Fátima Frutos: "Las andrómedas de hoy se levantan a las 6 para ir a un trabajo en precario"

El próximo 28 de octubre se estrena en el Palau de la música de Barcelona 'Andrómeda encadenada', una ópera basada en el poemario del mismo título de la escritora donostiarra-pamplonesa Fátima Frutos. Es la primera vez que la obra literaria de una autora vasca es adaptada a una ópera contemporánea.

28.09.2021 | 09:41
La escritora donostiarra afincada en Pamplona Fátima Frutos.

No es lo habitual. Nadie pregunta ¿qué te ha gustado más, el libro o la ópera? Lo habitual suele ser que las adaptaciones literarias lo sean al cine, al teatro, que acaben convirtiéndose en una serie para televisión€ Y normalmente suele tratarse de novelas negras, históricas, románticas€ En el caso de Fátima Frutos el texto original es un poemario, que se llevará a escena en una ópera de pequeño formato que la OBCN (Opera de Butxaca i Nova Creacio) estrenará el próximo 28 de octubre en el Palau de la Ópera de Barcelona.

"Estoy enormemente orgullosa", se sincera la autora. "A veces hablo de esto con mi hijo y se me saltan las lágrimas. En cierta manera estamos haciendo historia: primera autora de Euskal Herria adaptada a la ópera contemporánea€ Uf, conlleva una responsabilidad importante. En estos momentos me acuerdo de mi barrio en San Sebastián, donde mi abuela y yo pasamos muchas penurias y lo mucho que me costó llegar a la Universidad. Yo comía de Cáritas€ Recuerdo a sor Teresa, mi primera profesora de literatura de las Hijas de la Caridad de la calle Prim en Donostia y de los vasos de colacao que me daba, luego de enseñarme lo que era un endecasílabo heroico€ Yo soy hija del exilio y del hambre y todos mis logros se los debo a una mujer analfabeta que luchó por sacarme adelante como una jabata; se llamaba Feli Frutos y fue pobre toda su vida", recuerda agradecida.

Un mito, de actualidad
Andrómeda encadenada es uno de los seis poemarios que hasta el momento ha firmado esta autora donostiarra, afincada desde hace años en Pamplona (actualmente, de hecho, es la presidenta de la Asociación Navarra de Escritores), y probablemente el que más alegrías le haya dado. En 2011 la obra fue galardonada con el Premio Ciudad de Irun; y años más tarde cayó en manos del compositor y doctor en Historia del Arte Agustí Charles, quien llevaba tiempo pensando en llevar a la ópera el mito de Andrómeda y buscando textos literarios que pudieran inspirarle.

"El tema del mito de Andrómeda me parecía un tema tremendamente actual", cuenta el músico catalán. "Se da la casualidad, además, que de este mito se han escrito muy pocas óperas (no más de cinco) en el pasado, y la mayoría de ellas no tratan sobre Andrómeda, sino sobre Perseo. El problema era encontrar un texto que fuera lo suficientemente convincente, o que al menos lo fuera para mí. Dediqué varios días a indagar en librerías y en Google para ver todo lo que había sobre el asunto, en busca de algo interesante, y en ese viaje por la red me encontré de golpe con una autora que había publicado un libro de poemas que se llamaba Andrómeda encadenada. Me quedé fascinado por la elegancia de su escritura, por los mundos poéticos que contenía dentro de sí cada frase", destaca.

Con estos mimbres, Agustí Charles se puso de inmediato en contacto con Frutos, la cual por su parte señala: "Él me comentó que le llamó poderosamente la atención el hallarse ante una Andrómeda del siglo XXI. Y que era justo lo que buscaba para componer su ópera. También me habló de Marc Rosich como libretista y de que respetarían la línea que aparece en el poemario: una Andrómeda contemporánea que se libera de los mandatos de género a través de la literatura".

Ambos, Frutos y Charles, coinciden por tanto en la importancia de actualizar el mito griego. ¿Pero quién era Andrómeda? ¿Y quiénes son las andrómedas de hoy en día?

Andrómedas empoderadas
Respecto a lo primero, el mito nos cuenta la historia de la hija de Casiopea y Cefeo, el rey de Etiopía. Su madre estaba tan orgullosa de la belleza de su hija Andrómeda, y de la suya propia, que declaró que ambas eran más hermosas que las Nereidas, lo que desató la furia de Poseidón: tormentas, inundaciones o un monstruo marino que amenazaba con destruir el reino, y al que Cefeo solo pudo calmar ofreciendo en sacrificio a su amada hija –quizás no la amaba tanto–, a la cual encadenó a una roca.

En este punto es donde la mitología y la reinterpretación que hace Fátima Frutos en su poemario difieren, pues mientras en la mitología clásica Andrómeda es heroicamente rescatada por Perseo, en Andrómeda encadenada ésta lucha para liberarse por sí misma de sus amarras, con toda la significación que esto supone.

