Editorial

La Selectividad como excusa

Tras el cuestionamiento político por PP y C’s del actual formato de la Evaluación de Acceso a la Universidad subyace en realidad la pretensión de configurar un sistema educativo estatal y uniforme

09.02.2020 | 05:21

EL debate público abierto esta semana en torno a la Evaluación de Bachillerato para Acceso a la Universidad (EBAU), más conocida como Selectividad, en torno a sus grados de dificultad y nivel de homogeneidad es recurrente en su oportunismo, que le hace coincidir anualmente con la realización del examen, en esta ocasión por cerca de 300.000 estudiantes en el Estado, 11.493 en Euskadi, y las quejas, habituales y no siempre fundadas, respecto a la exigencia de la prueba en alguna materia, este año Matemáticas. Y es por tanto oportunista la reacción al mismo por parte de los dos partidos políticos, PP y Ciudadanos, que han presentado una proposición no de ley cuya única virtualidad es, en el fondo, la de arrogarse la representación de dichas quejas mediante el traslado del debate al Congreso, especialmente si el gobierno, este en funciones, ya ha anunciado la creación de un grupo técnico de trabajo para analizar las posibles incidencias en las distintas pruebas. Sin embargo, en el cuestionamiento por PP y C's del actual formato de la EBAU, que también ha sido verbalizado por representantes de algunos gobiernos de CC.AA. todavía gobernadas por el PP, entre ellos el presidente gallego Alberto Núñez Feijoó, subyace en realidad la nunca disimulada pretensión de la derecha española de configurar un sistema educativo uniforme -que en ningún modo se contempla en el art. 27 de la Constitución- mediante la instauración de un currículo único y general obviando tanto la diversidad cultural y lingüística como las disposiciones del Capítulo III del texto constitucional y en consecuencia y en el caso de Euskadi el art. 16 del Estatuto de Gernika que en virtud de la Disposición Adicional Primera señala como competencia vasca "la enseñanza en toda su extensión". Es tan notorio el oportunismo y la utilización ideológica del debate con el único interés de recentralizar la educación que quienes denuncian presuntas diferencias significativas entre comunidades no pueden apoyarse con objetividad y rigor en un análisis de la realidad de los variables resultados de la Selectividad ni integran en su propuesta las diferencias, estas sí evidentes y en casos discriminatorias, en la posibilidad de acceder a uno u otro grado en virtud de la universidad, de la comunidad en que se asienta y de los efectos de la demanda de plazas en las notas de acceso.