Tribuna abierta

Retos de la innovación sostenible

15.01.2021 | 01:02
Retos de la innovación sostenible

EL momento neo-keyneisano que surge en Occidente como reacción ante las terribles consecuencias socio-económicas de la pandemia de la covid-19 ofrece un escenario de inversión pública masiva en áreas estratégicas como el cambio climático, la digitalización, las infraestructuras y la innovación.

Respecto a esto último, los poderes públicos tienen una gran oportunidad para gestionar correctamente el desarrollo basado en distritos de innovación y evitar que replique los problemas que generó y genera el neoliberalismo urbano centrado en la construcción de megaproyectos.

Los innodistritos (distritos de innovación) deben diseñarse para mitigar los impactos ambientales. Alcanzar niveles aceptables de sostenibilidad ambiental ha de ser una prioridad para los planeadores, líderes políticos y empresariales y otros stakeholders.

Los objetivos de desarrollo económico y regeneración urbana son evidentes en los innodistritos. De hecho, Read y Sanderford nos dicen que los aspectos económicos son percibidos por los stakeholders en innodistritos como los únicos relevantes para asegurar el éxito del proyecto.

Sin embargo, la consecución de la sostenibilidad medioambiental o los objetivos económicos no garantizan por sí mismos la sostenibilidad de un innodistrito, un objetivo que debe perseguirse de forma integral. Una forma de hacerlo es utilizar la vieja noción de "factores múltiples de éxito" propuesta por Grunert y Ellegaard.

Se trata de monitorizar los proyectos y sus impactos en diferentes estadios o fases utilizando múltiples criterios para poder evaluar plenamente la evolución del desempeño. Pero no concibiendo el innodistrito como un artefacto técnico sometido exclusivamente a la lógica de la competitividad económica sino teniendo en cuenta la primacía de los factores políticos estratégicos para poder conseguir las metas del proyecto.

Debido a la naturaleza política en los procesos de asignación de recursos e de interacción entre los diferentes stakeholders, se requieren soluciones de gobernanza innovadoras que alineen los intereses de las diferentes partes interesadas en un entorno complejo y cambiante con una gran cantidad de actores clave.

En mi trabajo sobre las interrelaciones entre innovación, sostenibilidad y competitividad, he propuesto analizar (y planificar) los innodistritos teniendo en cuenta la capacidad, la suficiencia, la resiliencia, la diversidad y el equilibrio de su ecosistema urbano.

Aquí la sostenibilidad es un proceso complejo (un ensamblaje de componentes diversos e interdependientes) y orgánico que incluye el medio ambiente, la economía y la comunidad: la forma y la eficiencia (factores ambientales en el diseño, la arquitectura, la ingeniería y la construcción), así como la política (planes y prácticas urbanas que apuntan explícitamente a mantener y mejorar el entorno social) y el bienestar económico y material de los ciudadanos.

Hay una serie de requisitos que deben cumplirse para lograr innodistritos sostenibles: (1) sostenibilidad ambiental (infraestructura sostenible y zonas de desarrollo sostenible); (2) sostenibilidad en el diseño y la planificación; (3) sostenibilidad en la gestión; (4) sostenibilidad institucional; y (5) sostenibilidad socioeconómica.

Sostenibilidad ambiental A medida que las ciudades y los países ascienden en la escala de valor industrial en high tech y amplían su sector de servicios para satisfacer la creciente demanda interna, la calidad ambiental se convierte en un elemento central para lograr un crecimiento económico sostenible. Los residentes urbanos en los mercados más sofisticados ya están poniendo una prima sustancial al precio del entorno urbano de alta calidad, un requisito cada vez más necesario para atraer trabajadores altamente cualificados.

La gestión de las infraestructuras tiende a ser integrada, incluyendo los subsistemas de energía, transporte y agua. Aprovechar las sinergias potenciales entre subsistemas requerirá tecnología para información en tiempo real, precios de conservación y gestión de la demanda. Los gobiernos pueden redoblar su compromiso con la sostenibilidad ambiental si continúan persiguiendo objetivos agresivos de conservación de recursos y productividad económica y respaldan esos esfuerzos con fondos para inversiones en infraestructura.

