fabricación aditiva

La fabricación 3D llega a la gran serie aeronáutica vasca

ITP elabora las primeras piezas para turbinas de avión por fabricación aditiva

09.02.2020 | 15:07
Pieza fabricada por ITP Aero mediante fabricación aditiva.Foto: ITP

ITP elabora las primeras piezas para turbinas de avión por fabricación aditiva

BILBAO - La fabricación aditiva o la impresión 3D es ya una realidad a nivel industrial, según señalan desde la asociación sectorial vasca Addimat. Y la compañía vasca ITP Aero ha sido una de las primeras al incorporar a los procesos de fabricación en serie esta tecnología para producir componentes de motores para el sector aeronáutico.

Esta tecnología de fabricación aditiva, según fuentes del sector de máquina herramienta, permite hacer diseños geométricos mucho más complejos con total libertad de forma mucho más sencilla que mediante el mecanizado tradicional, reduce el tiempo de acceso al mercado y abarata costes.

En este sentido, la compañía vasca ITP Aero, controlada por la británica Rolls & Royce, ya está produciendo los primeros componentes aeronáuticos fabricados internamente con tecnología aditiva. En concreto las piezas forman parte de la primera turbina que fue entregada en junio.

Motor de Airbus Según ITP Aero la compañía utiliza la fabricación aditiva para dos componentes diferentes, por un lado, los segmentos de la turbina de baja presión del motor Trent XWB-84 de Rolls-Royce para el avión Airbus A350, y los álabes del TEC (Turbine Exhaust Case) del motor TP400 que equipa al avión de transporte militar Airbus A400M.

La empresa aeronáutica vasca que ha utilizado criterios de diseño propios estima que con la nueva tecnología de fabricación puede conseguir un ahorro de costes "relevante" y una reducción de hasta el 40% del peso de los componentes. Y este factor es clave en la industria aeronáutica porque a menos peso menos consumo de combustible y por lo tanto menos costes de operación para las aerolíneas que utilizan los aviones con este tipo de piezas.

La primera turbina que incluye segmentos en estado de desarrollo fabricados mediante fabricación aditiva fue entregada en junio a Rolls-Royce en Derby (Gran Bretaña) para su montaje en el motor Rolls-Royce Trent XWB-84.

Como siempre ocurre en la industria aeronáutica que tiene los más altos estándares de calidad, los segmentos serán debidamente testados, validados y certificados con vistas a su incorporación a motores en producción. Los segmentos son componentes ubicados entre los álabes rotatorios y la carcasa de la turbina, y su función se centra en minimizar el flujo de aire que pasa entre ambos.

En serie en 2020 Según ITP Aero, la fase de diseño de los álabes del TEC del motor TP400 está en desarrollo, con vistas a su validación y estandarización en el año 2020. La citada pieza está situado al final del motor y cumple una función clave al ser uno de los dos puntos de anclaje al ala del avión. El TEC es un módulo sometido a temperaturas de hasta 600 grados que canaliza el aire que expulsa el motor. Se calcula que la producción con tecnología aditiva a nivel industrial de este componente esté operativa para 2021. La tecnología de fabricación aditiva utilizada para estos componentes es el método de fusión selectiva por láser.

noticias de deia