Entrenador y remero de Santurtzi

Iker Zabala: "Si hubiera que escribir un final soñado para la competición, sería este"

Iker Zabala, entrenador de la 'Sotera', muestra su alegría por haber colaborado en la primera Corona de Santurtzi, pero reconoce el desgaste mental que supone

22.09.2020 | 01:21
Iker Zabala.


Las fotografías de las grandes hazañas que ocupan las paredes del club Itsasoko Ama ya no serán todas en blanco y negro. El domingo una nueva foto se sumó a un palmarés repleto de banderas importantes, pero que nunca había conocido el éxito en la ACT. A todo color, con el morado mezclándose con el rojo y negro del maillot de la Eusko Label Liga. Santurtzi conquistó la Corona CaixaBank y puso la guinda a un ascenso meteórico, pasando de ser un equipo de la ARC-2 a ganar en la máxima categoría solo cuatro temporadas después. Al mando de esa tripulación estuvo Iker Zabala. El bermeotarra llegó con el objetivo de hacer crecer a la Sotera y lo cumplió. Aunque tuvo que poner mucha pasión y trabajo para hacer realidad el sueño de un pueblo que volvió a vibrar con el remo.
 

Recibimiento a los remeros de Santurtzi. Fotos: Pablo Viñas y Jose Mari Martínez

¿Cómo se encuentra una vez pasado el día de la celebración?

—Dormir y descansar ha sido complicado. No porque haya hecho fiesta, ni mucho menos, pero entre ir a comer, estar con los chavales y luego al día siguiente estar a las siete de la mañana en mi puesto de trabajo, he dormido poco y mal. Además, ya tengo en la cabeza rondado cosas para la temporada que viene, muchas inquietudes y preguntas, pero todo con la satisfacción del trabajo bien hecho y la Corona en el pabellón.



Las inquietudes del entrenador.



—El puesto de entrenador es como una máquina de carne picada. Estás constantemente pensando en el futuro y es como me encuentro ahora.



¿Qué siente al haberse proclamado campeón de la Eusko Label Liga?



—La palabra es satisfacción. Por el tema del covid, la propia competición y que ha habido muchos factores en los que yo personalmente he estado agitado, no sé hasta que punto podemos hablar de felicidad.



Consiguieron la Corona gracias a un fin de semana en el que rozaron la perfección.



—Si hubiera que escribir un final soñado sería este. Después de haber hecho una Concha en la que estoy convencido que, por diversos motivos, no dimos nuestro nivel y las dudas que había más que nada en el exterior del club, porque nosotros estábamos convencidos de que íbamos dar nuestro verdadero nivel; queríamos demostrar a la gente que Hondarribia ha dado un nivel espectacular en los últimos fines de semana pero Santurtzi también. Si hemos sido vencedores de la ACT es porque hemos dado un nivel alto pese a que en momentos puntuales no hayamos podido brillar. Por una cosa u otra la bandera siempre se nos ha ido de las manos, pero al final la trainera que más puntos ha conseguido ha sido la Sotera y eso es fruto de la regularidad de todo el verano.



¿Qué importancia tuvo la regata de Bermeo en el título?



—Fue vital. El hecho de estar con Hondarribia mano a mano, e incluso por detrás, y en los dos últimos minutos ser capaces de ponernos en proa de regata fue fundamental. Teníamos tres puntos de ventaja y aunque ganara Hondarribia, se tenían que meter más botes de por medio. Luego cuando vi que iban por la calle cuatro y nosotros por la tres, estuve bastante más tranquilo. Había que redondear y ganar en Portugalete fue todo un regalo.
 

Las imágenes de la regata de Bermeo. Fotos: Jose Mari Martínez



Esta vez en Portugalete tuvieron la suerte de cara con el sorteo de calles.



—Se me está poniendo la etiqueta de que critico las calles cuando me tocan malas y lo que critiqué en su día eran las condiciones en las que remamos en Portugalete en la Bandera de Sestao y en la de Santurtzi y sigo protestando por las condiciones en las que remamos en la Bandera de El Corte Inglés. No critico el campo de regateo, ni las calles; lo que critico es las condiciones en las que remamos y el domingo, pese a salir beneficiados, sigo manteniéndome en mis trece, en esas condiciones no deberíamos remar. Pero como soy el único que da la cara y pone nombres a las cosas, además me sancionan, lo que han conseguido es que dé dos pasos para atrás y me mantenga como la mayoría, callado y que salga el sol por donde quiera.



Esas dos regatas de Portugalete de las que habla también fueron decisivas en el devenir de la liga.



