Six cerrará tras el verano la compra de la Bolsa de Bilbao

El mercado suizo refuerza el interés por BME y acelera el diálogo con Madrid

21.02.2020 | 06:15
Six, la sociedad que controla la Bolsa de Zúrich, quiere comprar las bolsas del Estado.

Zurich - Six, la gestora de la Bolsa de Suiza, confía en materializar después del verano la compra de Bolsas y Mercados Españoles (BME), que engloba el Ibex y el mercado continuo, así como la Bolsa de Bilbao. El CEO de Six, Jos Dijsselhof, aseguró ayer que la operación es "beneficiosa" para las dos compañías y que tiene los "dedos cruzados" para que el proceso cristalice.

Dijsselhof hizo estas declaraciones en un encuentro con periodistas en la sede de Six en Zúrich. Fue la carta de presentación de la compañía Suiza para la prensa estatal, pero también un gesto con el que se intenta reforzar la compra. El interés de la compañía helvética es firme y por ello mantiene abiertos canales de comunicación con el Gobierno español de cara a facilitar la operación, aclarando "detalles técnicos" y "escuchando" al Ministerio de Asuntos Económicos para dar respuesta a sus posibles reticencias.

De momento, el equipo de Djsselhof no ha percibido ninguna reserva. Lo cierto es que Six ha puesto toda la maquinaria en marcha para llegar a la meta y ni siquiera la tasa Tobin recientemente aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez le ha hecho cambiar el paso.

BME es la plataforma desde la que la Bolsa suiza quiere aumentar su presencia en la Unión Europa, hasta convertirse en el tercer mercado financiero del viejo continente. También es un trampolín para expandirse por Latinoamérica a través de Latibex, un mercado de valores latinoamericanos que tiene su sede en Madrid.

La oferta de la Bolsa helvética, presentada a finales de noviembre a través de una OPA amistosa, es de 34 euros por acción, lo que situaría la operación por encima de los 2.840 millones de euros. Algunos analistas dan por segura una contraopa de Euronext, con sede en Ámsterdam y fruto de la fusión de las bolsas holandesa, francesa y belga.

La clave está en si el grupo francoholandés tendrá músculo financiero suficiente para superar la oferta de Six o si apelará a razones de índole técnicas y casi políticas, como el hecho de que el mercado suizo está fuera del sistema de equivalencia bursátil europeo, lo que complica sobre el papel la negociación de los valores suizos.

A la espera de que el Ministerio autorice la operación, Six se ha comprometido a conservar las marcas de BME, las sedes (Madrid, Bilbao, Valencia y Barcelona) y la estrategia actual durante cuatro años, pero no descarta ampliar ese periodo de blindaje del actual esquema si con ello facilita el visto bueno del Ejecutivo central.

Tras el visto bueno de Competencia, Six está acelerando el diálogo con Madrid y confía en tener su visto bueno los próximos meses de modo que la operación se pueda lanzar en mayo y se formalice después del verano. Nacería en ese caso el tercer mercado financiero de Europa, tras Londres y Euronext, y el décimo del mundo. La OPA de Six está dirigida al 100% del capital de la Bolsa española para alcanzar una participación de control (el 50% más una acción).

Jos Dijsselhof aseguró que Six "necesitaba pasar a la acción" y no podía quedarse "a la espera" en un sector financiero con grandes oportunidades de crecimiento.