Se es antifascista en todo momento y lugar o no se es

Frente al fascismo no cabe la equidistancia ni los "sí, pero...". Tampoco hay hueco a estas alturas para el "no los vimos venir", ni tiempo para escuchar la versión de la extrema derecha

27.04.2021 | 08:23
Se es antifascista en todo momento y lugar o no se es

Iglesias dice la verdad


Pablo Iglesias dice la verdad cuando afirma, como hizo en una entrevista en la SER después de abandonar el debate ante la desfachatez de Rocío Monasterio, que " el fascismo forma parte del proyecto Ayuso", porque la del PP tiene claro, como lo tenemos todos, que pretende sacar los votos que le faltan para la mayoría absoluta y ser investida presidenta de los escaños de Vox. Y todos sabemos, como lo sabe también Ayuso, que la extrema derecha no regala nada. Así que en el programa de gobierno del próximo ejecutivo de Ayuso si sale elegida entrarán propuestas y apuestas de Vox, las disfrace como suyas o no.

Son lo que son



El pasado fin de semana un texto en El País de Juan José Millás sobre Rocío Monasterio fue muy comentado en Twitter por la finura con la que el escritor trazaba a la candidata, y por cómo escoció a los fachas y sus colaboracionistas. En Twitter, César Rendueles también definió muy bien quiénes son estos nuevos fascistas a los que hacemos frente: "Hay quien cree que exageramos con Vox, que esto es una pelea entre radicales. No: simplemente los conocemos. Son los skins que daban palizas, los pagafantas pijos que les animaban, los franquistas de comisaría, los ultras de estadio, los homófobos y machistas militantes".



Ni equidistancia ni gaitas



Eric Alterman en The Nation nos regaló en su día un titular que resume muy bien la batalla que libramos en este mundo hiperconectado: "You don't have to publish both sides when one side is fascism" ("No tienes que publicar las dos versiones cuando una es la del fascismo"). El texto, de 2020, va sobre Trump y los grandes medios, pero su esencia está hoy plenamente vigente. Enrique Lavigne fue quien recuperó el artículo en Twitter hace un par de días. Ayer, la ministra Maroto recibió una carta con una navaja manchada de lo que podría ser sangre. Karl Popper tenía claro cómo tratar a los nazis. Sigamos su ejemplo.



Hay que dejarlo claro. También aquí



Ricardo J. G. dejaba claro también en Twitter una sentencia que todos tenemos que grabar en nuestros cerebros: "Pues claro que somos moralmente superiores a ti, amigo de los nazis. Faltaría más". Una sentencia que, además, es perfectamente aplicable en Euskadi, donde hemos tenido que convivir con una banda fascistas que mataba a quien pensaba diferente y, ahora, tenemos que convivir con quienes quieren que lo olvidemos y quienes, a cambio de un escaño, se pasan el día con la lejía, a ver si blanquean algo. Pero, no, en todos los sitios hay dos bandos muy claros: la escoria fascista y las personas.



No, no ayudó



Nos enfrentamos en el mundo a la extrema derecha de verdad, la heredera de los nazis que cometieron las mayores barbaridades, la heredera del franquismo que siempre estuvo ahí pero ahora se muestra empoderado y orgulloso. Y parece que a algunos les cuesta distinguirla. Sin duda, en nada ha ayudado que durante años el término "fascista" o "facha" se usara con despreocupación y abundancia. En ocasiones hasta por quienes ejercían o defendían un verdadero fascismo en Euskadi. Lo que tuvimos que aguantar. Pero la culpa sigue siendo de quienes no distinguen un fascista de un demócrata. Allí y, una vez más, aquí.


Blogs de Deia
Foros Deia
noticias de deia