Tribuna abierta

Biden y Roosevelt

Con el auge del fascismo acechando, Roosevelt quería demostrar a los estadounidenses que el gobierno democrático era la solución y no el problema. Con el riesgo del trumpismo todavía presente, el debilitamiento de las democracias en todo el mundo y el creciente poder de una China totalitaria, Biden está tratando de hacer lo mismo

17.05.2021 | 01:15
Biden y Roosevelt

JEFF Madrick, economista neoyorquino a quien conocí cuando preparaba su libro titulado The Case for Big Government (2009), tiene palabras de elogio hacia los planes de Joe Biden de inversión pública masiva para relanzar la economía de Estados Unidos a partir de este año 2021, en el que se espera que crezca al menos un 6%.

Al igual que Franklin Delano Roosevelt (FDR) durante la Gran Depresión, Biden ha asumido el cargo en un momento de crisis y ha tratado de utilizar esa crisis para redefinir el papel del gobierno en la economía. Pero FDR no buscó simplemente sacar a Estados Unidos de la Gran Depresión. Con el auge del fascismo en todo el mundo y la pérdida de confianza en el gobierno dentro de EE.UU., un coro creciente de voces de élite cuestionó si la democracia estadounidense estaba funcionando.

FDR quería demostrar que sí. El New Deal fue un nuevo contrato entre el gobierno y el público, incluidos los marginados. Se suponía que era una prueba o experimento para demostrar que un gobierno elegido democráticamente podía responder al "hombre olvidado" y construir un país mejor para todos. Los planes de Biden apuntan a abordar el mismo desafío: no solo "reconstruir mejor" después del coronavirus, como afirma uno de sus lemas, sino demostrar que la democracia todavía funciona y es un mecanismo de gobierno eficiente para mejorar la vida de la gente.

Biden percibe que Xi Jinping está "apostando a que la democracia no puede seguirle el ritmo". En casa, se enfrenta al legado de Donald Trump y el Partido Republicano, que han complacido a los nacionalistas blancos, han buscado dificultar el voto, han rechazado los resultados electorales y, en última instancia, han inspirado a sus partidarios a asaltar el Capitolio el 6 de enero. En su discurso en la sesión conjunta del Congreso el pasado 28 de abril, Biden fue muy claro: "Tenemos que demostrar que nuestro Gobierno todavía funciona y podemos cumplir con nuestra gente. En nuestros primeros 100 días, hemos actuado para restaurar la fe de la gente en la democracia".

Promocionó su mayor logro legislativo hasta el momento, un paquete de ayuda de 1,9 billones de dólares, y sus propuestas principales, un plan de empleo e infraestructura de 2 billones de dólares, y una inversión de 1,8 billones de dólares en familias, como un medio para ayudar directamente a las personas, pero también para reforzar la idea de que la democracia estadounidense –el Gobierno– funciona de forma eficiente.

Para Roosevelt, los programas de obras públicas tenían un propósito explícitamente político: restaurar la creencia de los estadounidenses de que el Gobierno trabajaba para ellos. Y la retórica de Biden sobre restaurar la confianza en Estados Unidos es un paralelo a las intenciones de Roosevelt. No sabemos aún si los esfuerzos de Biden funcionarán. Quizá la desconfianza estadounidense en el Gobierno está demasiado arraigada, después de caer en picado y permanecer baja desde Watergate y los fracasos de la Guerra de Vietnam. Quizás la polarización política sea simplemente demasiado poderosa en este momento.

Desde el principio, las prioridades legislativas de Biden se han orientado a abordar los problemas que afectan directamente la vida cotidiana de los estadounidenses. El primero es, obviamente, el covid-19. Cuando Biden asumió el cargo, Trump, quien a través de la Operación Warp Speed presidió el rápido desarrollo de las vacunas, había estropeado su lanzamiento inicial, enviando dosis a los estados pero brindando poca o ninguna orientación y apoyo sobre cómo distribuirlas realmente.

