La mayoría de las empresas vizcainas cree que la crisis durará un año o más

El 38% de las compañías tiene ya problemas de liquidez y un 13,5% prevé reducir en más de un 25% su plantilla

03.05.2020 | 00:22
El comercio vizcaino se mantiene a flote gracias a los negocios esenciales como la alimentación.

Bilbao – La huella que va a dejar la pandemia del coronavirus en la economía será muy profunda y dos de cada tres empresas vizcainas estima que la crisis durará un año o más. De cumplirse esas expectativas, no solo se perdería lo que resta de curso –algo que ya ha interiorizado gran parte del tejido productivo–, quedaría limitada en gran medida la recuperación prevista para 2021, que es el punto de partida para volver a la casilla previa al covid-19 lo antes posible.

Esa es la conclusión principal en la que coinciden dos encuestas elaboradas a finales de abril por la Cámara de Comercio de Bilbao y la patronal de Bizkaia, Cebek. En el primer sondeo, entre los más pesimistas, un tercio de las compañías considera que la recuperación total no se producirá hasta 2022. Pero además un 17% de las firmas teme que, en mayor o menor medida, la crisis se enquistará y generará un entorno distinto en el sistema productivo.

Según la encuesta de Cebek, el 23% de las sociedades mercantiles estima que la recuperación definitiva se producirá en dos años y en el espectro más optimista, un 21% considera que la salida de la crisis será una realidad en seis meses.

Ambos sondeos, realizados a finales de abril, ya reflejan los efectos de la tormenta perfecta del virus sobre la actividad empresarial. El confinamiento, el cierre del comercio no esencial y de la hostelería, las restricciones en la actividad industrial y la construcción o la avalancha de expedientes de regulación temporal de empleo están haciendo mella. Y las consecuencias son un bloqueo del consumo, la caída de generalizada de la producción y la escasez de suministros para gran parte de las empresas.

Ante este escenario, según la encuesta de Cámara Bilbao un 38% de las compañías vizcainas tienen en estos momentos problemas de liquidez y otro 41% prevé sufrirlos antes de que pase la crisis generada por la pandemia. Asimismo, un 53,9% afirma que registrará un incremento de morosidad por parte de sus clientes. A la hora de superar el escenario actual, casi un 83% de los encuestados considera que el principal factor determinante para la salir de la crisis pasa por la activación de la economía a nivel local.

La esperanza está por tanto puesta en el ritmo de la reactivación de la economía vasca. En definitiva está ligado a cómo respondan las empresas y los consumidores a los nuevos espacios de actividad que genera la desescalada. Para Cámara Bilbao, la magnitud del impacto económico dependerá de cómo evolucione la enfermedad y sus consecuencias socioeconómicas y, por eso, considera que "la prioridad de la política económica y fiscal debe centrarse en la recuperación, en proteger el empleo y evitar que las empresas cierren por falta de liquidez".

Adaptación a las comunidades
 

El resultado del sondeo de Cebek, coincide en la necesidad de recuperar ya gradualmente la actividad económica para amortiguar el daño. Y esa vuelta a la normalidad debe adaptarse a las características de la estructura económica de cada territorio y, por tanto, atender a las demandas de los gobiernos y patronales de cada comunidad.

En este sentido más de la mitad de las empresas de Bizkaia ya ha diseñado un plan específico hacia la normalización, lo que implícitamente denota que están preparadas para afrontar la nueva fase de reactivación de la economía. El resto, posiblemente, se encuentra en estos momentos trabajando por su supervivencia, maniobrando para evitar el cierre de su negocio. Para cualquiera de esas dos opciones, la clave es contar con recursos financieros y el 42% ha solicitado o piensa solicitar avales y ayudas públicas, o ambas. La mitad de las empresas consultadas por Cebek tiene problemas de liquidez.

En lo relativo al empleo, en la encuesta de la patronal se percibe el efecto de los ERTE, que han permitido salvar decenas de decenas de miles de puestos de trabajo. Así un 63% de los empresarios no contempla realizar despidos. Volviendo a la encuesta de la Cámara de Comercio, un 60,8% de las compañías no tiene previsto variar la dimensión de su plantilla por la crisis sanitaria, en cambio un 13,5% prevé reducirla en más del 25%.

En general las empresas vizcainas destacan su respuesta a las exigencias de seguridad para evitar el contagio en los centros de trabajo y se consideran mayoritariamente preparadas para iniciar la desescalada.

En el sondeo de la Cámara, más allá de ese 82,6% de las empresas y profesionales autónomos de Bizkaia que considera que la clave más importante para la salida de la crisis es reactivar la economía más cercana, un 79,6% apunta a las ayudas del estado y 76,8% cree necesaria una respuesta unificada a nivel europeo.

preocupación e incertidumbre
 

Para el conjunto empresarial de Bizkaia el indicador del nivel de preocupación por el impacto del covid-19 alcanza 8,8 para un máximo de 10, según Cámara Bilbao. Los sectores de hostelería, restauración y alojamiento, y el comercio y reparación con prohibición de abrir, registran los valores más altos, 9,8 y 9,4 puntos, respectivamente. Por el contrario, los niveles más bajos, con todo muy elevados, corresponden al sector primario (7,9) y al comercio y reparación sin prohibición de abrir (8,1).

Un 78,6% de los negocios encuestados afirma que la pandemia ha supuesto una disminución de los ingresos superior al 20%, para una de cada cuatro empresas ha sido de entre el 50% y el 75% y para un 15,8% supera el 75%. Incluso un 5,7% indica que la reducción de ingresos implica un cese de la actividad económica. Este descenso de los ingresos viene determinado principalmente por la imposibilidad de llevar a cabo la actividad (57%), el cierre por obligación legal (56,2%) y la falta de demanda (54,5%).

También en este contexto, tres de cada cuatro negocios de Bizkaia (77,6%) se han visto afectado "negativa o muy negativamente" por el cierre obligatorio de las actividades no esenciales. Por otra parte, un 33,5% ha visto como la crisis del covid-19 repercutía negativamente en su posición competitiva, aunque un 61,2% considera que mantiene su posición y únicamente un 5,2% opina que la ha mejorado. Las expectativas de negocio son negativas para el 75% de los encuestados por la Cámara. Antes del coronavirus, un 71,3% tenía previsiones favorables.

 

Apuesta por la I+D. Un 17,3% de los establecimientos de Bizkaia de 10 o más empleados realizó en 2018 gastos en actuaciones relacionadas con la innovación, según los datos de Barrixe-Observatorio de la Innovación de Bizkaia dados a conocer ayer por la Cámara de Comercio. Los datos de la encuesta indican que la cooperación es una buena herramienta para las actividades innovadoras. Así, un 12,4% de los establecimientos que innova ha firmado acuerdos de cooperación sobre actividades de I+D e innovación con otras compañías o instituciones. Las empresas se apoyan en la financiación de las administraciones y casi la mitad tuvieron respaldo público.

noticias de deia