"El hecho diferencial aquí recae en que el dolor sirve como oportunidad de superación y no como servidumbre. La Andrómeda víctima de otras épocas en mi obra pasa a ser una Andrómeda empoderada, no sin un reconocimiento del sufrimiento, pero liberada precisamente por haberlo vencido. Marcada sí, pero no hundida, un tanto subversiva", explica la escritora, la cual añade a continuación quiénes son a su juicio las andrómedas de hoy en día: "Las andrómedas de hoy en día se levantan a las 6 de la mañana para ir a un trabajo en precario. Las andrómedas del siglo XXI calientan un biberón mientras hacen cuentas para pagar el alquiler, y leen en el autobús mientras respiran hondo pensando en lo bien que hicieron al echar de casa a aquel tipo que les gritaba. La Andrómeda que yo conozco no se da por vencida a pesar de la mala salud, el amor a cuentas gotas y toda una sarta de caciquillos ultraderechistas zumbándole en internet. La Andrómeda que debiéramos reconocer es una loba desahuciada que sigue aullando porque venirse abajo nunca es su opción de vida".

Una ópera novedosa
Es también esta Andrómeda empoderada la que convenció a Dietrich Grosse, director de OBCN, la entidad cultural que produce la obra: "El tema es muy actual. Vivimos un momento en el que por fin la mujer parece empezar a liberarse en serio de muchas cadenas que tanto le han obstaculizado el desarrollo de sus cualidades creativas y organizativas en iguales condiciones que los hombres".

Grosse apunta además algunos detalles técnicos y logísticos sobre Andrómeda encadenada. Tanto él como la autora y Agustí Charles, el compositor musical, destacan la importancia en todo el proceso del libretista Marc Rosich, quien ha adaptado el texto original, al cual ha sumado versos de otros poemarios de Frutos y citas de clásicos como Lope de Vega o Calderón de la Barca sobre el mito de Andrómeda, convirtiendo todo ello en un monólogo musical que será interpretado por la soprano María Hinojosa.

La puesta en escena corre a cargo de Jordi Pérez y la dirección musical de José Rafael Pascual-Vilaplana. En cuanto a este apartado, el puramente musical, la ópera cuenta con una serie de particularidades: "Está escrita para una soprano, acompañada de un violín, un arpa y dispositivo de instrumentos electrónicos y amplificados que hacen que el oyente se encuentre en el centro del espacio sonoro, a modo de inmersión", explica Agustí Charles. "En la función el escenario se encuentra en el centro y el público rodea a los intérpretes".

Charles hace, en ese sentido, una serie de novedosas aportaciones técnicas, como sistemas de instrumentos electrónicos y sensores que utilizan los propios intérpretes, voz incluida, de modo que ellos mismos llegan a modificar los sonidos que emiten dando énfasis al propio texto y discurso musical; o el uso de un instrumento de percusión ideado por él mismo, el ePad-Wood, que emplea un sistema de amplificación inmersivo.

Esperando al estreno
Andrómeda encadenada se estrenará en el Palau de la música de Barcelona el próximo día 28 de octubre. Agustí Charles y el director de OBCN, Dietrich Grosse, aguardan con expectación y entusiasmo ese momento, convencidos de que todas estas innovaciones sorprenderán gratamente a los espectadores. "Al público le encanta que se le sorprenda; en nuestro caso hay una cercanía que en la gran ópera no se experimenta. Aquí se vibra con los intérpretes y lo aparentemente difícil se convierte en un camino iniciático, ligero", dice Grosse.

En cuanto a Fátima Frutos, espera también inquieta el día del estreno, tal vez con el regusto en la memoria de aquellos colacaos que sustentaron sus primeros pasos literarios o el recuerdo de aquellas otras andrómedas –ella también lo es– cuyo esfuerzo, cuya lucha por liberarse de las cadenas, la han traído hasta aquí.

"He escuchado ya a María Hinojosa en otras óperas", cuenta cuando le preguntamos si ha seguido los ensayos de cerca y si se encuentra nerviosa. "Es una gran intérprete y una gran soprano. Sinceramente, no me imagino a mi Andrómeda en otra voz. Además, ella tiene una personalidad muy marcada y conecta bien con el ineludible feminismo que hay en la protagonista. Y lo de los nervios va por rachas. Conociéndome, diré que cuando falten pocos días para el estreno estaré a medio camino entre el entusiasmo, el nerviosismo y la expectación. No obstante, prometo entrar al estreno habiendo brindando con Chardonnay navarro, que eso siempre ayuda mucho", concluye. 

PERSONAL
Lugar y fecha de nacimiento: 4 de abril de 1971, en Donostia, aunque reside en Pamplona desde hace años.
Formación: Estudió Trabajo social en la UPV, Sociología en la Universidad Pontificia de Comillas y postgrados en Políticas en la Complutense. En la actualidad realiza un máster en literatura iberoamericana en la Universidad Internacional de La Rioja. 
Trayectoria laboral: Ha trabajado como trabajadora social, profesora en la Universidad Centroamericana de El Salvador y agente de igualdad en la Comunidad Foral de Navarra. En la actualidad se dedica por entero a la literatura. 
Trayectoria literaria: Antes de llegar a la poesía escribió el Manual de atención a víctimas de la violencia de género y tras seis poemarios – De carne y hambre, Andrómeda encadenada, Epitafio para una odalisca, Haikus aus dem Fluss, En brazos de la belleza y Monjas, putas y locas– se estrena como novelista en un libro que verá la luz en 2022. Preside la Asociación Navarra de escritores/Nafar Idazleen Elkartea desde el 2016.
noticias de deia