Cómo detectar que los frenos de tu coche necesitan una revisión

Seis claves para que funcione a la perfección uno de los principales elementos de seguridad

25.04.2022 | 18:40
Pedal de freno de un coche.

Al volante de nuestro vehículo no hay duda de que la seguridad es lo más importante. En este capítulo, el factor humano es importante, pero el mecánico no lo es menos. Y dentro de este último los frenos y todos los elementos de nuestro vehículo a él ligados son primordiales para conducir de manera segura.

Los frenos son en definitiva el principal sistema de seguridad de nuestro vehículo y por eso es importante que conozcamos someramente su funcionamiento y aprendamos a detectar indicios de posibles fallos o de la necesidad de pasar por el taller.

Estas son las señales de posibles problemas en los frenos a las que debes de estar atento.

Pedal de freno

La dureza del pedal de freno o incluso si notamos que la frenada es más o menos efectiva que de costumbre puede ser una señal de alerta. Aunque el conductor se va acostumbrando al tacto del pedal, llega un momento que este se vuelve excesivamente esponjoso. La causa se puede encontrar en un líquido de frenos muy deteriorado, fugas en el circuito de frenos, aire en el mismo circuito o un defecto en la bomba de freno o bombines.

Líquido de frenos

Es fundamental en el funcionamiento del sistema ya que transmite la presión. Este líquido no se comprime, pero es higroscópico, es decir, absorbe humedad. Las burbujas de vapor si se comprimen, con lo cual hacen de colchón dentro del circuito y producen esa sensación en el pedal. Los fabricantes recomiendan sustituir este líquido cada 2 o 3 años, algo que es desconocido por muchos conductores, ya que no se percibe esa sensación de inseguridad como ocurre con otros elementos.

Ruidos y vibraciones

Las vibraciones pueden deberse a diferentes motivos: desgaste anormal de neumáticos, desequilibrado de ruedas, rodamientos de las ruedas; pero cuando son debidos al sistema de frenos, pueden ser por una deformación de los discos de freno o a unas pastillas con desgaste irregular.

Desgaste de los discos. Al igual que el de otros elementos, depende mucho de la forma de conducir de cada conductor y del mantenimiento que se le dé al vehículo. Por ejemplo, no cambiar a tiempo unas pastillas en mal estado y continuar conduciendo con ellas puede producir un desgaste anormal en el disco de freno y producir una avería peor.

Un mecánico revisa los discos y las pastillas de una rueda.

Desgaste de pastillas

Afortunadamente para este problema la mayoría de los vehículos (al menos los más modernos) cuentan con un testigo o chivato que avisa de la avería. Además un ruido metálico similar al chirrido delatará el mal estado de las pastillas. Cuando aparece este ruido se puede deber al desgaste o a un excesivo cristalizamiento debido a sobrecalentamiento de las superficies. En ambos casos es necesario sustituir las pastillas.

Distancia de frenado más largas

Necesitar cada vez más espacio para detenerse puede ser debido a otros factores como el firme, la carga, la suspensión o los neumáticos en mal estado. Pero si nos ceñimos al sistema de frenos, este aumento en la distancia de frenada se debe al desgaste de los elementos que lo conforman.

En cualquier caso, ante la más mínima sospecha de anomalía no te pongas al volante y arriesgues tu seguridad sin que un profesional haya revisado el sistema integral de frenado.

noticias de deia