Fusión bancaria

¿Cómo puede afectar a los clientes la fusión de Bankia y Caixabank?

Qué pasa con las cuentas, las hipotecas, los planes de pensiones: respondemos a todas las dudas

04.09.2020 | 11:55
Una persona pasa por delante de una oficina de Bankia.

La fusión de CaixaBank y Bankia dará lugar al mayor banco del Estado. La unión de ambas entidades supondrá unos activos totales de 664.027 millones de euros, al sumar los 445.572 millones del banco catalán y los 218.455 millones de Bankia.

Los Consejos de ambas entidades han dado luz verde a la fusión, y son muchos los clientes que se preguntan cómo les afectará esta operación. A continuación respondemos a algunas de las dudas más frecuentes.

¿Qué pasaría con mis cuentas bancarias?


Depende de si uno de los dos bancos se integra en el otro de forma total o si acuerdan una fusión de partes equivalentes. "De producirse el primer escenario, lo más probable es que las condiciones actuales de las cuentas del banco absorbido se mantengan por un tiempo. Eso implicaría que tanto el IBAN de la cuenta bancaria como las tarjetas de débito asociadas a la cuenta se mantendrán intactos", explica Sergi Abellán, experto financiero de HelpMyCash.

Sin embargo esto puede llegar a ser una "medida temporal hasta que la fusión se complete y los clientes se hayan adaptado a la nueva situación. Entonces, es posible que el IBAN cambie, en cuyo caso, el banco avisaría con antelación para notificar el cambio".

¿Qué sucederá con mis domiciliaciones?


Se mantendrían intactos. "En este caso sería el banco resultante de la fusión o el banco que ha absorbido al otro quien se ocupe de las gestiones de domiciliación. El cliente no deberá de preocuparse por las domiciliaciones existentes. Sin embargo, sí deberá facilitar el nuevo IBAN para los nuevos pagos y avisar a su empresa del cambio de IBAN para la domiciliación de la nómina", señala Abellán.

¿Pueden cambiar las condiciones de mi cuenta?


Sí. Legalmente el banco tiene la potestad de modificar las condiciones de una cuenta "cuando lo considere oportuno, pero siempre debe avisar con un mínimo de 2 meses de antelación".

¿Qué pasaría con mi hipoteca?


En principio, el contrato se mantendría sin cambios. "Las condiciones serán las mismas que antes: el plazo, el tipo de interés, los productos adicionales para bonificarlo, las comisiones, etc. Además, hay que destacar que no correremos ningún riesgo de perder la vivienda a no ser que haya impagos, lógicamente", aclara Sergi Abellán.

En cambio sí podrían modificarse las condiciones de los productos para conseguir la bonificación "si no aparecen fijadas en la escritura de la hipoteca o en el contrato del propio servicio. Por ejemplo, las primas de los seguros anuales podrían encarecerse o abaratarse, se podrían incluir nuevas comisiones en la tarjeta tras la renovación€".

Respecto a la cuenta para pagar las cuotas de la hipoteca, "si la utilizamos única y exclusivamente para este fin, su comisión de mantenimiento será siempre la establecida en la escritura hipotecaria. En caso de que usemos otra cuenta para abonar las mensualidades (una cuenta nómina, por ejemplo), sus condiciones sí podrían cambiar tras la fusión, aunque nos lo tendrán que comunicar".

¿Qué pasaría con mis préstamos personales?


Se respetará el contrato firmado, ya que se trata de un contrato definido en el tiempo. Aquí hay que tener en cuenta que si el préstamo personal tenía vinculación y esta vinculación no tiene sus condiciones en el contrato del crédito al consumo, "sí que podrían variar sus condiciones, aunque todavía ninguna de las entidades se ha pronunciado sobre cambios en el resto de productos".

¿Qué pasaría con mis tarjetas de crédito?


En este caso se podrían producir cambios en las condiciones. "Si somos clientes de Bankia y Caixabank absorbe su marca comercial, entonces es muy probable que las condiciones de nuestras tarjetas de crédito cambien y es probable que la nueva entidad nos envíe una nueva tarjeta con un número de cuenta asociado al nuevo banco. En cambio, si las marcas se mantienen o somos clientes de Caixabank, no debería haber cambios de condiciones asociados a la fusión de las entidades", comenta Abellán.

En cualquier caso, el banco deberá informarnos de cualquier cambio en las condiciones de cualquier producto con un mínimo de dos meses de antelación.

Estoy reclamando por mi tarjeta 'revolving', ¿podré mantener la reclamación?


La fusión no afectará a este tipo de reclamaciones.

¿Qué pasaría con las oficinas?


Ante el posible cierre de oficinas, el experto de HelpMyCash indica que tanto CaixaBank como Bankia "son dos de las entidades con más oficinas y cajeros" tienen en todo el Estado. En una absorción, lo más probable es que los cajeros de la entidad absorbida "empiecen a desaparecer con el tiempo. Sin embargo, este proceso puede llevar años".