Un error garrafal de Kepa Arrizabalaga facilita las cosas al Liverpool

El meta del Chelsea regala a Mané el segundo tanto, el Tottenham golea y Leicester lidera la Premier

21.09.2020 | 01:14
Kepa 'regaló' a Mané el segundo gol del Liverpool.

Sadio Mané, con dos goles, le demostró al Chelsea quién es el vigente campeón en la Premier League en un encuentro que se vino abajo para los Blues con la expulsión de Andreas Christensen y con un error garrafal de Kepa Arrizabalaga en el 0-2 y en el que debutó Thiago Alcántara dos días después de concretarse su fichaje por el Liverpool.

El defensa danés fue expulsado al final de la primera parte, provocando que el Chelsea tuviera que jugar 45 minutos con uno menos, mientras que el exportero del Athletic dejó sentenciado el encuentro cuando, ya con el 0-1 en el marcador, le regaló el segundo a Mané.

"Mi trabajo como entrenador es dar confianza a Kepa. Fue un error claro y Kepa lo acepta", dijo Frank Lampard, entrenador del Chelsea, tras el partido para no echar más leña al fuego. El meta de Ondarroa, por quien el Chelsea pagó 80 millones al Athletic hace dos años, ya fue relegado a la suplencia en el tramo final de la pasada temporada en partidos clave, como la final de la Copa de Inglaterra ante el Arsenal.

Mediada la segunda parte, Klopp movió el banquillo e hizo debutar a Thiago Alcántara, como recambio de Jordan Henderson, y la fórmula funcionó rápidamente.

El tridente de arriba se alineó, Salah y Firmino tiraron una pared, el brasileño centró y Mané apareció en el punto de penalti para rematar de cabeza. Con el 0-1 parecía todo hecho, porque el Chelsea estaba muy tocado anímicamente, pero Kepa cometió otro error más y lo acabó de sentenciar.

A la espera de Gareth Bale, lesionado, y de Reguilón, aún sin convocar, el Tottenham sumó una valiosa victoria ante el Southampton (2-5) gracias al póquer de goles de Heung-min Son y de asistencias de Harry Kane. El coreano se echó a las espaldas a los londinenses y remontó con sus cuatro goles el tanto inicial de Danny Ings para los Saints.

El partido, en sus compases iniciales, estuvo marcado por las decisiones arbitrales y es que el colegiado primero anuló un gol de Harry Kane a los tres minutos por fuera de juego de Son en la jugada y después invalidó un tanto de Ings por mano del delantero inglés.

El Tottenham, que ya cayó en la jornada inicial con el Everton, no podía permitirse más tropiezos y reaccionó de la mano de Son.

El Leicester mostró que sigue siendo el equipo sólido de la campaña pasada, ganó 4-2 al Burnley y se coloca primero de la tabla. Pese a que los Clarets se adelantaron a los 10 minutos de partido por medio de Chris Wood, el equipo de Brendan Rodgers remontó y goleó en el King Power Stadium.