Javi Martínez da la Supercopa de Europa al Bayern

El navarro salió en la prórroga y con un gol de oportunista acabó con la resistencia del bravo Sevilla

24.09.2020 | 23:41
Javi Martínez es felicitado tras marcar el gol del triunfo del Bayern en la Supercopa de Europa

El Bayern de Múnich tuvo que emplearse al límite y llegar hasta la prórroga para adjudicarse la Supercopa de Europa, la segunda que consigue en su historia y que le confirma como el mejor del continente, ante un Sevilla bravo, sin complejos y que hizo que el conjunto alemán tuviera que sacar todos sus recursos para superarle. El desenlace fue inesperado. Javi Martínez salió ya en el tiempo de prolongación y besó el santo. A los cinco minutos de entrar en el terreno de juego, el exjugador del Athletic vio la puerta tras un rechace de Bono para anotar en el 104 el gol de la victoria bávara. ¿Su última contribución antes de dejar el Bayern?

Los sevillistas, que ganaron la primera de las seis Supercopas de Europa que jugaron (2006 al Barcelona, por 0-3), perdieron otra oportunidad en un partido que empezaron ganando con el tanto de Lucas Ocamos, de penalti, y que con el 1-1 tuvieron alguna que otra para resolverlo, aunque la constancia y recursos alemanes dio frutos con el tanto de Javi Martínez.

Un equipo como el bávaro, triunfador de la última edición de la Liga de Campeones, de la que tiene cinco trofeos más en su historia, vigente campeón de la Bundesliga y que en el inicio de torneo doméstico 2020-21 le ganó con un espectacular 8-0 al Schalke 04, no podía más que dar respeto a los sevillistas.

Además, el entrenador del Bayern, Hans-Dieter Flick, no especuló nada y sacó a sus figuras. Julen Lopetegui, tampoco y el croata Iván Rakitic, en su segunda etapa como sevillista, fue el encargado de suplir a Banega.

En una de esas, Jesús Navas metió un balón en el área, Luuk de Jong la bajó para que se la quedara Rakitic y a éste le derribara David Alaba, un penalti que no dudó en señalar el inglés Anthony Taylor. Lucas Ocampos no perdonó y puso el 0-1.

Pero el Bayern reaccionó. Pavard estuvo cerca del gol y poco después la tuvo Lewandowski en un mano a mano ante Yassine Bono. El meta marroquí ya no pudo evitar que el asedio germano se tradujera en el empate a los 33 minutos, cuando el delantero polaco le dejó el balón muy fácil a Leon Goretzka y éste marcó.

El desgaste físico del equipo andaluz fue evidente en la recta final del choque. Pese a todo, el marroquí Youssef En-Nesyri, que había salido por De Jong, tuvo en el 87 el 1-2 solo delante de Neuer, que sacó una mano providencial. El partido se fue a la prórroga y, sorpresa, quizá el jugador más insospechado, Javi Martínez, fue quien le dio otro título al Bayern.

Javi Martínez celebra el gol de la victoria. EFE


JAVI MARTÍNEZ NO HABLA DE SU FUTURO

Tras el partido, Javi Martínez en declaraciones a Sky aseguró que mientras vista la camiseta del club bávaro lo seguirá dando todo para defenderla. El navarro se negó a hablar de su futuro, sobre todo del Athletic, y dijo que esta noche solo quería celebrar.


LA FICHA

Bayern Múnich 2

Sevilla 1

BAYERN DE MÚNICH: Neuer; Pavard, Süle, Alaba (Min. 112, Boateng), Lucas Hernández (Min. 99, Javi Martínez); Kimmich, Goretzka (Min. 99, Davies); Sané (Min. 70, Tolisso), Müller, Gnabry; y Lewandowski.

SEVILLA: Bono; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos, Escudero; Fernando, Joan Jordán (Min. 94, Franco Vázquez); Ocampos, Rakitic (Min. 56, Óliver Torres), Suso (Min. 72, Gudelj); y De Jong (Min. 56, En-Nesyri).

Goles: 0-1: Min. 13; Ocampos, de penalti. 1-1: Min. 33; Goretzka. 2-1: Min. 104; Javi Martínez.

Árbitro: Anthony Taylor (Inglaterra). Amonestó a Alaba y Lucas Hernández, del Bayern, y a Jordán, Koundé, Fernando y Escudero, del Sevilla.

Incidencias: Final de la Supercopa de Europa disputada en el Puskas Arena, en Budapest. La UEFA, debido a los protocolos sanitarios por la pandemia de coronavirus, permitió el acceso de solo el treinta por ciento de espectadores del total del aforo, lo que suponía la asistencia máxima de unos veinte mil, aunque finalmente estuvieron unos dieciséis mil, entre ellos medio millar de seguidores del Sevilla y el doble del Bayern.