Pelota

Cemento y travesuras

Oinatz Bengoetxea y Julen Martija logran su cuarto punto del Masters CaixaBank al imponerse a Ezkurdia-Aranguren en un duelo entretenido

27.07.2020 | 00:13
Aunque Ezkurdia comenzó entonado, Bengoetxea VI y Martija dieron una lección de seguridad y buen juego.

Bengoetxea VI-Martija22

Ezkurdia-Aranguren16

Duración: 57:47 minutos de juego.

Saques: 3 de Bengoetxea VI (tantos 13, 15 y 18).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 423 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 8 de Bengoetxea VI, 2 de Martija y 14 de Ezkurdia.

Errores: 2 de Martija, 5 de Ezkurdia y 4 de Aranguren.

Marcador: 1-0, 1-1, 1-3, 2-3, 2-4, 4-4, 4-5, 5-5, 6-5, 6-6, 8-6, 8-8, 8-11, 11-11, 11-12, 12-12, 15-12, 15-13, 20-13, 20-15, 21-15, 21-16 y 22-16.

Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada de la liguilla de cuartos de final del Campeonato de Parejas de la LEP.M disputado en el frontón Municipal de Arbizu. En el primer partido, Bakaikoa-Urretabizkaia II ganaron a Salaberria-Tolosa (22-12).

Una sonrisa en su cara traviesa delataba a Oinatz Bengoetxea en el frontón de Arbizu. El delantero de Leitza es un mal cliente en un festín manista. Sus posturas endiabladas y su estilo irreverente, garante del espectáculo más puro, enamoran al público. Ayer le aguó la fiesta a Joseba Ezkurdia en su propia casa. Cómplice de un extraordinario Julen Martija, un pelotari que sigue sumando actuaciones de mérito y mezcla a la perfección con cualquier tipo de compañero, el veterano delantero de Baiko Pilota rayó entre una versión sólida –no falló una sola pelota– y una expresión más artística y expeditiva, tremendamente contestataria frente a un Ezkurdia que comenzó con el gatillo fácil y el punto de mira acertado. Oinatz asumió su posición y el de Etxeberri acudió al rescate cuando las pelotas se gastaron. Acomodado ante esa velocidad, el zaguero se merendó a Aitor Aranguren.

Ocurre que en un Masters CaixaBank diseñado para evitar grandes distancias sobre el papel, los detalles pueden marcar el devenir de los encuentros. En la brújula de los colorados, ya con cuatro triunfos y en una deriva positiva, el norte lo marca la solidez. Ahí radicó la clave: cemento y travesuras. Para vencer a un dueto con solo dos errores, el trabajo se tiene que afinar hasta límites inopinados. Mal negocio.

Ezkurdia-Aranguren expusieron su mejor cara en la primera mitad, acumulando distancias hasta el 8-11, pero naufragaron tras el paso por el set de descanso. Sobre todo, el ambicioso arbizuarra exhibió un remate delicioso y políglota. Del 11-12 transmutaron a un 15-12 y un 20-13. Demasiada distancia. Joseba entró en el cuerpo a cuerpo y Bengoetxea VI desmadejó la contienda en apenas unos parpadeos. Es de otra pasta, es un partisano. Empató a doce con un gancho brutal y necesitó apenas cuatro pelotazos más para abrir la brecha. Dos saques y una parada al txoko a la vuelta de un primer disparo rompieron el duelo (15-12). Arrimó Ezkurdia para intentar tomar oxígeno, pero un gancho de Oinatz le devolvió a la realidad (15-13). A Joseba, antes excepcional y espumoso, se le apagó la luz.

Aranguren tampoco pudo taparse frente a Martija. El de Etxeberri quizás no tenga el poder de Zabaleta, Albisu o Rezusta, pero su olfato, colocación y sacrificio le dejan en un lugar preponderante de la nómina de zagueros profesionales. Martija hizo una segunda mitad de escándalo: dominio, trabajo, seriedad, mando... Ezkurdia únicamente logró responder en tres destellos. Iban ya 20-13 y estaba todo el pescado vendido.

Derrota de los líderes
 

Por otro lado, Aimar Olaizola y José Javier Zabaleta cosecharon un triunfo importante el sábado por la noche en el frontón Labrit de Iruñea. El veterano goizuetarra y el zaguero de Etxarren se repusieron de un mal inicio ante Jokin Altuna y Ander Imaz y sumaron su tercer punto del Masters Caixabank (22-19). Los líderes hasta ayer tuvieron contra las cuerdas a sus adversarios en la primera mitad (6-12) merced a los regalos navarros, pero acabaron hincando la rodilla.