histórico olvidado

Aurelio I, rey del arte contemporáneo

28.03.2020 | 00:26
Aurelio I, rey del arte contemporáneo

eS la suya una semblanza que no la difuminó el paso del tiempo, quizás porque la huella que dejó su arte en la memoria de los vascos es indeleble, casi imposible de borrar. Aurelio Arteta nació en la bilbaina calle Askao, hijo de Eusebio Arteta y Labrador, de profesión ferroviario, y de Petra Errasti y Zabala. Su hermano Félix Arteta fue igualmente pintor y dibujante, si bien más modesto.

Cuentan los cronicones de la época que comenzó sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios de Bilbao. En 1894 toda la familia se trasladó a Valladolid y posteriormente viajó a Madrid, estudiando en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. No queriendo ser una carga para su familia, Arteta simultaneó sus estudios con diversos trabajos, tales como pintor de brocha gorda, ilustrador de novelas por entregas, diseñador de revistas de moda, dibujante de bordados, litógrafo e incluso como aplaudidor en teatros, soluciones con las que se buscó la vida.

En 1902 obtuvo una beca de la Diputación vizcaina, junto con Ángel Larroque, Juan de Echevarría, Nemesio Mogrobejo y Quintín de Torre. La beca le fue concedida por la obra Accidente de trabajo que asombró a quienes la vieron. Este hecho le permitió viajar a París, donde completó su formación. En la capital francesa recibió la influencia de las revisiones de la pintura impresionista a través de Gauguin y Toulouse-Lautrec y de la pintura social de Puvis de Chavannes. Un posterior viaje a Italia permitió a Arteta conocer el Renacimiento.

De regreso a Bilbao (1906) celebra su primera exposición personal en la conocida galería de arte Delclaux. La falta de medios materiales le obligó a trabajar muchas veces para el público. En 1911 fue uno de los fundadores de la Asociación de Artistas Vascos. Concurre a diversas exposiciones. En 1921 recibe Arteta un importante encargo: la decoración del hall del Banco de Bilbao en Madrid. El fresco, obra magistral del autor, fue concluido en 1923. Es un friso circular que mide 36 m. de largo por 2 de alto. Desempeñó el cargo de director del Museo de Arte Moderno de Bilbao que le fue ofrecido en 1924 y del que dimitió en 1927 a consecuencia de un encendido debate por sus compras, considerado un ataque al gobierno de Primo de Rivera.

El 10 de noviembre de 1940 falleció a causa de un accidente de tranvía cuando se dirigía, en compañía de su esposa a Coyoacán. Según el testimonio posterior de Indalecio Prieto, Arteta y su mujer se dirigían a pasar una temporada en el campo, para reponerse de la noticia recibida del fusilamiento el día anterior de Julián Zugazagoitia.

Protagonista: Aurelio Arteta.

Gesta: Fue, según se reconoce por el mundo de las artes, un pintor bilbaino de gran ascendencia, rey entre sus contemporáneos. Premio Nacional de Pintura en 1930 y miembro fundador de la Asociación de Artistas Vascos. Falleció en México, exiliado tras el estallido de la Guerra Civil.