitucionales" con "participación plena en el diseño" de políticas comunitarias

BILBAO. Urkullu ha realizado estas manifestaciones en la clausura de un Fórum Europeo que se ha celebrado tras la reunión del Consejo del Partido Demócrata Europeo (PDE) en el Palacio Euskalduna , al que ha asistido alrededor de un centenar de representantes partidos políticos de 15 estados de la UE.

En su discurso, el lehendakari ha considerado necesario reforzar el papel del Parlamento y el liderazgo de la Comisión, y "avanzar en una genuina gobernanza multinivel". En este sentido, ha dicho que "sorprende la ausencia de mención a las regiones en el Libro Blanco sobre el Futuro de Europa cuando las sociedades evolucionan hacia formas de interconexión e interdependencia inéditas".

El lehendakari ha apuntado que el 'Comité de las Regiones', que cumplirá próximamente 25 años, "ha mostrado sus limitaciones y la Unión no ha acabado de articular una gobernanza multinivel eficiente que abra las instituciones a una auténtica participación de abajo arriba". Por ello, ha asegurado que "es necesario algo más, mucho más" porque la UE "cuenta con 28 Estados, algunos de naturaleza federal o compuesta, con regiones que representan realidades nacionales y cuentan con lenguas cooficiales".

Iñigo Urkullu ha destacado que "muchas manejan presupuestos y competencias significativas que tienen que ver con la seguridad, justicia (como Escocia), medio ambiente, educación, cultura, innovación, investigación científica o fiscalidad (como la CAV y Nafarroa) o relaciones exteriores (Flandes y Valonia)".

A su entender, "mejorar el encaje de las regiones y, en especial, de las 'Regiones Constitucionales', resulta fundamental para la futura gobernanza de la Unión Europea". En este contexto, ha recordado que desde Euskadi se ha planteado la creación de una "Convención sobre la gobernanza multinivel" que retome los trabajos realizados sobre subsidiariedad, en especial el Informe Lammassoure "relativo al estatus de Región Asociada".

Urkullu ha dicho que también "debería estudiarse la posibilidad de crear una institución en la que participen las Regiones Constitucionales y que éstas sean verdaderos sujetos activos de la Unión Europea, desde un enfoque de corresponsabilidad y con participación plena en el diseño de las políticas comunitarias y los procesos de toma de decisión".

En esta línea, ha citado "las cuestiones de enorme calado acaecidas" en Escocia y Catalunya, y ha remarcado que, desde Euskadi, han propuesto la adopción de una Directiva de Claridad en Europa. "Los modelos de Escocia o Quebec constituyen precedentes de interés para encauzar la solución de este tipo de conflictos de naturaleza política desde el diálogo y la negociación, de forma democrática, legal y pactada", ha añadido.

El lehendakari ha propuesto que se avance en el concepto europeo de "soberanía compartida, que podría abrir cauces que permitan a las comunidades políticas que lo deseen consultar a su ciudadanía sobre su futuro". A su juicio, "construir esta Europa comienza por defender, en cada Estado, estos mismos principios y valores".

EL FUTURO DEL ESTADO ESPAÑOL

Iñigo Urkullu cree que el Estado español "se está jugando su presente y su futuro". "Frente a tanta crispación y tensión, voy a poner todo de mi parte para favorecer las vías de diálogo, entendimiento y distensión. Esta es la esencia de la política. Nuestra responsabilidad es bajar el diapasón del griterío para poder dialogar", ha aseverado.

A su entender, es necesario "centrarse en lo importante, demostrar cercanía a las necesidades reales de la ciudadanía y contribuir a ofrecer respuestas a los problemas de naturaleza política. Según ha añadido, al Partido Demócrata Europeo "le corresponde fortalecer la política, la democracia y el proyecto de refundación de Europa". Por su parte, ha reiterado su compromiso "con la construcción de una Europa próspera, generadora de bienestar, solidaria, igualitaria, unida en su diversidad y asentada en una auténtica gobernanza multinivel".

BREXIT Y REFUGIADOS

El lehendakari ha subrayado el "escenario complejo" que afronta la UE, y ha remarcado que "la crisis humanitaria de las personas refugiadas tras la guerra de Siria y el Brexit van a representar el 'alfa y omega' de esta legislatura del Parlamento Europeo".

"Se han puesto de manifiesto las dificultades del proyecto de integración y las dificultades para definir una visión compartida del futuro de Europa. Los populismos y radicalismos extremos nos alejan cada vez más de la Europa integradora y solidaria", ha indicado.

Además, ha advertido de que "este escenario de incertidumbre se ve condicionado por una realidad económica marcada por las actitudes proteccionistas y la guerra comercial global". "La crisis, la primera de la nueva era de la globalización, ha acentuado la desigualdad", ha apuntado.

Urkullu ha recordado que en marzo de 2017 el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, habló de 'crisis existencial' "y lanzó un debate sobre el Futuro de Europa". "Quizá el primer paso es preguntarnos: '*existirá Europa?, *qué papel jugará Europa en 2030?. Está claro que la respuesta dependerá de nuestra actitud y determinación", ha señalado.

Ante ello, cree que "la misión política" es contribuir a "la refundación de Europa", responder a "la creciente desafección ciudadana en relación a la acción política y la capacidad institucional", y la recuperación de la credibilidad.

"La crisis no debe identificarse con la parálisis. Todo lo contrario, es una oportunidad para recuperar los valores fundacionales del proyecto europeo, profundizar en la Europa social de las personas y en la Europa política de las soberanías compartidas", ha insistido.

El lehendakari se ha remitido al documento que el Gobierno Vasco aprobó en marzo de 2018 titulado 'la Visión Vasca del Futuro de Europa', en el que se hacen propuestas "tangibles" para avanzar en la integración y en una UE "cada vez más estrecha entre los pueblos".

Asimismo, considera que hay que impulsar "la Europa social", con la promoción de "la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación y al mercado laboral, unas condiciones justas de trabajo y la garantía de protección social".

VIDA DIGNA

Iñigo Urkullu ha asegurado que "es hora de avanzar hacia la regulación comunitaria de unas condiciones de trabajo y estándares sociales básicos que garanticen una vida digna a la ciudadanía". En esta línea, ha llamado a coordinar políticas económicas, sociales y educativas "para fomentar un empleo digno".

También ha subrayado que el 'Pilar Europeo de los Derechos Sociales' incluye la respuesta a la crisis humanitaria de los refugiados, y ha apuntado que Euskadi ha realizado la 'Propuesta Share' con el fin de propiciar "una política de acogida acordada y común desde la corresponsabilidad".

El lehendakari ha asegurado que hay que "hacer frente con decisión a las corrientes proteccionistas" porque Europa "debe ser una sociedad abierta y cooperativa, o no será". "Sólo fortaleciendo el modelo de 'desarrollo humano sostenible' será posible el progreso y la libertad.

Más allá de la unión política y el mercado único, conformamos una comunidad de valores", ha invitado.