Planificación y diseño sostenible La planificación de los distritos debe estar orientada hacia metas socialmente inclusivas y de cohesión y asegurar el desarrollo sostenible en lugar de centrarse exclusivamente en el crecimiento y la competitividad. La planificación financiera debe evitar tanto los sesgos optimistas como la tergiversación estratégica (strategic misrepresentation) de costos y beneficios. Es bueno que existan cláusulas que garanticen una distribución justa de los beneficios para la comunidad en general.

En el proceso de diseño, los elementos contextuales que hacen referencia a la historia y la cultura local deberían ser factores importantes para interpretar los estilos arquitectónicos y asignar un significado específico (local, regional, nacional, global) a las prácticas arquitectónicas utilizadas para construir innodistritos y hacerlos visibles.

Gestión sostenible La gestión de innodistritos ha de procurar evitar el "sesgo de exclusividad" entre planificadores y gestores, que tienden a ver sus proyectos como únicos, lo que les impide aprender de otros proyectos. A menudo existe un compromiso excesivo con un determinado concepto de proyecto en una etapa temprana, lo que resulta en un "bloqueo" o "captura", que hace que el análisis de alternativas sea poco probable y conduce a compromisos ad hoc en etapas posteriores.

Podemos añadir que la planificación y la gestión de los distritos de innovación, y sus componentes de sostenibilidad, no obedecen a las reglas de un mundo newtoniano determinista de causa, efecto y control. Los presupuestos y las prioridades estratégicas deben tener en cuenta la naturaleza compleja, incierta, indeterminada, incompleta e indecidible del desarrollo socioeconómico.

Sostenibilidad institucional Al estudiar los innodistritos en relación con las coaliciones de crecimiento urbano, podemos preguntarnos si la forma de desarrollo que representan estos grandes proyectos simplemente legitima esos intereses comerciales y de crecimiento. O bien si este fenómeno se puede analizar desde el prisma de la función que cumplen los actores y agencias estatales en la reestructuración y la regeneración urbanas.

Además de las coaliciones de crecimiento, la gobernanza de los distritos de innovación debe tener en cuenta a muchas otras partes interesadas (stakeholders) para garantizar la sostenibilidad institucional. No hay espacio en este artículo para desarrollar adecuadamente este argumento, pero mencionaré los siguientes aspectos que deberían ser tenidos en cuenta: (1) el papel de la sociedad civil; (2) el papel del contexto, la historia y la cultura locales; (3) la importancia de mantener la variedad y la diversidad urbanas; (4) la importancia de la integración local de los innodistritos; (5) el papel del espacio público; (6) el papel de los profesionales del diseño urbano.

Sostenibilidad socioeconómica Paradójicamente, la integración de las múltiples escalas de acción socioeconómica ha venido acompañada de una tendencia a dotar a los innodistritos en muchas ciudades de sus propias herramientas estratégicas de ordenación y gestión del territorio. Ello ha hecho de la alineación de los objetivos de esos distritos con las políticas supra-regionales y transnacionales una necesidad. Sería deseable que surjan nuevos acuerdos de co-gobernanza entre niveles administrativos, vitales para la implementación efectiva de políticas estratégicas.

Los innodistritos, generalmente planificados como catalizadores del desarrollo y la regeneración urbanos, pueden integrarse en el nivel supra-regional como herramientas para promover políticas de sostenibilidad coordinadas, de mayor alcance y potencialmente más eficaces.

El resultado, en efecto, puede ser una optimización de los resultados de las políticas sostenibles debido a los efectos sinérgicos y multiplicadores. Los esfuerzos de investigación y análisis sobre los distritos de innovación deberían tener en cuenta las interacciones sinérgicas dentro de los ecosistemas de innovación y entre estos ecosistemas y sus entornos externos.

Necesitamos una mejor comprensión de las formas en que las políticas urbanas pueden fomentar distritos de innovación sostenibles. Deben evitarse los desequilibrios del desarrollo inmobiliario asociados al despliegue territorial de la ciencia, la tecnología y la economía del conocimiento.

Desde esta perspectiva, una pregunta clave para la investigación futura sería cómo planificar y construir innodistritos que fomenten simultáneamente tanto la sostenibilidad compleja como la competitividad, de un modo integrador y cohesivo que verdaderamente facilite y promueva ideales y prácticas de prosperidad compartida.

* US Fulbright Specialist, Senior Research Scholar en el MIT y Visiting Professor en London School of Economic