el blog terapéutico

Resaca de urna

09.02.2020 | 04:42

LLEVO toda la semana como en un sinvivir. No hay debates electorales en la tele y el subidón de adrenalina del domingo pasado ha dado paso a un período valle de emociones dislocadas en el que lo mismo me da por saltar por una ventana convertido en gorrión, para coger distancia del suelo, que me sumo en la desidia de transformarme en brizna de hierba y a donde me lleve el viento. Tengo mono de elecciones después de la sobredosis del último mes y del constante suministro de sustancia en los últimos cinco años. Me consuelo repasando todos los comentarios políticos que caen por la oficina de Gestión de Eventos Lamentables, pero me sabe a poco. Eso sí, en el ratillo que le dedico he sacado ya algunas conclusiones. Para empezar, que le tenían unas ganas locas a un tal Pablo Iglesias. El repaso que le meten por sus malos resultados es directamente proporcional a la actitud de superioridad moral con la que se vino desempeñando el compañero. Para compensar, me sorprende lo suave que le atizan a Albert Rivera, que apenas ha cruzado guantes un par de veces y se maneja como si hubiera unificado en su cintura todos los títulos del mundo. Menos los que dice haber ganado Santiago Abascal, claro. Se le ve más retraído a Pablo Casado. El hombre aún parece suelto del intestino desde la indigestión del 28-A y no se expone desde entonces. Le ayuda que Pedro Sánchez le obvie descaradamente. Se dedica a ejercer de presidente en funciones y no está para esas nimiedades poselectorales. Hasta que le toque pasar por vicaría a hacerse reelegir de lo suyo, claro. Ahí parece que le están esperando unos cuantos. Andoni Ortuzar entre ellos, paciente pero atento porque ya le sacó chispas cuando la loba tenía cinco lobitos en el Congreso, no te digo ahora que tiene seis. En cambio, el disgusto se lo ha tenido que llevar Arnaldo Otegi, que decía a todo el mundo que tenía un millón de votos y resulta que lleva camino de no tener ni grupo parlamentario. Que va a ser que los votos eran de ERC. ¡Puff! ¡Que resacón de urnas llevo!

gotzonangeel@gmail.com