Entradas ‘on line’ ¿Negocio, alegalidad o estafa?

La venta en internet de entradas de conciertos se ha disparado durante los últimos años, dando lugar a ‘ticketeras’ que trabajan desde el compromiso y seriedad, pero sin poder evitar, por el momento, la reventa ilegal e inflación de precios.

08.02.2020 | 23:05
La imagen de filas de personas esperando a comprar una entrada, como en la imagen, es cada vez más inusual dada la era digital que manda.

La venta en internet de entradas de conciertos se ha disparado durante los últimos años, dando lugar a ‘ticketeras’ que trabajan desde el compromiso y seriedad, pero sin poder evitar la reventa ilegal.

casi como un ciclón, internet ha revolucionado la industria musical. En un cajón parecen quedar vinilos y discos, con las plataformas de streaming echando la llave y ahora uno no se olvida la entrada del concierto en casa porque la lleva en su teléfono móvil. Sí, la venta de entradas on line ha ganado enteros durante los últimos años, hasta convertirse en un jugoso pastel del que son muchos los que quieren sacar parte. Unos, desde el compromiso y trabajo serio; otros, desde la picaresca. Unas trampas que toman forma de reventa on line de entradas que debería ser ilegal, pero como una práctica hacia la que no existe, todavía, una legislación al respecto. Un vacío legal frente al que músicos y promotores advierten a sus seguidores para que no caigan en la estafa, ya que las entradas se anuncian, en ocasiones, por un dinero que triplica su precio original.

Porque si bien lejos quedan las colas para hacerse con una entrada para un concierto y la venta de entradas on line ofrece la comodidad no solo de comprar el ticket desde casa, sino también de poder llevarlo en el teléfono móvil, existen algunos agujeros por tapar. Uno de ellos es la reventa on line, práctica que sobrevive gracias a la laguna legal al respecto que existe por el momento. Plataformas como Viagogo o la ya cerrada Seatwave -que pertenecía a Ticketmaster- han estado y están en el punto de mira. Así lo advirtieron días atrás desde la Asociación de Consumidores de Navarra Irache, que indicaron cómo estos portales "encarecen notablemente el precio a pagar". Pero... ¿por qué la gente cae en la estafa?

En primer lugar, se encuentra el posicionamiento web. Si una persona acude a un buscador y consulta "comprar entradas -introduzca nombre artista-", es más que probable que el primer resultado sea el portal Viagogo, ya que pagan para que así sea. "Se ha denunciado ante Google para que les limiten el posicionamiento y han dicho que van a actuar, pero desde luego por ahora no actúan...", critica Alén Ayerdi, batería de Marea y Ciclonautas, y responsable de El Dromedario Records.

vender entradas inexistentes En cuanto al funcionamiento de Viagogo, explica Ayerdi que se basa en el uso de numerosas tarjetas de crédito y de diferentes nombres y clientes, con lo cual "aunque tú limites nominativamente la cantidad de entradas", no se puede controlar. Además, continúa, el funcionamiento de la plataforma parte de una "picaresca" que llega al punto de poner a la venta entradas para un concierto antes incluso de que su venta oficial haya comenzado.

"Venden unas localidades que realmente no existen, pero que confían en poder comprar al día siguiente", apunta y cita como ejemplo el concierto de Alejandro Sanz en el Estadio Vicente Calderón de Madrid en 2017, un caso que en su día fue sonado ya que se vendieron entradas de asientos ya adjudicados y hubo gente a la que se le denegó el acceso, aun teniendo una localidad comprada.

Precisamente Alejandro Sanz es el embajador de la Alianza Anti-Reventa, una plataforma nacida en 2017 con la intención de que el Gobierno cree una legislación efectiva para la era digital y hacer así frente a la reventa on line. Y es que, por el momento, no hay ley al respecto y desde Viagogo justifican su actividad con que "no tienen un portal de reventa, sino que es un intercambio de entradas entre usuarios", manifiesta Ayerdi, además de desvelar que la próxima semana se reunirán para tratar el tema con un político que ya actuó en la petición de la bajada del IVA cultural.

los grupos, en alerta Hasta que llegue la legislación, los artistas tratan de advertir a sus seguidores, vía redes sociales, de la estafa de la reventa on line, aunque algunos terminan cayendo. "En el caso de Marea, sabemos del caso de una chica que pagó 360 euros por tres entradas -el precio de cada entrada es de 30 euros-", cuenta Ayerdi y se lamenta de que plataformas como Viagogo se benefician con más del 50% por entrada "sin incurrir ningún riesgo, sin pagar producción, sin ensayar, sin tocar...". Ayer mismo, por ejemplo, podía adquirirse una entrada para el concierto de Marea en la Ciudadela de Pamplona del 2 de junio -las entradas se agotaron el 15 de marzo y se anunció una nueva fecha, el 14 de diciembre en el Navarra Arena-. Su precio era, eso sí, de 80 euros.

la 'victoria' de rammstein Sin fronteras, la reventa ilegal de entradas on line es una batalla a nivel universal en la en la que algunas bandas -pocas- logran alzarse con la momentánea victoria. Es el caso de Rammstein, quienes el pasado año lograron una medida cautelar contra Viagogo, cuya sentencia prohibía a la plataforma la posible venta de entradas para los conciertos del grupo alemán en 2019.

Un caso puntual que abre camino hasta que la esperada legislación llegue. Hasta entonces existen algunas plataformas de reventa de entradas legales, como es TicketSwap, página web en la que los usuarios pueden poner la venta sus localidades, con un precio que nunca sobrepasará el valor nominal en más de un 20% -la normativa estatal prohíbe que la reventa sea mayor a dicho porcentaje-. Legalidad dentro de un negocio que aún busca estabilizarse. El tiempo, y la ley, dirán.

El Post-it

¿Qué hacer en caso de caer en la estafa de reventa ilegal? En caso de caer en la reventa ilegal, Alén Ayerdi, de El Dromedario Records y batería de Marea y Ciclonautas, anima a reclamar el dinero al banco. "Hay que ir al banco y decir que se ha sido víctima de una estafa para que reclamen la cantidad pagada. Ellos mismos te devolverán el dinero por su seguro y, además, Viagogo no se va a atrever a no devolverlo y enfrentarse a una demanda judicial, porque así se quedan sin la gallina de los huevos de oro...".

noticias de deia