"Nadie es invencible" en el Manomanista

Beroiz y Martínez de Irujo repiten duelo tras el holgado triunfo del curso pasado del iberoarra

30.01.2020 | 02:42
Beroiz, Urrutikoetxea, Irujo y Barriola, durante la elección de material del pasado miércoles en el Labrit.

bilbao - Entre los rincones de la memoria de Juan Martínez de Irujo y Mikel Beroiz hay un pasaje de hace varios años, cuando el zaguero uhartearra pasó a engrosar las filas del grupo de trabajo de Uharte en el que el huracán de Aspe moldeaba el físico junto a pelotaris de la talla de Peio Martínez de Eulate, Alberto Ongay, Fernando Goñi, entre otros, y bajo la tutela del palista profesional Aritz Altadill. Pasaron primaveras, veranos, otoños e inviernos desde entonces, cuando Beroiz apenas era un prometedor guardaespaldas rocoso y con madera. Debutó Mikel en 2008. Llegó, vio y besó el santo. En 2010 se amarró a Martínez de Irujo, con quien compartía vida día a día en el polideportivo de Uharte y más tarde en Zentrum, para debutar en el Parejas de Primera. Llegaron a semifinales y apenas un par de tantos les apearon de la final. Lo demás es el presente de un joven que siempre ha dado el do de pecho en el Manomanista: campeón y subcampeón de Segunda y peleón en Primera. "Somos amigos y si se juega con un conocido mejor", confiesa el de Ibero, quien analiza que "sabemos que uno de los dos pasa a la siguiente ronda y, en caso de perder, pasará un amigo". Es el sentimiento de Juan, que llega al duelo con dos entrenamientos en sus manos y la sensación de que "no he estado todo el tiempo que hubiera querido en el frontón. Llego bien, con opciones de ganar a Beroiz y la ilusión por las nubes".

En el mapa del pasado, el Atano III de Donostia recuerda a Beroiz un resbalón complicado ante su amigo. El año pasado, tras derrotar de modo consecutivo a Ezkurdia y Albisu, sus problemas con el resto ante un pelotari de la talla de Juan acabaron en una sangría. 22-6. "Estoy seguro de que intentará sacar bien y rematar, pero trataré de restar mejor. Entrenando me he encontrado bien y a ver si el sábado me siento igual". Terminado el choque contra Albisu, Beroiz no se escondió, dijo que quería ganar a Irujo y ayer, en un apartado de material sin incidencias, continuó con su discurso. "Nadie es invencible aunque sé que tengo un partido difícil porque está a otro nivel. Pero si él no tiene su día y a mí me salen las cosas tengo mis posibilidades".

semifinal en bilbao Las empresas se plantean programar la semifinal del Manomanista entre el vencedor del duelo del sábado y Mikel Urrutikoetxea en el Bizkaia de Bilbao, una vez que no se jugará el de cuartos del zaratamoztarra y Zabaleta por lesión de este último. - Igor G. Vico

noticias de deia