Jardines y terrazas

El universo de las tejidos para decorar los exteriores

Los elementos textiles son fundamentales para hacer la estancia acogedora

14.05.2021 | 08:38
Las condiciones climáticas deben ser tomadas en cuenta antes de elegir los elementos decorativos.

No cabe duda de que el último año nos ha enseñado a apreciar mucho más los espacios exteriores. Bien sea terraza, jardín o, incluso, balcón, la opción de respirar aire puro en una ambiente agradable y sin demasiadas aglomeraciones, resulta hoy todo un privilegio. Como consecuencia de ello, su puesta a punto es una de las preocupaciones del momento.

En la búsqueda por el equilibrio entre confort y decoración, hay dos elementos claves: la correcta elección de tejidos y colores. En el primero de ellos, las opciones son muchas y muy variadas, y a continuación detallamos las más utilizadas.

El algodón y lino es una de las más demandadas, tejidos naturales que, además son resistentes y duraderos. Otro de sus puntos fuertes es su apariencia natural y su tacto agradable. Por contra, no son los más residentes a la humedad.

El poliéster es otro de los tejidos que casa muy bien con estas estancias y, por tanto, es muy adecuado su uso en exteriores. Presenta una alta resistencia a las radiaciones solares, por lo que no se decoloran, motivo por el cual es la tela idónea para toldos y sombrillas.

Otra de sus ventajas es que resisten perfectamente la humedad y no les afecta el moho. Por contra, su apariencia no es demasiado natural, aunque cada vez el mercado presenta más modelos de textiles sintéticos decorativos.

Siguiendo con la clasificación nos encontramos con los tejidos acrílicos teñidos, perfectos para tapizar muebles de exterior, al no desgastarse a la intemperie.

Estas fibras acrílicas admiten perfectamente el tinte antes de ser tejidas para confeccionar las telas, resistiendo perfectamente al sol, y sin perder color con el paso del tiempo. Además, imitan perfectamente el aspectos de los tejidos naturales.

Las telas vinílicas, por su parte, son otra de las opciones que existen. Son tejidos resistentes al sol, al agua y al ataque de los hongos sin que se altere su apariencia en lo más mínimo. Otra de sus ventajas es que se limpian fácilmente y duran mucho tiempo. Por buscar algo negativo, se puede mencionar su tacto, parecido al del plástico.

Requisitos a cumplir

Puede parecer una tontería, pero la elección de los tejidos es muy importante si no queremos cambiar cada verano de tapicerías y complementos. El primero de los requisitos a cumplir es que deben estar preparados para soportar la acción directa de los rayos del sol, para que no pierdan color a la primera de cambio y muestren un aspecto estropeado y feo.

Además, han de ser resistentes a la humedad, en especial si no están a cubierto o junto a una piscina. Conviene también que estén tratados para repeler las manchas y que sean fáciles de limpiar.

noticias de deia