construcción asequible

El cambio de legislación y el limbo político frenan la venta de vivienda

El economista Borja Mateo augura que el precio seguirá subiendo, pero no cree que “sea sostenible mucho más”

09.02.2020 | 12:10
La venta de vivienda en Euskadi se ha reducido un 6,1% en el mes de junio.Foto: Oskar González

 Borja Mateo augura que el precio seguirá subiendo, pero no cree que “sea sostenible mucho más”

bilbao - La primera mitad de 2019 ha traído consigo un pronunciado descenso de la venta de vivienda, tanto en Euskadi como en el conjunto del Estado. Según los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) el mes de junio se ha cerrado con un descenso del 6,1% en la compraventa de vivienda respecto al mismo mes del año pasado. En el Estado el descenso ha sido del 9%. En España el descenso de la compraventa ha sido especialmente acusado, ya que en junio se ha vendido un 13,9% menos que en el mes anterior. Este es el peor dato de un mes de junio de los últimos cinco años.

Esos son las estadísticas que emanan del INE, pero hay otros observatorios que ofrecen números incluso más negativos. Según el Consejo General del Notariado, por ejemplo, la compraventa de vivienda cayó un 18,9% a lo largo del mes de junio. Esto ha tenido un reflejo en las concesiones de préstamos para la compra de vivienda, que también han sufrido un descenso interanual del 16,2%.

Borja Mateo, un economista vizcaino experto en el mercado inmobiliario, cree que la bajada en la venta de viviendas se debe a varias razones. Asegura que "la razón más importante" es el cambio de legislación hipotecaria, que ha traído como consecuencia que "se presta menos dinero". El segundo aspecto que Mateo cree que ha frenado las operaciones inmobiliarias es el limbo político que atraviesa España. "Habría que ver qué medidas tomaría un gobierno con PSOE y Podemos", apunta el economista, "Podemos quería el Ministerio de Vivienda. Ellos proponían menos protección para el propietario y eso tiene consecuencias en el mercado inmobiliario".

Por último, Borja Mateo señala que los tipos de interés propulsaron un ciclo alcista entre 1970 y 2006. Tras desmoronarse durante años los precios de la vivienda, "desde 2016 suben porque no hay otras alternativas de inversión que den rentabilidad". La estadísticas respaldan la visión de Mateo, ya que el precio de la vivienda en julio ha crecido un 4,5% respecto al mismo mes de 2018 y un 0,6% respecto al mes de junio. Esto consolida la dinámica de los últimos meses, ya que mayo trajo consigo un alza del 0,7% y junio otra del 0,4%.

"Creo que es posible que los precios continúen subiendo en España", pronostica Borja Mateo, "me parece razonable, pero no creo que sea sostenible mucho más". Un aspecto que pesa en los vaticinios de Mateo es el escenario en el que puedan encontrarse los inversores: "A medida que el precio de la vivienda sube porque han bajado los tipos de interés, o porque la gente no encuentra otras inversiones, la rentabilidad baja y llega un momento en el que la rentabilidad igual es tan baja que no compensa por el riesgo de impago de alquiler".

¿Y qué ha de pasar para que el precio de la vivienda no siga subiendo? El economista vizcaino tiene claro que se debe "ampliar la oferta". "El resto de cosas como poner restricciones en los alquileres tienen el efecto contrario", advierte, "no da transparencia al mercado y sale fatal".

En un contexto en el que las ventas decrecen y el precio aumenta es imposible no pensar en que el mercado inmobiliario pueda estar poniendo las bases a una burbuja que, de explotar por segunda vez, tendría consecuencias desastrosas. Borja Mateo se muestra tranquilizador: "Yo creo que no se está formando ninguna burbuja inmobiliaria. No la hay en absoluto. No es una burbuja, lo que estamos viviendo son varios procesos, como, por ejemplo, el de concentración de ciudadanía en unas zonas determinadas de España". Su advertencia nace pensando en Barcelona, Madrid y la costa: "Si no se concentra población, bajarán los precios".

alquiler Ante este escenario complicado para la compraventa de vivienda debería surgir la gran oportunidad de la alternativa del alquiler, pero el coste de esta actividad también se ha disparado en los últimos tiempos. "El Banco de España está diciendo que los alquileres en España han subido el 50% desde el momento más bajo de la crisis y yo eso no me lo creo", relata el economista vizcaino, "yo me fío de otro tipo de estadísticas más fiables, como la de Fotocasa, que habla de una subida del 17% de media en el país. Me cuesta muchísimo creerme lo del 50%".

Mateo cree que esta escalada tiene los días contados. "Yo creo que el precio del alquiler se va a estancar rápidamente", apunta a DEIA, "creo que va a ir a la par con el mercado de trabajo. Si hay una ralentización del empleo o no continúa bajando la tasa de paro quiere decir que la gente no se va pronto de casa de sus padres como en los últimos años, con lo cual no se generan nuevos hogares y no aumenta la demanda".

Eso sí, para que el precio del alquiler se estabilice cree que es necesario que "aumente la oferta del alquiler". "Si el gobierno actúa de manera que los propietarios tengan dificultades para recuperar su vivienda, se va a encarecer el alquiler", añade.

Con todo esto, además del problema para acceder a una vivienda por su precio, Borja Mateo asegura que hay muchos inversores tratando de salir del mundo inmobiliario: "Porque ve que, igual no este año ni el que viene, pero probablemente en 2021, cuando la economía empeore o suban los tipos de interés, habrá otras cosas que den más rentabilidad".

los datos