Eléctrico con identidad propia

El Kona EV, disponible en variantes de 100 y 150 kW, con autonomías de 305 y 484 km, se reconoce por su frontal aerodinámico cegado

04.04.2021 | 01:31
El Kona eléctrico se distingue por su frontal cerrado.

El método de impulsión 100% eléctrico, es decir, con nulas emisiones contaminantes, no es lo único que distingue al Kona EV de sus hermanos. Esta apuesta de Hyundai por la movilidad sostenible también es perfectamente reconocible por su diseño singular. Un semblante completamente cerrado para fomentar la aerodinámica y unos inconfundibles grupos ópticos determinan la identidad de la declinación a pilas del popular SUV. Este clon '0 emisiones' es capaz de recorrer hasta 484 km de un tirón.

La declinación eléctrica participa de las mejoras estéticas y funcionales del reciente restyling del modelo, pero mantiene intacto el sistema motriz conocido. La marca euroasiática sigue proponiendo dos configuraciones del Kona EV. Una asocia una batería con 39,2 kWh de capacidad a un motor de 100 kW (136 CV). La otra, más ambiciosa y satisfactoria, vincula un acumulador de 64 kWh a un bloque de 150 kW (204 CV). Ambas variantes emplean transmisión automática.

La primera acredita un alcance máximo de 395 km, según mediciones oficiales WLTP, y se mueve con relativa soltura: alcanza 155 km/h y progresa de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos. La segunda es apreciablemente más resolutiva: permite elegir entre autonomía y prestaciones puras. En condiciones idóneas y manos expertas puede acercarse a ese registro ideal de 484 km de autonomía que pocos eléctricos equiparables logran emular.

Esta variante, que es la más solicitada, permite a las personas temperamentales disfrutar de unas raudas reacciones. Este Kona EV aprovecha el elevado par motor (395 Nm) para brindar una velocidad punta correcta (167 km/h) pero, sobre todo, una estimable capacidad de aceleración: pasa de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos. Eso sí, un estilo de conducción orientado a exprimir ese potencial es incompatible con llegar tan lejos como anuncia el fabricante, puesto que agota rápidamente la batería.

Para recargarla, Hyundai ofrece diversas posibilidades. Se conecta a estaciones de abastecimiento de corriente continua y alterna, desde un enchufe doméstico a un punto de carga rápida de 100 kW. En función del suministro, el tipo de batería que monte el vehículo (39,2 o 64 kWh) y los conectores disponibles, el repostaje requiere entre 47 minutos y una jornada casi completa.

La horquilla oficial de precios del Hyundai Kona EV 100% eléctrico, sin computar descuentos ni subvenciones, discurre entre 35.650 y 45.650 euros.