Telele

‘Fleabag’, qué locura

09.02.2020 | 16:51
Columnista José Ramón Blázquez.

SORPRESA del año. Los Oscar de la televisión, los premios Emmy, han catapultado a la fama a Fleabag como mejor comedia, además de proclamar como mejor actriz a Phoebe Waller-Bridge, a su vez creadora de la serie. Con sus cuatro galardones ha ensombrecido a Juego de Tronos. Es uno de los primeros triunfos de Amazon Prime frente a -bendita competencia- HBO y Netflix. ¿Y qué tiene de particular este serial del que todos hablan y solo conocían en Gran Bretaña? Unos dicen que es una versión macarra de Bridget Jones, aquella pobre chica que encarnaba Renée Zellweger, romántica, gordita, con poco éxito entre los hombres y al borde de los cuarenta; pero a Fleabag le sobran amantes y no tiene problemas de obesidad, acaso necesita una rinoplastia. Le veo más cerca de Ignatius J. Reilly. Hace siglos que no reía a carcajadas y disfrutaba de una ficción tan condenadamente surrealista, con diálogos geniales y situaciones disparatadas. Fleabag, un nombre que nunca se cita, es intraducible. Puede significar bolsa de pulgas, saco de mierda, de mala muerte, piojosa?; pero es una deformación de Phoebe. Su personaje y su autora, fusionados en uno, aman la provocación como método artístico. Fleabag, que se dirige al espectador y le reporta lo que va a ocurrir, es una calamidad absoluta, superviviente, posfeminista, ladrona, grosera, adicta al apareamiento, se masturba contemplando a Obama, gestiona una cafetería diminuta, su socia se suicida por su culpa, su padre la envía al psicólogo y su hermana y cuñado le temen por su tendencia a ocasionar desastres. Hasta que se enamora de un cura católico malhablado. El acabose. En esta historia, de 30 minutos el capítulo, todos están locos de remate y la mayoría son alcohólicos. Y por eso, como en la vida misma, adosada a la risa se siente la tristeza: el dulce sabor de la amargura.