Zabaleta desata el huracán

Tres derechazos inapelables del zaguero dan la vuelta Al partidazo del frontón Bizkaia de Bilbao en el que Altuna III-Imaz estuvieron soberbios

29.08.2020 | 00:14
Zabaleta golpea con la derecha ante la atenta mirada de Jokin Altuna y Aimar Olaizola. Foto: Borja Guerrero

Olaizola II-Zabaleta22

Altuna III-Imaz21

Duración: 86:58 minutos de juego.

Saques: 1 de Olaizola II (tanto 15) y 2 de Altuna III (tantos 2 y 8).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 818 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 5 de Olaizola II, 7 de Zabaleta, 11 de Altuna III y 2 de Imaz.

Errores: 2 de Olaizola II, 4 de Zabaleta, 4 de Altuna III y 5 de Imaz.

Marcador: 0-1, 0-3, 3-3, 5-3, 5-5, 5-8, 7-8, 7-10, 8-13, 11-13, 11-14, 14-14, 15-14, 15-15, 16-15, 16-16, 17-17, 17-19, 18-19, 18-21, 21-21 y 22-21.

Apuestas: Se cantaron posturas de salida de 100 a 80 a favor de Altuna III-Imaz.

Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada de la liguilla de cuartos de final del Masters CaixaBank de la LEP.M disputado en el frontón Bizkaia de Bilbao. 320 espectadores. En el primer partido, Egiguren V-Erostarbe ganaron a Arteaga II-Ibai Zabala (19-22).

Bilbao – Y en medio de un partidazo, de esos de ver en la butaca de cancha con esmoquin, chistera y báculo o desde casa con un batín de satén, monóculo y vaso de licor añejo en la mano, José Javier Zabaleta desató la tormenta en un final de escándalo.

Se notó que era el día señalado en el calendario de Aste Nagusia. Solo que el coronavirus y su maldita sombra le arrebataron todo lo demás: conciertos, pañuelos y jarana. En el frontón Bizkaia se palpó la fiesta. El Bizkaia rumió cánticos. El Bizkaia abrazó a los protagonistas como a gladiadores en una especie de Coliseo negro y gris. El Bizkaia se despidió en pie, abrumado por un Zabaleta desatado, una caja de Pandora con forma de pelotari. Un rey Midas en los cuadros largos. El navarro rompió la baraja en una contienda de 818 pelotazos y casi hora y media de juego. Lo bordó. Sombrerazo. No solo pegó –que lo hizo y ¡de qué manera!–, sino que acumuló kilómetros en las piernas para cubrir el txoko a Aimar Olaizola, el que menos protagonismo tuvo del cuarteto de pelotaris, y tapar boquetes. El de Goizueta se abrazó a un extraordinario compañero para sobrevivir durante la mitad del tajo, porque hay que reconocer que Jokin Altuna y Ander Imaz completaron un gran partido y vendieron muy caro su pellejo. Así, es difícil que pierdan.

Ocurre que a los guipuzcoanos se les nota la química precisa. Esa que se forja desde las categorías inferiores. Pertenecen a empresas distintas, por supuesto, pero la sangre es la sangre y la raíz es la raíz. El pasado no se olvida. Quien no recuerda pierde la perspectiva, dicen. En ese cóctel, que no funcionó la pasada semana en Elgoibar, y en el trabajo se basa gran parte de su éxito. El delantero de Amezketa es un artista, sí; pero también un currante: no le importa romperse las manos para colaborar con su zaguero. Imaz, por su parte, eleva el apelativo de guardaespaldas de trote a la enésima potencia. Ayer tuteó en el Bizkaia a un Zabaleta descomunal. Mucha tralla.

Hasta que el de Etxarren dijo basta. Gritó libertad el ventarrón. Honró al oficio con un estupendo encuentro con el cuero; sobre todo, en los últimos tres tantos, obra suya.

Porque resolvió el de Sakana con un 18-21 en contra al que se llegó después de seis abrazos en el marcador (3-3, 5-5, 14-14, 15-15, 16-16 y 17-17). Dos ganchos seguidos de Jokin abrieron tal diferencia, que podía haber sido letal. Pero no. Una parada de un soberbio Altuna III a la chapa rompió la tendencia. Cambio de pelota. Material más nuevo. Zabaleta acomodó la derecha y Aimar entendió el guion: evitar a su homólogo y cargar atrás. ¡Bingo! La fórmula surtió efecto con el guardaespaldas como un tsunami. Imparable. Dos derechazos perfectos pusieron la igualada. Con el 21 iguales, un tanto muy largo, su diestra se transformó en un ariete a evitar. Jokin expuso compromiso para eliminar pelotazos a Imaz y elaborar un dique de contención. Dio igual ante un Zabaleta en vena. Su diestra desentrañó el puzle. Aimar y el de Etxarren suman su séptimo punto en el Masters.

La jornada sigue en Tafalla Por otro lado, el frontón Ereta de Tafalla acoge hoy el segundo encuentro de la undécima jornada del campeonato, a partir de las 22.15 horas. Los sólidos líderes, Iñaki Artola y Beñat Rezusta, se enfrentan a los vizcainos Danel Elezkano y Andoni Aretxabaleta. El delantero de Zaratamo y el zaguero de Markina-Xemein, lesionado en los últimos cuatro choques, tratarán de sumar un punto muy complicado para restañar el balance de su casillero, anclado en un único punto en diez citas disputadas. Bakaikoa-Larunbe y Darío-Untoria abren la función.