Rugby internacional

Seis Naciones y un Mundial

Las mejores selecciones del Viejo Continente prepararán en el europeo la Copa del Mundo

07.02.2020 | 22:28
Los capitanes de Escocia, Italia, Irlanda, Gales, Inglaterra y Francia, con el trofeo del Seis Naciones.Foto: DEIA

Las mejores selecciones del Viejo Continente prepararán en el europeo la Copa del Mundo

donostia - El Torneo de las Seis Naciones afronta desde hoy una edición especial. El campeonato que enfrenta a las mejores selecciones de rugby de Europa estará marcada en este 2019 por la Copa del Mundo que se disputará a partir de septiembre en Japón, y los grandes equipos del Viejo Continente aprovecharán esta competición para ponerse a punto y adquirir confianza de cara a la gran cita del país asiático. El torneo europeo también servirá como test de cara a varios enfrentamientos mundialistas, ya que Inglaterra y Francia se verán de nuevo las caras en la fase de grupos de la Copa del Mundo, al igual que Irlanda y Escocia. Eso sí, ningún combinado descuidará sus resultados en una competición plagada de exigencia.

Irlanda y Gales son los principales aspirantes a proclamarse vencedores del campeonato continental el próximo 16 marzo, pero también Inglaterra tratará de reverdecer sus laureles, y Escocia, Francia e Italia intentarán sorprender a alguno de los grandes.

Los duelos de interés no se harán esperar. La primera jornada arrancará hoy con un Francia-Gales (21.00 horas) y mañana ofrecerá un Escocia-Italia (14.15) un Irlanda-Inglaterra que podría ser clave para decidir el campeón (17.45).

La selección campeona en 2018 quiere un nuevo título que le dé alas de cara a la Copa del Mundo, donde nunca ha sido capaz de superar los cuartos de final. El XV del Trébol llega en plena forma a esta cita: tan solo perdió un partido el pasado año, es el número dos del ranking mundial y se dio la alegría de ganar nada menos que a Nueva Zelanda en uno de los test matches de noviembre (16-9). El seleccionador de Irlanda, Joe Schmidt, confía en ganar su cuarto título europeo antes de dejar su cargo tras la Copa del Mundo. El técnico neozelandés, sin embargo, ya ha advertido que otros rivales, como Gales, tienen un mejor calendario, que únicamente jugarán en Dublín ante Inglaterra y Francia, que tendrán que visitar a Escocia e Italia, y que deberán afrontar un duelo decisivo en Cardiff frente a Gales en la última jornada de liga.

La amenaza del Dragón

Gales fue el último subcampeón del Torneo de las Seis Naciones, ocupa la tercera plaza del ranking mundial y debutará en el campeonato continental tras haber encadenado nueve victorias consecutivas. Con estas credenciales, el XV del Dragón se presenta como un firme candidato a la victoria final. Además, el seleccionador de Gales, Warren Gatland, como Joe Schmidt, dejará su puesto tras la Copa del Mundo y quiere despedirse del cargo al que accedió en 2007 ganando un título que ya conquistó en 2008, 2012 y 2013. Los galeses tendrán la ventaja de jugar en casa ante Inglaterra y, en la última jornada, frente a Irlanda, y visitarán a equipos teóricamente más asequibles como Francia, Italia o Escocia. El principal handicap del XV del Dragón es que cuenta con varios jugadores tocados o lesionados, como el tercera Taulupe Faletau. Leigh Halfpenny, zaguero titular y pateador, no podrá jugar hoy ante Francia.

Un duro calendario

Escocia, que fue tercera el año pasado, aspira a asentarse lejos de la zona baja de la clasificación y a dar alguna sorpresa frente a los candidatos al título. Los escoceses cuentan probablemente con la mejor línea de tres cuartos de su historia reciente, liderada por Stuart Hogg, y la presencia del Edinburgh y de los Glasgow Warriors en los cuartos de final de la Champions Cup demuestra el buen estado de forma de la mayoría de sus jugadores. El XV del Cardo, sin embargo, está penalizado por su escaso fondo de armario y por un duro calendario. Los de Gregor Townsend estrenarán el torneo con la obligación de ganar a Italia en Murrayfield, donde también se enfrentarán a los dos grandes cocos de esta edición, Irlanda y Gales, y afrontarán dos complicadas visitas a Francia y a Inglaterra, con la Copa Calcuta en juego en la última jornada.

La misma incógnita de los últimos años

El rendimiento del XV del Gallo vuelve a ser toda una incógnita. El conjunto francés, cuarto con dos victorias el pasado año, no dejó una buena sensación en los test matches de noviembre y no parece en condiciones de luchar por el título. El orden de los partidos tampoco favorece a Francia. Los galos deberán visitar Inglaterra, Irlanda e Italia, y recibirán en París a Escocia y a un claro aspirante al título como es Gales. Precisamente, galeses y franceses jugarán hoy el partido inaugural del torneo. El seleccionador francés, Jacques Brunel, alineará en el equipo inicial a dos jugadores vascos: El tercera línea baionarra Arthur Iturria y el apertura suletino Camille Lopez, que formará la pareja de medios con su compañero en el Clermont, Morgan Parra.

En busca de la resurrección

Tras ganar los títulos de 2016 y 2017, el equipo de Eddie Jones solo pudo ser quinto con dos victorias en la pasada edición. Los ingleses, sin embargo, vuelven a afrontar la competición dispuestos a pelear por el triunfo final, al menos en teoría y pesar de las lesiones de varios de sus jugadores habituales y de que tendrán que visitar Irlanda y Gales.

El duelo de mañana frente a los irlandeses en Dublín marcará las opciones en este torneo para Inglaterra. Jones alineará a Owen Farrell como apertura, el centro Manu Tuilagi estaría en el equipo inicial por primera vez desde 2014 y los hermanos Mako y Billy Vunipola, decisivos en la delantera junto a Maro Itoje, volverán a coincidir en el XV de la Rosa seis meses después. El técnico australiano, además, hará debutar en este torneo a los flankers Mark Wilson y Tom Curry.

El objetivo es lograr un triunfo

Italia no gana un partido en el Torneo de las Seis Naciones desde que se impuso a Escocia en 2015 (19-22) y, además, solo ha sido capaz de sumar un bonus desde que cambió el sistema de puntuación en 2017. Con estos precedentes, la selección que dirige Conor O'Shea parece abocada a repetir su condición de colista. El XV del Laurel, no obstante, se aferra al buen hacer del Benetton en la Liga Celta para animarse a intentar lograr al menos un triunfo. Los italianos inaugurarán el campeonato mañana en Murrayfield ante Escocia, que hasta hace poco era su principal rival pero que ahora parece uno o dos peldaños por encima de los transalpinos. Así, Italia ha puesto sus principales esperanzas en ganar a Francia en Roma, como ya hizo en 2011 y 2013, en el último encuentro de la competición.