BILBAO ATHLETIC 4 - VALLADOLID 1

El líder, fiel a su cita con el gol

Los cachorros golearon a un filial pucelano que ofreció muy buena imagen, aunque sin pegada

09.02.2020 | 20:28
Los jugadores del Bilbao Athletic celebran uno de los goles.

Bilbao Athletic4

Valladolid1

BILBAO ATHLETIC: Ezkieta, Areso, Sillero, Luengo, Imanol, Vencedor, Artola (Min. 66, San Bartolomé), Zarraga, Sancet (Min. 82, Mancuso), Morcillo (Min. 78, Córdoba) y Ewan.

VALLADOLID: Gaizka Campos, Apa (Min. 61, Stiven Plaza), Jaime, Raúl Navarro, Vilarrasa, Víctor García, Kike Pérez (Min. 39, El Hacen), Oriol Rey (Min. 78, Mancuso), Doncel, Zalazar y Miguel.

Goles: 1-0: Min. 19; Ewan. 2-0: Min. 36; Morcillo, de penalti. 2-1: Min. 50; Oriol Rey. 3-1: Min. 60; Zarraga. 4-1: Min. 76; Zarraga.

Árbitro: González Francés (Las Palmas). Mostró tarjeta amarilla al local Vencedor y al visitante Kike Pérez.

Incidencias: 600 espectadores en Lezama.

lezama - Volvió a golear el Bilbao Athletic. El líder incrementó su cuenta de tantos y convenció ante un Valladolid B que está clasificado en la zona alta de la tabla, pero que venía de haber caído derrotado en sus dos anteriores salidas. Aun así, el filial pucelano, que ofreció una muy buena imagen, llegaba como cuarto clasificado y se marchó escaldado con cuatro tantos en el zurrón en un partido en el que Zarraga tomó la alternativa en el protagonismo marcando los dos últimos goles de la tarde, ambos de muy bella factura. Con estos tres puntos, el equipo de Joseba Etxeberria encadena seis triunfos y un empate consecutivos. Diecinueve puntos de veintiún posibles, desde la goleada recibida en León, para liderar la clasificación con autoridad.

Así que un cruce de canteras de conjuntos de Primera, un enfrentamiento entre equipos filiales al alza, no podía más que desembocar en un espectáculo de fútbol fluido, sin cortapisas, con velocidad, ocasiones, goles... Todos los ingredientes para el buen entretenimiento futbolístico.

En el once rojiblanco destacaba la vuelta de Oihan Sancet al centro del campo y de Imanol García de Albeniz al lateral zurdo. De inicio, el Valladolid B salió a asustar. Metió el miedo en el cuerpo aunque en los últimos metros mostró una candidez inusual. Víctor García, a pase de Miguel, estuvo a punto de rematar dentro del área en el primer aviso pucelano. Zalazar también gozó de una gran ocasión cuando Ezkieta falló con el pie y seguido tuvo que enmendar su error para desbaratar la ocasión. La primera oportunidad local la tuvo Sancet, pero se encontró la respuesta de Gaizka Campos, otro de los destacados. Otra vez se encontró Miguel frente a Ezkieta, pero el guardameta respondió bien por bajo tras un espectacular pase de Zalazar. Los visitantes salían crecidos, creando mucho peligro. Zalazar dentro del área dejó pasar un balón muy peligroso que llevaba olor a gol.

Era un partido de pistoleros y Areso, escorado desde la derecha, se sacó un disparo seco al que Gaizka Campos respondió de nuevo con gran acierto en su estirada. Pero el gol local aplacó los ánimos visitantes. Luengo tocó de cabeza en un saque de esquina para asistir a Ewan, que también de cabeza llevó el balón a la red. Aún así, los vallisoletanos daban sus últimos coletazos. Miguel, solo, remató fuera en otra llegada clarísima. Y en la réplica, Ewan empalmó un balón imposible para que apareciera Gaizka Campos de nuevo. Los cachorros asumían el control del juego, que por momentos resultaba peligroso en sus idas y vueltas. Pero llegó el segundo. Dentro del área, Artola se inventó una pared con Morcillo y cuando se disponía a plantarse ante el portero fue objeto de penalti. Morcillo convirtió la pena máxima con seguridad. Cinco goles suma el extremo, los mismos que Artola y Sancet. Son los tres máximos artilleros del Bilbao Athletic, que es el equipo más goleador del grupo.

Tras el descanso, Sancet probó suerte con un duro disparo que se le escapó fuera por poco. Y a los diez minutos, Oriol Rey recortó en el marcador. En una contra, Miguel, con todo a su favor frente a Ezkieta, intentó una vaselina en forma de frivolidad que hubiera sido el empate pero el guardameta de Nafarroa cazó el esférico en el área y, en la réplica, en un rechace desde la frontal, Zarraga, de cabeza, se encontró el tercero cabeceando al cielo y bajando el balón a la red. Era muy complicado el remate que acabó sentenciando con un marcador demasiado abultado en contra del filial blanquivioleta. A falta de un cuarto de hora, Zarraga combinó con San Bartolomé, que le devolvió el balón, y en un palmo de terreno dentro del área se deshizo de su par y con un disparo duro marcó un nuevo gol. Todavía un mayor castigo. Dio tiempo para que debutara el mediocentro internacional Beñat Prados (Iruñea, 2001), todavía en edad juvenil.

noticias de deia