La hija de la vizcaina aislada en Perú por coronavirus: "Ama se encuentra bien, con décimas de fiebre, pero con ánimo"

Merche Bilbao se encuentra ingresada en el hospital público Guillermo Almenara, de Lima, según relata Alaitz Hidalgo, una de sus hijas

27.03.2020 | 15:40
El grupo regresó ayer de Perú

Alaitz Hidalgo, una de las hijas de Merche Bilbao, la turista vasca de 68 años que tuvo que quedarse en Lima tras dar positivo en el test de coronavirus ha explicado que su madre se encuentra en buen estado, aunque presenta algunas décimas de fiebre.

"Ama va bien. Está ingresada en el hospital público Guillermo Almenara y le vemos con ánimo. Sigue con décimas de fiebre y con dolor de cabeza. Solo deseamos que pasen estos días y que vaya a mejor y la podamos abrazar de nuevo", relata Alaitz Hidalgo una de las hijas de la vecina de Erandio.

Tras superar el susto inicial según explica Alaitz ahora la familia está más tranquila porque saben que está siendo atendida en el centro hospitalario en Lima. "Poco a poco estamos más tranquilas. El primer momento fue duro, un gran susto, pero después de ver que ama se encuentra bien lo estamos llevando mejor. Al principio nos preocupaba cómo iba a estar atendida. Mi hermana y yo las dos somos sanitarias y sabemos que la sanidad de Perú no es como la de aquí. Aún así, dentro de los centros es un hospital nacional y de referencia en el país andino", relatan.

Ahora, solo queda esperar a que pasen los quince días de la cuarentena y Merche se vuelva a someter a las pruebas del coronavirus: "Por el momento solo nos queda esperar. No hay nada que hacer. Mi ama es fuerte y sabemos que esto lo va a superar. Cuando pasen los quince días le volverán a someter al test y si da negativo ya podría volver a casa", cuentan.

La familia de Merche afirma estar en constante comunicación tanto con el consulado como con el Gobierno vasco que desde el principio han puesto a su disposición todas las vías y herramientas para que Merche esté atendida y regrese en cuanto pueda. "Tenemos la grandísima suerte de estar en contacto con la delegación del Gobierno como el Gobierno vasco... todo esto lo tenemos cubierto".

En Change.org se abrió el jueves una recogida de firmas para garantizar la atención sanitaria de Merche, sin embargo, según ha explicado Alaitz lo han decidido parar porque realmente la familia se siente arropada por las instituciones competentes y ama está atendida. "Cuando sucedió todo nos pusimos nerviosos porque no sabíamos cómo se iba a gestionar todo, pero a día de hoy solo nos toca tener paciencia". Salvando la diferencia horaria -cinco horas menos con respecto Euskadi- la comunicación de Merche con sus hijas es constante y fluída. "Hablamos muchísimos. Le damos muchos ánimos", dice Alaitz muy optimista.


Una separación dura

El momento de la separación de Merche con el grupo fue muy duro. Todo sucedió en el mismo aeropuerto, antes de embarcar. "Ama llevaba varios días con décimas, pero no nos había dicho nada. Pensó que podía ser un resfriado y no quiso preocuparnos", explica la hija de Merche. Pero no fue así.

El test de coronavirus le dio positivo a la vecina de Merche y tuvo que quedarse en tierra sin poder regresar con el resto de sus compañeros de viaje, La impotencia invadió al resto de los componentes del grupo, -en total 25- con los que había recorrido Perú a lo largo de marzo.

"La separación fue horrorosa. Una impotencia total. Además, vieron cómo dos sanitarios se llevaban a Merche sin poder hacer nada para impedirlo. Cuando pensaban que la pesadilla iba a acabar empieza una nueva para todos, pero sobre todo para Merche que se tuvo que quedar allí", relata Pila, responsable de la agencia Erandio Bidaiak.

El resto del grupo se recupera poco a poco de una aventura que jamás imaginaron que iba a tener un final así.