¿Quién gana con los videojuegos?

13.06.2020 | 00:25
¿Quién gana con los videojuegos?

Nadie diseña algo pensando en perder dinero y en el caso de la PlayStation el problema reside en el precio del tipo de memoria que utiliza, de un precio desorbitado porque es la misma de los nuevos sistemas 5G, los más demandados en estos momentos

SI tienes jugadores de videojuegos en tu casa en edad escolar, vete ahorrando 500 euros para esta Navidad porque acaban de presentar la nueva PlayStation 5 y ya sabes que te lo van a pedir. Quizás el precio te puede parecer alto pero te puedo asegurar que es muy posible que Sony pierda dinero con cada consola que venda. Si nos fijamos en su modelo anterior, la PS4, que se vendía por 399 dólares, su coste de fabricación era de unos 380 dólares, menos de 20 dólares de beneficio que se iban en logística, publicidad y margen para los puntos de venta. Nadie diseña algo pensando en perder dinero y en el caso de la PlayStation el problema reside en el precio del tipo de memoria que utiliza, que es desorbitado porque es la misma que utilizan los nuevos sistemas 5G, los más demandados en estos momentos. Te preguntarás dónde estará el truco.

La respuesta es en las ventas indirectas, todos los dispositivos, periféricos y software asociados que los jugadores van a comprar a lo largo de toda la vida que tiene una consola. Lo primero que se compra es el segundo mando, porque si traemos alguien a casa a jugar no le vamos a dejar mirándonos. Las compañías de consolas licencian a las empresas de hardware para poder vender sus productos con el sello "compatible con€" que les reportará beneficios de forma inmediata, ya que cobran ese royalty por producto fabricado y no por producto vendido. Tanto Sony, como Microsoft o Nintendo, tienen acuerdos o participan en el accionariado de muchos de los estudios de videojuegos, por lo que por cada juego que se instale también reciben un beneficio que va paliando la ruina de vender consolas. Pero el mejor negocio está en las suscripciones on line, gracias a las cuales los jugadores van a poder acceder a la plataforma de Internet donde podrán jugar sus partidas con millones de jugadores de todo el mundo. Cada año tienes que pasar por caja y renovar tu suscripción. Recuerda que si no la renuevas, todos esos juegos en la nube que te han ido regalando cada mes, los pierdes, así que ya sabes cómo te han tirado el cebo para que te reenganches año tras año.

Las empresas de videojuegos también han aprendido y utilizan el mismo truco. Un buen ejemplo es el de Fortnite, que el próximo miércoles, día 17, lanza su Temporada 3, que actualizará totalmente el Pase de Batalla y los jugadores se lanzarán por ser los primeros en tenerlo. Lo más curioso es que tanto el juego como la actualización son totalmente gratis en todas las plataformas. El beneficio lo volvemos a encontrar en las compras de productos que hay alrededor de las partidas, que en el caso de este juego son meramente cosméticas, ya que no son necesarias para poder jugar o ganar, disfraces, skins o artilugios totalmente innecesarios pero que han convertido a este juego en el que más beneficios reporta cada mes.

El fenómeno de YouTube y los youtubers también es parte de este raro mundo en el que parece que nadie gana dinero. A YouTube le interesa que los vídeos tengan millones de visualizaciones porque su negocio consiste en meter publicidad que contratan las marcas. Por eso recomendará o colocará en posiciones aventajadas en la pantalla aquellos vídeos que su algoritmo detecte que van a tener millones de visualizaciones. Las marcas también potencian a los youtubers más populares con sus patrocinios. Con consolas y juegos caros los beneficios a corto plazo aumentarían pero el truco está en el beneficio a largo plazo.

@juandelaherran

noticias de deia