Corea del Norte pone a prueba a Seúl lanzando un nuevo misil

El embajador norcoreano en la ONU defiende el derecho de su país a desarrollar y probar armas

29.09.2021 | 01:55
Ciudadanos surcoreanos siguen atentos a las noticias sobre el lanzamiento de misiles.

Corea del Norte probó ayer martes nuevamente un misil sin identificar, un gesto que parece querer poner a prueba al Gobierno sureño después de que Pionyang abriera hace unos días la puerta al diálogo siempre que Seúl rectifique su actitud hacia el régimen. "Nuestro ejército detectó hoy un proyectil que se cree que es un misil de corto alcance lanzado en dirección al este desde Mupyong-ri, provincia de Chagang (norte del país), Corea del Norte, hacia las 6.40 (21.40 GMT del lunes)", explicó en un comunicado el Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano.

El JCS no aportó más datos sobre la tipología del misil que cayó en aguas del mar de Japón y añadió que la inteligencia surcoreana y estadounidense continúan realizando un "análisis detallado" del lanzamiento.

Por su parte, el Gobierno nipón consideró que el proyectil parece ser un misil balístico, y fuentes surcoreanas citadas por la agencia Yonhap indicaron que voló menos de 200 kilómetros, que alcanzó una altitud máxima de 60 kilómetros y que "muestra diferentes características que lo testado previamente por el Norte".

prohibición de la onu
 

La ONU prohíbe el lanzamiento de misiles balísticos y el uso de tecnologías relacionadas por parte norcoreana con base en las resoluciones aprobadas para castigar a Pionyang por sus programas de armas de destrucción masiva. Esta prueba llega después de que el ejército norteño probara dos misiles balísticos de corto alcance el pasado día 15 y un misil de crucero días antes y apenas unos días después de que la hermana del líder norcoreano Kim Jong-un, Kim Yo-jong, rubricara un par de comunicados de tono medianamente conciliador.

Kim respondió en estos mensajes al presidente de surcoreano, Moon Jae-in, que habló ante la Asamblea de la ONU de la necesidad de firmar un tratado que selle la paz y ponga fin oficialmente al conflicto abierto en 1950 entre ambos vecinos y que se detuvo solo con un alto el fuego en 1953.

La hermana del líder norteño aseveró que Pionyang está abierto a mejorar las relaciones si Seúl y Washington abandonan lo que el régimen considera una retórica "hostil" y de "doble rasero" y por la cual tachan las pruebas de armas norcoreanas de "provocaciones" y las suyas propias de "elemento disuasor".

En ese sentido, el embajador norcoreano ante la ONU, Kim Song, defendió ayer mismo el derecho de su país desarrollar y probar armamento avanzado para poder hacer frente a la "amenaza" que le suponen su vecino del sur y Estados Unidos. "Nadie puede negar el justo derecho de la República Popular Democrática de Corea a desarrollar, probar, producir y poseer los sistemas de armas equivalentes a los que poseen o están desarrollando ellos", dijo en referencia a EE.UU. y Corea del Sur el embajador norcoreano.

Kim defendió la necesidad norcoreana de desarrollar capacidades de defensa para poder frenar una guerra contra su país, tras décadas sintiéndose amenazada por Estados Unidos. "El posible estallido de una nueva guerra en la península de Corea se ha frenado no por la gracia de EE.UU. Es porque nuestro Estado está desarrollando fuerzas disuasorias fiables que pueden controlar a las fuerzas hostiles en sus intentos de invasión militar", argumentó.

El embajador apuntó que Corea del Norte cuenta ahora mismo con capacidad para defenderse a pesar de que no hay "ningún otro país que esté bajo una amenaza de guerra constante similar".

noticias de deia