La corrupción policial, eje de la serie 'La ciudad es nuestra'

Llega a HBO Max lo nuevo de David Simon, el creador de 'The Wire'

26.04.2022 | 00:13
Escena de 'La ciudad es nuestra'.

Veinte años después de The Wire, David Simon regresa al género policíaco y a la ciudad de Baltimore en La ciudad es nuestra, una serie basada en hechos reales que retrata el auge y la corrupción de un cuerpo policial de elite dedicado a incautar armas y a barrer la violencia de las calles. Al igual que The Wire, la nueva serie –que se estrena hoy martes en HBO Max– se basa en una investigación periodística y cuenta de nuevo con George Pelecanos como coguionista.



 

La misma ciudad, la misma jerga incomprensible, la misma guerra entre ley y orden, entre policías y delincuentes, entre honradez y corrupción, pero estamos en 2017 y algunas cosas han cambiado: las calles se han llenado de teléfonos móviles con cámaras, los casos de brutalidad policial están a la orden del día y también la movilización ciudadana en contra.

El libro de Fenton se centra en los disturbios que estallaron en Baltimore en 2015 a raíz del caso de Freddie Gray, un hombre negro que murió en circunstancias sospechosas mientras estaba bajo custodia policial. Aquel año, según Fenton, la tasa de homicidios alcanzó su cifra más alta en más de dos décadas: 342 en una ciudad de apenas 600.000 habitantes; la presión ejercida desde la alcaldía sobre la policía para hacer retroceder las estadísticas era mayúscula en una ciudad exhausta tras décadas de una implacable guerra contra las drogas.

DEPARTAMENTO CORRUPTO


En ese contexto se sitúa la historia del sargento Wayne Jenkins (Jon Bernthal), líder de la Fuerza Especial de Rastreo de Armas, una unidad especial de policías de paisano considerada ejemplar por su eficacia. Él era la estrella del departamento por su habilidad para incautarse de importantes alijos de drogas y armas. El 1 de marzo de 2017 Jenkins y seis subordinados fueron llamados a comparecer ante Asuntos Internos. Pensaban que se trataba de algo sin importancia, pero al subir a la segunda planta del edificio se encontraron con agentes armados del FBI listos para detenerlos. Llevaban meses detrás de ellos y habían reunido pruebas suficientes para acusarles de crimen organizado, robo y extorsión. Detenciones injustificadas, pruebas falsas y robo de droga que después vendían a través de intermediarios, fueron algunos de los crímenes por los que les condenaron.

Dirigida por Reinaldo Marcus Green (El método Williams), la serie evidencia la culpabilidad de los agentes pero también muestra la corrupción policial como un problema sistémico al que éstos se enfrentan desde el primer día en el departamento.

Jon Bernthal es conocido por sus trabajos en series como The Walking Dead o The Punisher. En el reparto están también Jamie Hector, que interpretó al capo de la droga Marlo Stanfield en The Wire, Josh Charles, nominado a un Emmy por su personaje en The Good Wife, es Daniel Hersl, el policía de la unidad más conocido por su violencia y Wunmi Mosaku, ganadora de un BAFTA, es la fiscal Nicole Steele.

noticias de deia