Lakua pide un cambio legal para abaratar la energía a la industria

Trabajará con las empresas de gran consumo eléctrico para paliar el diferencial de precios con Alemania y Francia

04.03.2021 | 00:48

El Gobierno vasco trabajará con varias empresas con plantas en Euskadi que utilizan mucha energía eléctrica en sus procesos industriales para elaborar una propuesta que permita modificar la actual normativa estatal y reducir los costes de la energía en la industria electrointensiva ya que con los actuales precios de la electricidad existentes España pierde competitividad respecto a países como Francia y Alemania.

En concreto, el Ejecutivo vasco solicitará la revisión de la normativa estatal para evitar que siga dañando la competitividad de la industria electrointensiva, según comunicó ayer la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, tras reunirse con representantes del sector de la industria electrointensiva del País Vasco para analizar los efectos en las empresa de las últimas propuestas normativas del Gobierno español.

Al encuentro, –en el que participaron el viceconsejero de Industria, Javier Zarraonandia, y el director general del EVE, Iñigo Ansola–, asistieron representantes de las principales compañías fabriles de Euskadi: Arcelor Mittal, Petronor, Sidenor, Nervacero, Papresa, Papelera Guipuzcoana de Zikuñaga, Smurfit Kappa Nervión, Tubos Reunidos, Electroquimica de Hernani, Aludium, Vidrala, Fundiciones Wind Energy Casting, Vicrila; Befesa Zinc Aser, Tubacex, Olarra y MCC.

Según fuentes de Lakua, se acordó analizar detenidamente la actual normativa y preparar una propuesta de posibles modificaciones y/o propuestas de compensación a la industria, que serán remitidas al Ministerio de Transición Ecológica español.

Arantxa Tapia afirmó que el Gobierno vasco cree en una política energética integrada en la política industrial, que haga competitiva en costes energéticos a la industria, fomentando el ahorro y gestión de la demanda de energía en el sector, impulsando el aprovechamiento de las renovables, y respaldando un marco normativo que proteja la competitividad empresarial.