AUDIENCIA ALAVESA

Archivan la causa contra el expresidente de los parques tecnológicos por Epsilon

08.02.2020 | 19:20
Vista de una sala de la Audiencia de Álava.

Estima que "no hay indicios suficientes" de que incurriera en delitos  de prevaricación y malversación

GASTEIZ. El auto, dictado por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial  de Alava, desestima el recurso de la Fiscalía frente a la decisión  inicial de sobreseer la causa y proceder a su archivo.

La resolución de la Audiencia, contra la que no cabe recurso,  constata que "no hay indicios suficientes de que la persona  investigada haya perpetrado" alguno de los delitos que le imputaba la  Fiscalía -prevaricación, malversación de caudales públicos o  administración desleal-.

El auto analiza dos actuaciones llevadas a cabo por Sánchez  Alegría en 2009, cuando era presidente de la Red de Parques  Tecnológicos de Euskadi, en relación a Epsilon, un fallido proyecto  automovilístico que recibió cerca de 50 millones de euros en ayudas  públicas.

En concreto, el juez se refiere a la decisión de Sánchez Alegría  de firmar un compromiso de participación en ejecuciones hipotecarias,  asumido por el Parque Tecnológico de Alava, y a la cesión de rango de  hipoteca constituida por Epsilon sobre una parcela.

En la resolución de la Audiencia se señala que el Ministerio  Público no ha acreditado que tales actos jurídicos, que obligaron al  Gobierno Vasco a abonar 16 millones de euros a los acreedores de  Epsilon, "supusieran la concesión de algún tipo de aval o fianza".

La Audiencia de Alava recuerda que el objeto social del Parque  Tecnológico de Alava (PTA), ubicado en Miñano, es "estimular y  promover la iniciativa y la inversión industrial".

DAÑO "NO ACREDITADO"

De esa forma considera que "es altamente probable que los  responsables del PTA no quisieran garantizar o avalar a Epsilon, sino  que simplemente pretendieran llevar a cabo tal objeto social, con  independencia del resultado concreto beneficioso o perjudicial que su  formalización tuviera".

El auto señala que, en todo caso, "no se ha acreditado, ni tan  siquiera (...), que los supuestos avalesí hayan sido dañosos" para  el parque. En otro apartado del auto, el juez precisa que, dado que  se ha "acreditado" que el edificio de Epsilon que pasó a manos del  Gobierno tiene un valor superior al de los 16,4 millones de euros del  préstamo facilitado a la fallida empresa, no se puede "constatar  ningún tipo de malversación de caudales o efectos públicos".

Tampoco aprecia el tribunal que Sánchez Alegría incurriera en un  delito de administración desleal, al considerar que "no existen  indicios" de que con sus actuaciones pretendiera destinar caudales  públicos "a usos ajenos a la función pública". En el auto se insiste  en que las decisiones adoptadas por Sánchez Alegría "sí se  encuadraron en la actividad propia" y en el objeto social del PTA.