—Curiosamente no ganamos ninguna de las dos y el domingo hicimos sextos, pero empezamos a ganar la liga ese fin de semana. Hay que saber en qué condiciones remamos y salir vivos de esas dos banderas hace indicar que este equipo es muy tozudo, muy terco y aunque se pusieran mal las cosas iba a salvar la papeleta. Se vio este fin de semana, que a nada que se nos puso un poco de cara la cosa, brilló todo el trabajo realizado. Pero lo que ocurre es que fue muy tarde, empezamos a sacarle todo el rendimiento a todo en el último fin de semana. La Corona ya está aquí, pero nos merecimos ganar más banderas.



¿Cuál ha sido la clave de la victoria de Santurtzi en esta liga?



—Porque ha sido el mejor equipo, sin lugar a dudas. Ha habido momentos muy duros. Empezamos bien la competición, pero hubo muchos altibajos. Nos mantuvimos líderes hasta la jornada número ocho de una manera muy constante, pero hubo una quincena en la que personalmente no acerté en muchas decisiones que tomé. Esa entereza que mostraron los chavales, que siguieron confiando en mí y yo en ellos, nos hizo ser capaces de reconducir la competición otra vez. El rendimiento de la trainera y los resultados están ahí, hablan por si solos.



¿Qué siente al haber llevado a Santurtzi a su primera Corona?



—Me hace sentir muy bien pero esto es el trabajo de muchas personas. Desde la directiva, los remeros, los patrocinadores, el propio pueblo, los socios€ hay mucha gente que trabaja en la sombra. De 17 ocasiones, solo siete clubes han conseguido la Corona y eso hace indicar lo difícil que es ganar la ACT. Cada vez, además, las exigencias son mayores, las restricciones también y para Santurtzi, que estuvo como estuvo hace cuatro años, ganar la liga es muy grande. Pero hay que seguir con los pies en la tierra porque hemos hecho lo más fácil, que es llegar. Ahora mantenerse va a ser lo más complicado.



Un ascenso realizado de forma meteórica.



—Así es. Este proyecto se creó cuando aterricé y fuimos dando pasos agigantados tanto los remeros como yo mismo en la faceta de entrenador. Nos ha salido todo a pedir de boca. Pero hay que darle valor. No por haberlo conseguido tan rápido, tenemos que perder la perspectiva. Lo que se ha conseguido se ha logrado muy rápido, pero no sin haberlo trabajado mucho.



Y con remeros de casa como protagonistas.



—Contamos con los remeros de la cantera para todo, no solo para las regatas de liga. Sí que nos critican diciendo que somos un club que solo fichamos, pero a esa gente le diría que mire los datos y que vea qué gente rema y en qué competiciones. Se dará cuenta de que en Santurtzi se habrá podido traer gente de fuera pero sin dejar de lado a la gente de casa. A fin de cuentas son la raíz del árbol. Sin ellos no tendría sentido lo que hemos conseguido. Son la base fundamental porque son gente humilde, trabajadora, con ganas de aprender y aportar para que el club siga creciendo. Ese es el verdadero motor de la Sotera.



¿Seguirá Iker Zabala en el proyecto de Santurtzi?



—Ahora mismo todavía está en el aire. El club quiere que siga y yo también quiero seguir, pero hay muchos cabos sueltos. Estamos viviendo días de mucha incertidumbre y el tema del coronavirus no está ayudando en ningún aspecto de la vida. En el remo es igual. Es el momento de hacer las cosas bien y no cometer errores. Ahora mismo estamos en el fervor de haber ganado un título y todo el mundo quiere que siga la racha de estar en la cresta de la ola. Lo quiero ver desde otro punto de vista, hacer las cosas con frialdad porque si se hacen deprisa y corriendo es para darse un tortazo. Estoy en una fase de que quiero seguir pero vamos a ver si puedo seguir.



Una decisión que debe tomar tras un año duro.



—Sí, está claro. Es el cuarto año en Santurtzi y lo he vivido con mucha pasión. Hay desgaste y vamos a ver con el paso de los días cómo va la cosa, sin dejarlo tampoco para muy largo porque hay que tomar decisiones en firme. Son cuatro temporadas con un montón de emociones y trabajo con mucha pasión y energía puesta en el club. Veremos si puede haber una quinta o no pero está claro que Iker Zabala quiere seguir y pondrá todo en su mano para hacerlo.




"El club quiere que siga y yo también quiero seguir, pero hay cabos sueltos. Todavía está en el aire"




"De 17 ocasiones, solo siete clubes han conseguido la Corona y eso hace indicar lo difícil que es ganar la ACT"




"Hay que darle valor. Lo que se ha conseguido se ha logrado rápido, pero no sin haberlo trabajado mucho"