El bombín roto

La fiesta que viene

30.09.2021 | 00:56
La fiesta que viene

EL fútbol era una fiesta, ¿se acuerdan? Era la tierra de encuentro entre la gente allegada y más allá aún, entre los pueblos que se daban cita sobre el césped. No olviden que también fue infierno cuando se acercaban a esos días alegres los pájaros de mal agüero que aprovechaban la tierra fértil para sembrar la semilla de odio. Cada vez eran menos pero ahí estaban, emboscados como malhechores a la espera de su víctima.

El fútbol era la verbena de los domingos (dicho sea sin segundas...) y el pan nuestro de cada fin de semana; el bocadillo y la bota en común y el abrazo a esa persona desconocida que se alegraba como tú, por un gol de los tuyos. El fútbol era una bandera que conquistaba sin sangre y el escudo que lucir en el pecho con orgullo y sin violencia, como una escarapela distinguida.

El fútbol eran las vísperas emocionadas y los días después entusiastas o enrrabietados, según fuese el día; las cervezas de antes y la escusa para verse y para encontrarse. El fútbol era una parábola que te hacía llorar y una cantada que también, aunque fuesen distintos los llantos. El fútbol éramos la tribu alrededor de la hoguera y parace que ya regresa. A San Mamés le han pedido que prolongue la espera, que no se corran riesgos al juntarnos de nuevo. Esperaremos pero, no lo duden, el día que se pueda será... ¡morrocotudo!

noticias de deia