El coronavirus frena en seco al deporte mundial

El avance de la pandemia del coronavirus ha frenado en seco a la industria deportiva del planeta

13.03.2020 | 11:26
Cartel en un estadio de la Champions League

Nadie es ajeno al avance del coronavirus: la NBA y la Euroliga de baloncesto, la Liga de Campeones de fútbol y LaLiga española, varias pruebas de MotoGP o el arranque de la Fórmula Uno. La expansión a los continentes europeo y americano del COVID-19 ha extendido del ámbito asiático al mundial la cancelación o cambio de fechas de los principales campeonatos en deportes de consumo masivo, con un impacto económico millonario.


LA NBA PARA  AL DETECTAR UN POSITIVO


La NBA, probablemente el campeonato de equipos de seguimiento más global, dio el paso la noche del miércoles, después de haber tomado varias medidas de seguridad para evitar los contagios junto a la MLB de béisbol, la NHL de hockey o la MLS de fútbol y haber planeado aplazamientos y encuentros sin público.

Fue el conocimiento de un caso positivo de un jugador, el pívot francés de los Utah Jazz Rudy Gobert -que esa misma noche iba a jugar con su equipo contra los Thunder de Oklahoma City- lo que llevó a una suspensión que puede tener costes millonarios y repercusiones globales.

La primera opción que baraja la NBA es reanudar la competición y que se cumpla el calendario aplazado -lo cual podría afectar a los jugadores que estarían disponibles para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020-, ya que en caso de una suspensión completa, el impacto podría ser millonario y afectar al tope salarial de los equipos.

Una reducción de 500 millones en los ingresos brutos de la competición y la pérdida de 200 millones por la crisis provocada por el coronavirus en China son los números del impacto de la pandemia a la liga más mediática del baloncesto mundial.

Al otro lado del Océano Atlántico, la Euroliga de baloncesto también decidió parar en la mañana del jueves, después de haber disputado a puerta cerrada los partidos que tenían lugar en Italia la semana anterior y haber planeado algunos aplazamientos o partidos sin público para la jornada de esta semana.

La decisión, que también afecta a la Eurocopa y fue paralela a la de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) de suspender sus competiciones (Liga de Campeones, Euroliga y Eurocopa femeninas) se conoció al mismo tiempo que se difundió que había dado positivo por coronavirus el ala-pívot estadounidense del Real Madrid Trey Thompkins, contagio que provocó que tanto la plantilla de baloncesto blanca como la de fútbol entraran en cuarentena.

En el ámbito de las ligas nacionales, la suspensión fue la norma e incluso competiciones como la Liga Endesa española decidió cambiar el criterio, que inicialmente había sido jugar la competición a puerta cerrada, para aplazar las dos próximas jornadas a abril.


LA CHAMPIONS Y LA EUROCOPA


 Todos los partidos de competiciones europeas previstos para la próxima semana han sido aplazados por la UEFA, anunció este viernes la organización que rige el fútbol europeo. 

"En vista de la propagación del COVID-19 en Europa y las decisiones sobre la materia adoptadas por diferentes gobiernos, todas los partidos de competiciones europeas de clubes previstos para la semana próxima quedan pospuestos", señala el comunicado de la UEFA. 

Hasta hoy sólo estaban suspendidos los partidos de Champions del día 17 Manchester City-Real Madrid y Juventus-Lyon. Ahora se aplazan también los del día 18, Barcelona-Nápoles y Bayern Múnich-Chelsea.  

El aplazamiento afecta a los pendientes partidos de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones que se iban a disputar los días 17 y 18 de marzo; a todos los partidos de vuelta de octavos de final de la Liga Europa del 19 de marzo, y a los partidos de cuartos de final de la UEFA Youth League de los días 17 y 18 de marzo.  

En España, LaLiga, que había anunciado previamente que todos los encuentros de las dos principales competiciones del fútbol español se disputarían a puerta cerrada, tomó el jueves la decisión de aplazar definitivamente las dos próximas jornadas, tomando como motivo la cuarentena establecida en el Real Madrid.

Una decisión refrendada por el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, tras una reunión el jueves en la que puso el 25 de marzo como fecha para reevaluar la medida.

En caso de no reanudarse la competición los clubes podrían perder unos 678,4 millones de euros, entre los ingresos de televisión (549 millones) y los ingresos por taquillas y abonos (129,4), sin contar efectos colaterales en patrocinios, o la repercusión en otros sectores de la economía española, según datos de LaLiga.


FÓRMULA UNO Y MOTOGP 


El deporte del motor también se ha visto sacudido en el inicio de sus temporadas, particularmente la Fórmula Uno, que en la víspera del inicio de la actividad del primer Gran Premio de 2020 en Australia conoció el primer positivo por coronavirus, un miembro del equipo McLaren, lo que provocó la retirada de la escuadra británica y, doce horas después, la cancelación de la carrera.

El 'Gran circo' de monoplazas ya había decidido previamente la cancelación del Gran Premio de China y que el de Baréin, segunda prueba del calendario prevista para el 22 de marzo, se disputara sin público.

El motociclismo también ha visto alterado su inicio de temporada, ya que a la cancelación parcial del Gran Premio de Catar, primera prueba de la temporada que solo disputaron los pilotos de Moto2 y Moto3, se le unió los aplazamientos de Tailandia, Argentina, Américas (Austin, Estados Unidos) y Valencia, por lo que el inicio de temporada para la categoría reina queda relegado al 3 de mayo, con el Gran Premio de España en Jerez de la Frontera.


Y TODOS MIRAN A TOKIO 2020


La oleada de cancelaciones afecta también al circuito de tenis masculino ATP, que ha suspendido las seis próximas semanas de competiciones, a multitud de pruebas de atletismo y maratones, como los de Madrid y Barcelona.

Mientras tanto, todos miran a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, amenazados desde hace semanas, cuando la epidemia crecía en el continente asiático. La gobernadora de la prefectura de Tokio, Yuriko Koike, afirmó este jueves que no cree que sea posible cancelarlos.

Y la llama olímpica partió este jueves desde Grecia, con restricciones de acceso extremas -solo cien personas acreditadas al acto de encendido en las ruinas de Olimpia-. ¿Hará el coronavirus que detenga su recorrido, como ha hecho con la mayoría de deportes del planeta?

noticias de deia