Cuando Biden prometió cambiar de rumbo, ofreció no solo un nuevo plan, sino una visión diferente del papel federal. La administración Trump había rechazado más ayuda federal; uno de los principales asesores de Trump incluso describió más apoyo a los estados como una "invasión" federal. El plan de Biden asumió un papel más importante para el Gobierno federal, argumentando que podría hacer el trabajo de manera efectiva. Hasta ahora, lo ha hecho: Estados Unidos pasó de alrededor de 2 millones de personas completamente vacunadas antes de que Biden asumiera el cargo a casi 220 millones en la actualidad.

Trump presionó a favor de cheques de 2.000$ para los estadounidenses, pero solo pudo conseguir cheques de 600$ debido a la resistencia de su propio partido a una suma mayor. El paquete de Biden incluye cheques de 1.400$ para todos los estadounidenses con ingresos anuales por debajo de 75.000$.

También incluyó políticas que apuntan a reducir la tasa de no asegurados en Estados Unidos mediante el subsidio de la atención médica, reducir la pobreza infantil con el primer subsidio infantil del país y ayudar a los desempleados a llegar a fin de mes con un aumento de 300$ a la semana a las prestaciones por desempleo. Todo eso se sumó a los proyectos de ley de estímulo de 2.2 billones de dólares y de 900.000 millones que el Congreso ya había aprobado bajo Trump.

La siguiente fase de la agenda de Biden son sus dos propuestas de "Reconstruir mejor". Esto incluye aspectos tradicionales de los programas de infraestructura (construcción de carreteras y puentes), pero también proyectos de energía renovable. Incluye también otros aspectos de la infraestructura, bajo una definición amplia del término, que llegan a lo que los expertos han llamado la "economía del cuidado": cuidado infantil y educación, desde el preescolar hasta la universidad.

Es un intento de abordar las partes de la economía que le han fallado a tantos estadounidenses en el último año de la pandemia, ya que muchos se vieron obligados a decidir entre sus carreras y su educación o cuidar de sus hijos y otros miembros de la familia. Esta tercera fase es el paralelo más cercano al New Deal. Con su Plan de Empleo Estadounidense y el Plan de Familias Estadounidenses, Biden promete construir la infraestructura necesaria y crear potencialmente millones de empleos.

El New Deal, de manera similar, tenía muchos programas directamente orientados a la recuperación económica, incluidas obras públicas y otros proyectos de infraestructura que ayudaron a emplear a millones de estadounidenses. A medida que la agenda de FDR ganó apoyo, el presidente aprovechó la confianza depositada en él para abordar las prioridades progresistas de largo impacto y, así, el Seguro Social surgió en el contexto del New Deal.

Había una crisis global de la democracia en 1933, el año en que Hitler llega al poder. Existía una sensación generalizada de que las instituciones democráticas habían fracasado. Para Roosevelt y los demócratas, el New Deal era una forma de restaurar la fe en la democracia.

La apuesta que está haciendo Biden es que el abandono del legado de FDR por parte de los demócratas desde la llegada del neoliberalismo en los años 80 del pasado siglo es precisamente lo que acabó dando lugar al trumpismo: al no abordar la creciente desigualdad económica, el colapso de los centros manufactureros, la lenta recuperación después de la Gran Recesión y la epidemia de opioides, el Gobierno federal no hizo sino promover la discordia y la indignación con el establishment democrático y con el Gobierno que favorecieron la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Al actuar con más valentía ahora, se piensa, Biden puede ayudar a revertir estas tendencias. Con el auge del fascismo acechando, FDR quería demostrar a los estadounidenses que el gobierno democrático era la solución y no el problema. Con el riesgo del trumpismo todavía presente, el debilitamiento de las democracias en todo el mundo y el creciente poder de una China totalitaria, Biden está tratando de hacer lo mismo. "Predigo que tus hijos o nietos van a estar haciendo su tesis doctoral sobre el tema de quién triunfó: ¿autocracia o democracia?", dijo Biden en una conferencia de prensa en marzo. "Porque eso es lo que está en juego".

* United States Fulbright Professional Ambassador, Massachusetts Institute of Technology, London School of Economics

noticias de deia