asilo diplomático

Julian Assange alerta a sus seguidores de su “inminente expulsión”

Ecuador dice que son solo “rumores” aunque recuerda que el asilo se otorga y se quita de la misma manera

08.02.2020 | 23:38
Julian Assange, fundador del portal WikiLeaks.

Ecuador dice que son solo “rumores” aunque recuerda que el asilo se otorga y se quita de la misma manera

Quito/Londres - El ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, José Valencia, tildó este viernes de "rumores infundados" a la presunta inminente salida del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, de la Embajada del país andino en Londres. "Rumores de la 'inminente' salida de Assange vienen desde meses atrás. El Gobierno no hará comentarios sobre los actuales rumores infundados, que además son insultantes", señaló el titular de la diplomacia ecuatoriana en su perfil de la red social Twitter. Y añadió que "Ecuador toma sus decisiones de manera soberana e independiente de otros países".

"El asilo diplomático es una facultad soberana de un Estado, que tiene el derecho de otorgarlo o retirarlo unilateralmente cuando lo considere justificado", recalcó Valencia.

El pronunciamiento se dio en momentos en que partidarios de Assange se han concentrado frente a la Embajada de Ecuador en Londres ante los rumores de que sea expulsado del recinto, donde reside desde 2012. El portal WikiLeaks indicó que Assange será expulsado dentro de "unas horas o días" del edificio diplomático, y en su cuenta de Twitter señaló que lo supo de una alta fuente del Estado ecuatoriano. En esta línea, WikiLeaks añadió que hay un supuesto acuerdo con el Reino Unido para que se proceda a su arresto.

Algunos simpatizantes del periodista se concentraron en el exterior de la Embajada con pancartas de apoyo, en las que piden que se le permita salir sin miedo a ser detenido. Ante el edificio se pudo ver la llegada de una furgoneta portando una cartelera con la imagen de Assange amordazado con una bandera de Estados Unidos y un mensaje que reza: "Libertad de expresión". El australiano se refugió en la Embajada ecuatoriana en la capital británica en 2012 para evitar su extradición a Suecia, que entonces solicitaba su entrega por presuntos delitos sexuales. - Efe