'Play-off' de ascenso a Segunda División

El Burgos, rival del Bilbao Athletic, un ilustre superviviente

El Burgos, que se las ha visto de todos los colores, cuenta con exjugadores curtidos en Lezama como Unai Elgezabal, Cerrajería y Guillermo Fernández

18.05.2021 | 00:59
El Burgos superó al Calahorra en la prórroga.

EL Burgos, rival del Bilbao Athletic el domingo por un puesto en la categoría de plata del fútbol estatal, vuelve a soñar en grande tras finalizar el curso como campeón del Grupo I de la Segunda División B y superar el sábado al Calahorra por la mínima en una agónica semifinal que se resolvió en la prórroga. Un penalti transformado por Juanma García en el minuto 95 dio el pase al cuadro blanquinegro, que disputa su primer play-off de ascenso a Segunda en catorce temporadas. Después de continuas decepciones, con dos descensos a Tercera División y una sufrida permanencia de por medio, la ilusión vuelve a irrumpir con soberana fuerza en el vestuario de un equipo al que dirige desde el banquillo Julián Calero, quien puede presumir de haber ejercido como segundo de Fernando Hierro en la selección española durante el Mundial de Rusia en 2018 tras ser también segundo de Míchel en el Rayo Vallecano, de Luis Milla en el Al-Jazira y de Julen Lopetegui en el Oporto.

Sobre el verde, el Burgos cuenta con exjugadores curtidos en Lezama como el defensa Unai Elgezabal, el centrocampista Galder Cerrajería y el delantero Guillermo Fernández, quien llegó a disputar 28 partidos oficiales con el primer equipo del Athletic en sus dos cursos como león. Los tres, con una amplia experiencia con la que también cuenta el atacante Saúl Berjón, quien militó en Primera División con el Eibar entre 2014 y 2016, figuran en una plantilla que aspira a consumar un ascenso que no se celebra en El Plantío desde junio de 2001.

Fue entonces la última vez que el Burgos, diluido tras no aprovechar cuatro opciones de ascenso a Segunda prácticamente consecutivas entre 2003 y 2007, consiguió figurar en el fútbol profesional. El logro lo capitaneó desde la banda, curiosamente, un viejo conocido del Athletic: Carlos Terrazas. El técnico bilbaino, que estuvo al frente del Bilbao Athletic en el ejercicio 2001-02 y que también ejerció como coordinador del fútbol base en el club rojiblanco, lideró un ascenso a la categoría de plata que dos décadas después recuerdan con nostalgia en el Burgos, que fue capaz de sellar la permanencia en Segunda una temporada con el propio Terrazas, pero que cayó al pozo de la Segunda B la siguiente campaña al no consumar la obligada transformación en sociedad anónima deportiva para permanecer en el fútbol profesional.

20 años después, de este modo, el cuadro burgalés pondrá en juego ante el Bilbao Athletic su sueño de volver al fútbol profesional, objetivo que persiguen también los cachorros con Joseba Etxeberria al mando de las operaciones después de una última aventura en Segunda División en la temporada 2015-16.

noticias de deia